RSS

Archivos diarios: diciembre 5, 2011

Embarazos sin sexo en el siglo XVII. ¡Cuidado al salir a la calle!

Algo que, a fecha de hoy, tendría fácil explicación con la fecundación in vitro, en el siglo XVII supongo que para «limpiar» la deshonra de alguna pobre mujer -ya tenía su explicación «científica».

Partiremos de una teoría biológica de la época: el preformacionismo. Esta teoría defendía que el desarrollo de un embrión no es más que el crecimiento de un organismo que estaba ya preformado (homúnculo). Los partidarios de esta teoría se dividían en dos grupos: aquellos que defendían que el animal preformado se encontraba en el óvulo (ovismo) y los que defendía que se encontraba en el esperma (animaculismo o espermismo).

Nos quedaremos, para la explicación de los embarazos sin sexo, con esta última. Uno de los defensores de esta corriente fue Nicolaas Hartsoeker que en Essai de dioptrique (1694) publicó una representación del espermismo:

Homúnculo

Aunque a mi me gusta más ésta de la película «Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo y nunca se atrevió a preguntar» de Woody Allen:

Pero esta teoría tenía un «gran laguna moral»: al estar los humanos ya preformados dentro de los espermatozoides, ya que el óvulo sólo es el habitáculo donde crece, ¿qué pasaba con todos los espermatozoides/humanos que no llegaban al óvulo en cada eyaculación? ¿Fallecían?. Menos mal que apareció el filósofo y matemático alemán Gottfried Leibniz que, con su teoría de la panspermia, podía explicarlo. Según esta teoría los espermatozoides no fallecen o, mejor dicho, no se pierden, sino que son llevados por el viento hasta que encuentran una mujer a la que fecundar. Así que, cerrad las ventanas y cubríos con varios refajos

John Hill, botánico inglés, mofándose de estas teoría y para echar por tierra estos argumentos, propuso que se promulgara un edicto en el que se prohibiera la copulación en Inglaterra durante un año para ver cuántos embarazos se producían.

Fuente: Javier Sanz

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 5, 2011 en Artículos

 

La misteriosa escalera de la capilla Loretto, ¿milagro o leyenda?.

¿Escalera hacia el cielo?

En la ciudad de Santa Fe, en Nuevo México, hay una capilla visitada por miles de personas cada año y que es centro de devoción al albergar un extraño misterio elevado a milagro por los fieles. El origen de este supuesto milagro es una escalera de madera que apareció de la noche a la mañana y que es atribuida ni más ni menos que al mismísimo San José.

Comencemos con la historia del lugar:

En 1852, por orden del obispo de Santa Fe, 7 monjas misioneras fueron de su hogar en Kentucky hasta Santa Fe con la idea de fundar un convento que sirviera de escuela para los niños del lugar. Tras un largo y penoso viaje que duró varios meses, en la que una de las mujeres murió y otra tuvo que regresar y donde incluso sufrieron ataques indios, llegaron a Santa Fe donde fundaron su congregación, «La orden de las hermanas Loretto».

En 1873, tras 20 años enseñando en la escuela, el obispo, Jean Baptiste Lamy, satisfecho, quiso construir una capilla, «Nuestra Señora dela Luz», que tardó 5 años en levantarse bajo el mando del arquitecto francés Antonio Mouly. Pero Mouly murió sin solucionar un gran error en el diseño que dio al traste con la alegría de las misioneras, y es que desde la planta baja no había manera de acceder al coro que estaba más elevado , y el construir una escalera convencional daría al traste con el diseño, ya que no había lugar para instalarla y ocuparía gran parte de la nave. La única solución propuesta por varios expertos era derribar el coro, algo a lo que las hermanas se oponían.

Es a partir de aquí cuando surge el supuesto milagro, y es que al ver que no aparecía solución, las hermanas ofrecieron una novena a San José, y misteriosamente, el noveno día, un extraño llamó a la puerta y abrió Magdelene, la madre superiora.

Era un hombre canoso y con barba que llevaba un burro y herramientas, y se ofreció a construir la escalera con una condición, Magdelene no debía jamás revelar su nombre. Ésta aceptó y mandó al resto de monjas que no hablaran con el misterioso hombre.

Una mañana tras 3 meses, la escalera estaba erigida de manera magistral, y cuando la madre superiora fue a pagar al extraño, éste había desaparecido de la misma manera misteriosa como cuando llegó sin cobrar su trabajo.

Desde entonces, la leyenda atribuye la escalera a San José, el padre de Jesús, que por cierto, era carpintero, y la peregrinación a este lugar que se convirtió en lugar de culto comenzó a ser inminente.

Pero, ¿qué convierte esta escalera en extraordinaria además del misterio que envuelve su construcción?.

Al observar la escalera, se puede comprobar que está hecha sin clavos ni ningún tipo de pegamento, solo con piezas ensambladas. Mide 6,70 metrosy da dos vueltas de 360 grados perfectas. No se sustenta con ningún pilar, manteniendo un equilibrio digno de estudio aún por ingenieros y arquitectos.

La madera no proviene de ningún árbol de la zona, y un pedazo analizado por el Centro de Anatomía de Madera del Servicio Forestal de los Estados Unidos solo pudo descubrir que era de un tipo de abeto que no se encuentra en esa zona del país, y como última y extraña curiosidad, tiene 33 peldaños, sí, la edad de Cristo.

Como en todos estos casos, la polémica se abre y se intenta dar razonamiento a este caso, a pesar de quela Iglesiano tiene una posición oficial respecto a la misteriosa escalera. Las supuestas explicaciones tampoco han ayudado mucho a desvelar el misterio, ya que en muchas ocasiones se contradicen. De hecho hay fuentes que atribuyen la escalera a Johann Hadwiger, un carpintero alemán, aunque después su bisnieto, Oscar Hadwiger, admitió que no tenía evidencias de que su bisabuelo fuera el autor. Una historiadora local, Mary Jean Straw Cook, publicó evidencia que el artesano fue Francois-Jean Rochas, francés que llegó a los EEUU como artesano y se asentó en Nuevo México, Rochas seguiría la escuela de Eiffel según la estructura, y la escalera vendría ensamblada desde Francia (explicando así su rápida construcción), así se explicaría el extraño origen de la madera, pero en aquellos años ese envió hubiera supuesto una operación logística y económica muy elevada, más aun extraña, al haber mucha madera en la zona. En cuanto al número de escalones, 33 pudo haber sido algo deliberado por el constructor.

El caso es que sea cierto o no, los misterios que rodean la construcción de esta singular escalera y la autoría de la misma, una obra maestra de la carpintería, son muchos y siguen creando controversia.

Hoy en día, la capilla es un museo privado, ya que fue vendida en 1971, y se alquila para bodas, eso sí el precio más bajo de alquiler son 750 dólares, y el acceso a la escalera está prohibido, dicen que por seguridad, aunque no esta de más mantener ese interesante reclamo en buenas condiciones.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 5, 2011 en Artículos

 
 
A %d blogueros les gusta esto: