RSS

La leyenda del muro del diablo en Tenerife.

12 Sep

Cuenta la leyenda que este elemento arquitectónico que rodea la finca del antiguo convento de San Diego en La Laguna hace siglos siempre ha sido reconstruido y al día siguiente aparece derruido en su parte central.

Las leyendas, algunas escritas, dicen que el diablo lo hace para que entren las brujas a bailar en las noches de aquelarre.

La Laguna no solo es una ciudad que se caracteriza por su patrimonio histórico sino, además, por un gran componente legendario, que se concentra en el Monte de San Diego, donde existe el conocido como Muro del Diablo, el cual, a lo largo de la historia, ha sido reconstruido y siempre acaba derruido. La tradición oral, e incluso algún documento, lo atribuye al Príncipe de las Tinieblas.

Siguiendo el lateral izquierdo del exconvento de San Diego (mirando dicho inmueble de frente) se sube una larga pendiente en cuya parte superior, según se gire a la derecha, aparece el muro “diabólico” con las piedras y bloques bien labrados en el suelo, dejando un espacio abierto como para que pase la gente.

Lo curioso es que las piedras siempre caen hacia fuera, lo cual ha sido interpretado, a lo largo de los años, como que Satanás es quien tira el muro para que entren las brujas para bailar en las noches de aquelarre. No deja de ser significativo que, al atravesar el muro, aparece el Llano de las Brujas y, a poca distancia, la Cueva del Diablo.

Este lugar fue utilizado por las brujas por estar cerca de un convento, ya que siempre en los rituales esotéricos tiene que haber un contacto del mundo del bien y con el del mal, simbolizados por los monjes y las brujas, respectivamente, y próximo a donde se encuentra Jesucristo, presente en la ermita del convento.

Hace 30 años, al visitar el Llano de las Brujas un grupo de personas asegura que oyó la voz de una niña que se mostraba muy alegre y se dejaba oír por todos lados.

Traspasando el Muro del Diablo y entrando en el Llano de las Brujas, circundado por brezos y eucaliptus, con una bella panorámica de La Laguna al fondo, se llega al punto donde supuestamente, y siempre según las leyendas, tenían lugar los aquelarres los lunes, jueves o sábados y, en especial, en Cuaresma y Semana Santa.

Allí, ante el Demonio, las brujas se inclinaban con devoción, bailaban y contaban las prácticas maléficas que habían ejercido durante la semana. Los bailes de brujas fueron muy populares en los siglos XVI y XVII pero hay razones más que justificadas para afirmar que siguen vigentes en la sociedad actual, con recientes rituales de brujería realizados en San Diego del Monte.

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 12, 2012 en Divulgación

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: