RSS

La leyenda del pastelero que fue rey

02 Ago

En el siglo XVI y tras la muerte en batalla del rey de Portugal, Sebastián I de Avis, la corona del país vecino pasó a manos del español Felipe II frente al descontento de buena parte de los portugueses que lo consideraban un extranjero.

Como parte de una estrategia para alimentar un deseo de revuelta y levantamiento, surgió la leyenda de que el rey Sebastián no estaba muerto, sino preparando su inminente regreso para recuperar la corona que le habían arrebatado.

A esta leyenda portuguesa contribuyó un tal Fray Miguel de los Santos, vicario del convento de Nuestra Señora de Gracia de Madrigal, que quiso ver en el pastelero de la localidad, de nombre Gabriel de Espinosa, al renacido rey de Portugal.

Gabriel era un hombre de tez pálida, pelirrojo y de similar aspecto al monarca, que vio en esta fe ciega del fraile la oportunidad de abandonar su maltrecha vida realizando pasteles de carne, por otra como gobernante de medio mundo.

Fray Miguel consiguió ganar apoyos para el pastelero en la clandestinidad, incluso estuvo a punto de concertarse su boda con una hija de Juan de Austria, María Ana, que profesaba sus votos en el convento de las Agustinas de Madrigal.

Para desgracia de ambos, el embuste fue descubierto por Felipe II y ambos acabaron ahorcados por traición y deslealtad hacia la Corona, acabando con esa leyenda profética conocida como el Sebastianismo .

Anuncios
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: