RSS

Una de alquimistas: convertir la orina en oro.

23 Feb

Nos situamos en Hamburgo (Alemania) en el año 1.675 y encontramos a un comerciante llamado Hennig Brand. No era ninguna eminencia en los negocios pero, por la dote de su esposa, disponí­a del dinero suficiente para dedicar su tiempo al noble arte de la “alquimia”. Los alquimistas (ahora serí­an una mezcla de quí­micos y frikis) buscaban “la piedra filosofal” que les permitiese convertir los metales en oro. Pero Brand fue un poco más lejos, pretendí­a destilar oro de la orina (debió ser por coincidir en el color y en los dos primeras letras).

El caso es que se puso manos a la obra (¿?), reunió 50 cubos de orina humana y los estuvo procesando (tamizar, mezclar, disolver, calentar) durante meses. Después de su tratamiento, la orina se transformó en una sustancia ní­vea y traslucida, pero en nada parecido al oro.

Desilusionado y rendido apagó la vela que iluminaba el sótano y ¡la extraña sustancia brillaba!; sin perder tiempo la sacó a la calle y, al exponerla al aire, rompió a arder espontáneamente. Esta sustancia era fósforo (del griego “portador de luz”).

Muchos se interesaron por este nuevo material, pero la producción con el método de Brand lo hací­an más caro que el oro. Se intentó, para abaratar costes, utilizar la orina de los soldados, pero tampoco era rentable.

En 1.750 el sueco Carl Scheele ideó un método de fabricación más limpio (sin orina) y a precios razonables.

Fuente: Una breve historia de casi todo Bill Bryson / Javier Sanz.

Anuncios
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: