RSS

Archivos diarios: diciembre 20, 2011

OOPART : ¿Un reloj suizo de la dinastía Ming?

Un grupo de arqueólogos, en conjunto con periodistas de la ciudad de Shangsi, abrieron una tumba perteneciente a la dinastía Ming, durante la filmación de un video documental y encontraron un pequeño objeto que desató una gran atención.

Se trata de una especie de anillo metálico con apariencia de reloj, y con la palabra «Suiza» escrita en la parte posterior. La tumba en cuestión había estado cerrrada durante los últimos cuatro siglos, motivo por el cual, inmediatamente reconocieron en éste descubrimiento un OOPART. Las agujas del reloj marcan las 10:06.

«Cuando tratamos de quitar la tierra alrededor del ataúd, un pedazo de roca de repente cayó y cuando choco con el suelo hizo un sonido metálico»- dijo Jiang Yanyu, ex curador de la Región Autónoma del museo de Guangxi.

«Recogimos el objeto, y encontramos un anillo. Después de la eliminación de la cobertura del suelo y examinarlo más a fondo, nos quedamos conmocionados de ver que era un reloj».

La excavación se ha suspendido hasta que se resuelva este misterioso hallazgo.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 20, 2011 en Artículos

 

Las ratas preñadas tendrán 4 semanas para abandonar la ciudad.

Así comenzaba el fallo judicial, fechado en 1519, en el caso del pueblo de Glurns (el Tirol suizo) contra los ratones:

Los ratones tienen un plazo de dos semanas para abandonar las tierras de Glurns y Mais. Las ratas preñadas, con ratones en edad de lactancia y las viejas tendrán un plazo de cuatro semanas.

A esta madre le dieron 4 semanas
Una plaga de ratones estaban arrasando los cultivos del pueblo de Glurns y los campesinos ya no sabían qué hacer. Desesperados, decidieron recurrir a la justicia y denunciaron a los ratones. El juez del pueblo, justo y coherente donde los haya, admitió la denuncia a trámite, fijó el día del juicio para el 28 de octubre y, además, nombró un abogado defensor. Lógicamente, se celebró el juicio en ausencia de reo Fueron acusados de destrozar las cosechas de los demandantes, se aportaron las pruebas, se escucharon los alegatos, de la acusación y del abogado defensor, y se leyó la sentencia por el juez.

No se sabe cuántas cumplieron la sentencia

Fuentes: Historia de la Suiza y Tirol Marie Philippe Aimée de Golbery, Animal Trials,

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 20, 2011 en Artículos

 
 
A %d blogueros les gusta esto: