RSS

Archivos diarios: junio 17, 2012

Un poco de terror: la leyenda de Muló.

Hoy toca una leyenda de terror…aviso para los muy sugestionables…

«La lengua romaní (o caló) llama muló, participio pasado del verbo merau (morir), al cadáver de raza calé que abandona su tumba por la noche y regresa a ella con el primer canto del gallo.»

En España, dentro de la mitología del pueblo gitano, existe, pues, un ser de características vampíricas: el muló (palabra que significa, literalmente, muerto).

Los mulé (en singular muló) son unas criaturas que tienen su origen en el nacimiento de un niño muerto o fallecido durante el parto, o en los hombres fallecidos de muerte violenta. Su cuerpo no tiene huesos, por lo que es dúctil y puede adoptar cualquier forma, incluso la de un animal o un vegetal. Sale vestido de blanco desde la puesta de sol hasta el amanecer y, también, durante el tiempo «muerto» que duran las doce campanadas del mediodía «que divide el sol de levante y el de poniente», siendo inoperantes el resto del día.

Estas malévolas criaturas se dedican a atacar a las mujeres y los niños, a los que hierven y deshuesan, por lo que no entran dentro de la clásica definición de vampiros chupadores de sangre, aunque comparten muchas de sus características.

 
 

Stanley: el hotel maldito.

En varias oportunidades hemos hecho mención de hoteles que albergan huéspedes humanos y a otros seres incorpóreos. Esto se debe a que muchos de los sitios son en extremo antiguos y en su interior se produjeron muertes extrañas como violentas. Se estima que las almas de las personas que exhalaron su último aliento en estos sitios vagan sin rumbo vivenciando una y otra vez su vida anterior y el final de sus días.

Tal es el caso del fabuloso parador de Cardona y del hotel que hoy nos compete, el Stanley. La construcción de este prestigioso y antiguo edificio data del año 1909 y se encuentra emplazado sobre las montañas rocosas del estado de Colorado, Estados Unidos y es el atractivo elegido por miles de turistas, no por sus lujos sino por los misterios que oculta tras sus densos muros.

En el país es conocido como el «Hotel Maldito» y según afirman los testigos, la habitación 418 es el foco de la mayor cantidad de fenómenos paranormales. La misma se encuentra cerrada y no se permite el acceso público, sólo ciertos investigadores han podido ingresar con el fin de estudiar de cerca estos acontecimientos extraños.

Fuera de este sector, muchos huéspedes afirman haber sido testigos de numerosas apariciones fantasmales que les dieron un buen susto. El escritor de terror y ciencia ficción Stephen King visitó este hotel y a causa de lo que pudo vivir, creó su obra maestra «El Resplandor».

Muchos turistas afirman el haber oído voces de infantes que parecían estar riendo y jugando, también el haber presenciado la imagen de un pequeño que corre y desaparece en el aire.

Otros comentan que dentro de los cuartos las cosas se mueven solas o las encuentran de repente cambiadas de lugar; también sucede que los grifos se abren y el agua sale a borbotones con una presión poco usual.

Todos están convencidísimos que en la habitación 418 se hospeda un fantasma y, mientras la misma estuvo abierta al público, todo el que intentaba pasar unas horas allí dentro era presa de la furia de este espectro que no aceptaba la presencia de extraños en sus aposentos. Por esta razón las autoridades del hotel optaron por clausurar el cuarto y no alquilarlo a nadie más.

Luces extrañas que recorren los ambientes a gran velocidad, el sonido de un viejo piano que nadie toca y las muertes extrañas que acontecieron dentro del hotel vienen a completar esta seguidilla de hechos extraños y espeluznantes.

Como se imaginarán, es uno de los hoteles más visitados en todo el estado. Por ello es que sus administradores, aprovechando el atractivo de sus misterios, organizan tours fantasmales de hora y media de duración durante los cuales cuentan las historias del lugar, sucesos extraños, etc.

__,_._,___

 
 

Joyas escondidas durante más de tres mil años dentro de una jarra

Se ha descubierto recientemente una pequeña colección de joyas de oro y plata que datan de alrededor del año 1100 aC, escondida dentro de una jarra hallada en el yacimiento arqueológico de Tel Meguido (o Tel Megiddo), en el norte de Israel.

La jarra fue hallada en 2010, pero permaneció sin limpiar a la espera de un análisis molecular de su contenido. Cuando el equipo de Israel Finkelstein, Eran Arie y David Ussishkin de la Universidad de Tel Aviv en Israel, y Eric Cline de la Universidad George Washington en Washington, D.C., Estados Unidos, finalmente pudo retirar la gran cantidad de suciedad acumulada, varias joyas, incluyendo un anillo y pendientes, aparecieron dentro de la jarra.

Los investigadores creen que al menos algunas de las piezas de la colección guardada dentro de la jarra, que fue descubierta en las ruinas de una antigua vivienda privada, pudieron haberse originado en Egipto. Algunos de los materiales y diseños que aparecen en las joyas se corresponden con diseños egipcios de la misma época.

Un aspecto intrigante del hallazgo es el modo en que estaban guardadas las joyas. Más que guardadas, parece obvio que estaban escondidas. Tan bien ocultas, que cuando los investigadores retiraron la jarra de cerámica del yacimiento arqueológico, no tuvieron ni idea de que llevaba joyas en su interior. Las joyas, envueltas en tejidos, se han conservado bien durante estos milenios.

Este pendiente es una de las joyas encontradas. (Foto: TAU)
Las propias circunstancias que rodean a la ocultación de las joyas dentro de la jarra son un misterio. El equipo de Finkelstein cree que la jarra no era el sitio en que normalmente se guardaban esas joyas. Todo apunta a que alguien trató de ocultar la colección (y obviamente lo consiguió), pero por alguna razón esa persona o personas no pudieron después regresar a recogerla. Es probable que fallecieran, probablemente en una muerte violenta, o que se vieran obligadas a huir para no regresar jamás al lugar.

El profesor Ussishkin cree que la colección de joyas perteneció a una mujer cananea que vivió en la casa.

 
 
 
A %d blogueros les gusta esto: