RSS

Archivos diarios: octubre 29, 2011

Los problemas con el estiércol en New York

Si el uso de animales de tiro (caballos, burros, asnos) supuso una gran mejoría en las comunicaciones y en el transporte de mercancías, también hay que reconocer que las ciudades y sus habitantes tuvieron que adaptarse a este «revolucionario» medio de transporte.

En muchas calles los carros provocaban atascos, el ruido de los carruajes era muy molesto, causaban atropellos mortales en 1900 murieron 200 neoyorkinos por esta causa y el peor de todos: el estiércol.

Un caballo produce entre 14-16 kg/día de estiércol, cuando el número de caballos era reducido existía un mercado del estiércol muy próspero ya que se utilizaba, y se utiliza, como abono para los campos de cultivo. Pero a finales del XIX , con una población de casi 3 millones, había más de 200.000 caballos. El mercado del estiércol ya no podía absorber toda la «producción» y se comenzó a distribuir por los alrededores de New York (en algunos lugares se amontonaba en pilas de 18 metros).

Estas ingentes cantidades de estiércol eran un foco de moscas y ratas, en verano el hedor era insoportable y cuando llegaban las lluvias la ciudad se convertía en un mar de estiércol.

Llegó el problema a tal extremo que en 1898 tuvo lugar en New York la primera conferencia internacional de planificación urbana, siendo el tema «estrella» el estiércol. La conferencia estaba prevista para 10 días pero al no encontrar solución al problema, la conferencia se disolvió al tercer día. La solución llegaría de mano del avance tecnológico: se sustituyó el caballo por el tranvia.

Una consecuencia urbanística de los problemas del estiércol son las cinematográficas escaleras neoyorkinas que ascienden desde la calle hasta la entrada en la primera planta. Así se evitaban los «mares de estiércol».

 
 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Un billete de metro de un millón de pesetas

En 1913 Madrid contaba con 600.000 habitantes y el transporte en superficie (tranvía, carretas) comenzaba a mostrarse insuficiente. Así que, los ingenieros Carlos Mendoza, Miguel Otamendi y Antonio González Echarte idearon y diseñaron el primer transporte suburbano de Madrid, y de España. Inicialmente la propuesta no tenía muchos adeptos el eterno problema de los pioneros y un alto coste para ponerlo en marcha (8 millones de pesetas).

Sólo el Banco de Vizcaya se interesó en el proyecto y aportó 4 millones con la condición de que el resto lo aportasen los beneficiarios del Metro, los madrileños. Se pusieron manos a la obra y, a duras penas, pudieron reunir otros 3 millones sólo faltaba uno.

Alfonso XIII creía en este proyecto y aportó el millón que faltaba, pero con la condición de ser el primer viajero.

El 24 de enero de 1917 se creó la Compañía Metropolitana Alfonso XIII. Los trabajos comenzaron el 17 de julio del mismo año. La primera línea entre Puerta del Sol y Cuatro Caminos con casi 4 km, 8 estaciones y 10 minutos de trayecto -se inaugura por el rey Alfonso XIII el 17 de octubre de 1919.

El billete costaba 15 céntimos y el monarca pagó 1 millón de pesetas.

Fuente: Menudas historias de la historia Nieves Concostrina.

 
 

Etiquetas: , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: