RSS

Los sátiros en la mitología

27 Abr

Los Sátiros fueron llamados silenos por los antiguos, eran seres de sexo masculino, de forma humana, con rasgos animalescos, le gusta la bebida, el sexo, la música, persiguen a las ninfas y Ménades que forman parte del séquito del Dios Dionisio. Son nombrados por primera vez por Heródoto que los califica de inútiles y haraganes para cualquier trabajo.

Plinio en su Historia Natural (libro VII) que los sátiros eran animales veloces, que tenían cuatro patas, en los montes vueltos hacia Oriente de los Indos, de apariencia humana que corrían erguidos. Tenían manos ganchudas, cuernos en la frente y su parte inferior parecía de cabra.Los únicos sátiros individualizados en los mitos han sido Sileno y el Frigio Marsias. Suelen aparecer en grupo tocando música, realizando labores vendimiales para el Dios del Vino, copulando con las ninfas y las ménades, con los animales o tocando sus partes íntimas.Con la cultura helenística adquieren rasgos caprinos asociados con el Dios Pan y con los faunos o espíritus de los bosques. Aunque hay autores que están en desacuerdo en asociarlo con los faunos.

Feijoo pone reparos en estos engendros mixtos en los cuales explica que son hijos de las cabras y de los pastores solitarios que no tienen como contener su líbido.Se asimilaba a los sátiros con salvajes, como describe Luigi Pulci en Morgante a los sátiros:”Tenía la cabeza como un oso, peludo y fiero, y dientes afilados, de arrancar limpia de las piedras una pieza, la lengua toda escamosa y las piernas, un ojo en el pecho en medio del torso, que era de fuego y ancho como dos palmos; la barba muy rizada y los cabellos, las orejas y vista semejantes al asno, los brazos largos, cerdosos y extraños, y el pecho y el cuerpo del todo vellosos, garras tenían en los pies y en las manos, que no iba calzado por la tierra yerma, sino desnudo y descalzo, ladra como un perro. Jamás se ha visto un monstruo tan deforme; y en la mano llevaba un gran bastón de serbo, todo chamuscado, negro como un cuervo. (Cita Eco, Umberto. (2007). Historia de la Fealdad. p. 118.)

Pomponio Mela decía que había un grupo de islas de los Sátiros y estas se encuentran más allá del Monte Atlas de Mauritania, donde de noche se escuchan gritos y sonidos de flautas, y de día no se ve a nadie.
Pero la leyenda los incluye entre los dioses de los pastores, pero su pasado sigue siendo incluso sombrío en el presente.

 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: