RSS

El fantasma del edificio de “Escuelas Pías”.

29 Jul

(*Pronto se verá publicado un artículo firmado por Jesús Camacho, Fátima Barragán y mi persona sobre este tema, he aqui un avance).

*El fantasma del edificio de “Escuelas Pías”.

Hay lugares que durante el día son un hervidero de ir y venir de grandes masas de personas y que durante la noche guardan un oscuro y misterioso secreto. Les hablamos del caso sobre el aparcamiento de las Escuelas Pías en pleno corazón de Sevilla, y de sus curiosos habitantes que parecen querer asustar a los trabajadores del turno de noche de aquel inmueble.

Para entender esta historia nos tenemos que remontar hasta el año 1.933, etapa en la que comenzó la guerra civil española y en la que comenzarían los brutales asesinatos y fusilamientos en toda nuestra piel de toro. Tan sólo tres años después, en 1.936 ya nos aguardaba la friolera cifra de 6.832 asesinatos, todos ellos relacionados con personas vinculadas con la iglesia como sacerdotes, obispos, religiosas, etc. Dos de estas personas de las tantas asesinadas serán las protagonistas de nuestro caso. Concretamente un sacerdote que habitaba el lugar en la antigüedad y una joven que era perseguida por las tropas de la guerra por su estrecho vinculo con la iglesia y con el catolicismo. Antiguamente, donde hoy día se encuentra el famoso aparcamiento, había un colegio perteneciente a la fundación de San Jose de Calasanz y que tenía el nombre de Escuelas Pías, de ahí el actual nombre de la calle y de dicho inmueble. Aquel lugar era sitio de peregrinación a escuchar misas, puesto que en el interior del antiguo edificio había una capilla. No solo hubo un colegio, de hecho dentro de este colegio, existía un convento donde numerosos religiosos y sacerdotes vivían tranquilamente en paz y en armonía.

Vamos a remontarnos a una mañana del mes de Noviembre del año 1.936. Aquel sacerdote era conocido como un hombre bueno y amable con todo el mundo, de hecho, intentaba ayudar a todo aquella persona que iba a visitarle con algún problema a aquel convento. Hasta aquel día, siempre ayudo a todo el mundo y nunca le salió nada mal, pero ese día de Noviembre cambiaria su vida y la de una joven sevillana. Aquella chica de tan solo veinte años de edad huía de una persecución que estaban llevando a cabo aquellas tropas de la guerra contra ella. Esta mujer huyó corriendo de aquellos hombres que sin duda querían terminar con su vida y terminó en aquel convento, del cual salió aquel hombre a intentar ayudar a la muchacha. Pero ese intento de salvar la vida a aquella pobre joven no le saldría bien al sacerdote y las tropas llegarían hasta la puerta de aquel convento. Ya nada se podía hacer para intentar esconder a la chica y terminarían asesinándola tanto a ella como al buen sacerdote en lo que fue el asesinato más sonado de aquellos tiempos. Años más tardes y como consecuencia de todo aquello, aquel antiguo colegio-convento sería desalojado para siempre y quedado en desuso durante varios años, hasta que en el año 1.968 compraría aquel lugar la inmobiliaria Osuna y comenzarían las obras para poner en aquel sitio el hasta hoy día aparcamiento encantado.

Cuando decimos encantado, lo decimos con todo el significado de la palabra, por lo menos, eso nos dicen los actuales trabajadores del lugar. Muchos son los fenómenos que durante los turnos de noche ocurren entre las diferentes plantas del aparcamiento, y como testigo de excepción, un ex trabajador del lugar.

Pero vamos a trasladarnos a la actualidad, a lo que en el interior de aquel lugar está pasando en pleno siglo XXI, en pleno año 2.011. El nombre de nuestro protagonista y testigo, Rafael, un ex trabajador de la limpieza de aquel aparcamiento que vivió con bastante miedo todo lo que en el interior de su lugar de trabajo le estaban pasando tanto a él como a sus compañeros.

El primer hecho extraño que nos relata Rafael ocurrió el mismo día en el que comenzó a trabajar en aquel antiguo convento. Se encontraba en la planta -4, es decir, en la última planta del céntrico parking de la capital andaluza. Allí estaba puliendo el suelo subido a su máquina pulidora y escuchando como cada noche por uno de los oídos su programa radiofónico favorito. Evidentemente decimos por un oído por que el otro lo tenía libre por su algún compañero le pudiera necesitar en cualquier momento. Tras estar subido en la máquina durante quince minutos, escuchó como alguien lo llamaba por su nombre: “Rafa”… Este creyendo que era el vigilante de seguridad del lugar que estaba haciendo una ronda por el interior del lugar, giró su cabeza hacia atrás… Allí no había nadie, tan solo, un lugar solitario con las luces medio apagadas. Ni siquiera había coches en aquella última planta. Creyendo que era imaginaciones de él, pensó que aquello no podría ser nada ni nadie y siguió realizando su trabajo subido a aquella moderna máquina. Pasados unos cinco minutos, nuestro testigo y protagonista volvería a escuchar esa extraña voz que le vuelve a decir lo mismo que en la anterior vez: “Rafa”… Ahí el pensó que alguien efectivamente le había llamado. Aquello que había escuchado no era producto de su imaginación y volvió a girar la cabeza hacia atrás convencido de que alguien físico había en el lugar. De nuevo se volvió a encontrar con la más absoluta tranquilidad en aquella menos cuarta planta. Evidentemente la primera reacción de Rafael fue el subir hacia la primera planta del aparcamiento e ir inmediatamente a decirle al vigilante de seguridad lo que le había ocurrido mientras trabajaba en esa planta. La respuesta del vigilante de seguridad fue clara y contundente: “Pues te tienes que ir acostumbrando porque aquí pasan cosas todas las noches”. El gesto de aquella persona cambiaría radicalmente lleno de miedo y contradicción. Además aquel vigilante le contó lo que en aquel lugar a él le había pasado. Vivencias completamente inexplicables y que él, en aquella garita de vigilancia de unos 15m² había vivido. Por ejemplo, uno de estos hechos extraños que vivió aquel seguridad fue el poder contemplar por sus propios ojos y delante además de compañeros de la limpieza, como se desplazaba un lapicero de una punta de la mesa a la otra sin tocar ni siquiera la base de madera de aquel escritorio. Otros de los hechos que le relato aquella persona fue el extraño comportamiento de las cámaras de seguridad de todo el interior del parking, incluso los monitores donde se podían ver las imágenes de aquellas cámaras aparecían unas especies de rayas en su mitad, como si algo le estuviera haciendo interferencias. Otro de los hechos es el extraño movimientos de objetos en el interior de la garita de seguridad mientras el vigilante daba sus rondas por el interior de las cuatro plantas. Las cosas se cambiaban de sitio solas, sin que nadie tuviera acceso alguno al interior de aquel despacho.

Poco a poco fue tomando un poco de conciencia aquel nuevo trabajador y fue mentalizándose de lo que le esperaba en aquellas noches de trabajo. Tan solo un día después de aquellos hechos vividos con aquel extraño susurro de hombre que escuchó, viviría otro de los sucesos más extraños y terroríficos que le había pasado en su vida. Aquella noche se encontraba en la planta -2 barriendo el suelo. Una vez terminó de barrer aquella planta, en medio de una tenebrosa media luz del aparcamiento, se dispuso a llamar al ascensor. Una vez llegado donde Rafael se encontraba, se dispuso a entrar en su interior de darle al botón de la primera planta. Las puertas no se movían, aquel ascensor no cerraba sus puertas para subir a la planta de arriba. Rafael tocó aquella botonera pulsando el botón -1 varias veces, hasta que al cabo de casi un minuto, el ascensor cerró sus puertas y se dispuso a funcionar. Pero no subió hasta la -1 como creía Rafael sino que el ascensor parecía tener vida propia y comenzó a subir y a bajar planta por planta sin abrir sus puertas. Al cabo de los tres minutos más o menos en su interior, aquel aparato se paró en la misma planta donde estaba él antes de subir, en la -2. Acto seguido Rafael no pudo hacer otra cosa que sufrir presa del pánico hasta donde estaba su compañero y contarle la terrorífica experiencia que acababa de vivir. Efectivamente aquel vigilante le contó que los ascensores durante la noche comienzan a funcionar solos como si alguien se pasease en su interior.

Al cabo de los días Rafael decide abandonar su trabajo en aquel lugar maldito y ponerse en contacto con nosotros para explicarnos lo que en el interior de aquel lugar sucede. Cuando le preguntamos que era aquello en la antigüedad, el nos contó que era un antiguo convento, pero que no tenía constancia de quien o quienes fallecieron en el lugar. Aunque nos dijo una cosa muy curiosa. Los propios trabajadores del aparcamiento, hacía casi un año habían llevado al interior del aparcamiento a una médium para que les intentara averiguar quien estaba provocando estos fenómenos extraños en el interior del lugar. Ella desde primera hora les dijo a aquellos trabajadores que allí se encontraba el espíritu de una mujer y su hija pequeña. Nosotros, ante las evidentes dudas de lo que nos contó Rafael de la evidencia de aquella voz de hombre que lo llamó, decidimos ponernos en contacto con una colaboradora nuestra que tiene mucha capacidad de videncia con las cartas del tarot. Esta mujer nos confirmo que allí, efectivamente, se encontraba el espíritu de un antiguo sacerdote que habían matado en aquel lugar y de una joven, que fue perseguida y ejecutada allí mismo. Ahí se aclaro todo lo que este ex trabajador nos contaba de esa voz de hombre que le susurró su nombre al oído.

No nos cerramos a una posible investigación de campo en aquel lugar, por lo menos para verificar los fenómenos que en el interior de aquel aparcamiento sucede todavía cada noche en aquel extraño y misterioso lugar. Quizás algún día consigamos recoger la extraña voz de aquel hombre que susurro al oído a aquel joven y escéptico trabajador… aquella voz que posiblemente tenga que ver con el sacerdote fantasma. Enviado desde mi BlackBerry® de Vodafone

Anuncios
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: