RSS

Archivos diarios: septiembre 15, 2012

Iª Jornadas Sevillanas de Misterio.

Del 26 al 28 de Septiembre, a partir de las 21:30 h. la Asociación Cultural “Don Cecilio” de Triana (C/Castilla) realizará las Iª. Jornadas Sevillanas de Misterio. Tres intensos días donde se hablará de los misterios de Sevilla, de sus casos clásicos y de los nuevos que se van investigando. Unas Jornadas netamente sevillanas realizadas por y para Sevilla.

Día 26 de Septiembre: Jordi Fernández y José Manuel García Bautista nos hablarán de la Sevilla más misteriosa y encantada, “Guía Secreta de Sevilla”.

Día 27 de Septiembre: Jesús García y José David Flores hablarán de Psicofonías.

Día 28 de Septiembre:Mesa redonda entre todos los participantes y grupos de investigación de Sevilla como “GPS” o “Zona Desconocida”,y otros muchos, sobre los nuevos casos misteriosos de Sevilla.

VEN, ÚNETE, VIVE EL MISTERIO, te sorprenderemos.

Precio: 5 €.

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 15, 2012 en Divulgación

 

La industria europea desarrollará un radar para velar por la seguridad en el espacio.

La ESA impulsará la especialización de la industria europea con el desarrollo de un nuevo radar experimental, parte del programa para el Conocimiento del Medio Espacial (SSA) de la Agencia. Este radar permitirá probar nuevas técnicas para monitorizar la posición de los fragmentos de basura espacial, ayudando a los operadores a evaluar riesgos y a mejorar la seguridad en órbita.

La Agencia Espacial Europea y el centro de investigación francés ONERA han firmado un contrato de 4 millones de euros que permitirá a la organización francesa y a cinco socios industriales de España, Francia y Suiza colaborar en el diseño del nuevo radar de vigilancia y en el desarrollo de un prototipo funcional. Los trabajos comenzarán este mismo mes.

«Este acuerdo reforzará significativamente la competitividad y la capacidad de la industria europea en este campo», explica Nicolas Bobrinsky, Responsable de Programa Preparatorio de la ESA para el Conocimiento del Medio Espacial (SSA-PP).

«Este radar permitirá probar y validar nuevas técnicas para monitorizar la posición de los fragmentos de basura espacial. La ESA se beneficiará de la estrecha colaboración que existe entre la industria española, francesa y suiza».

La rápida detección y monitorización de los fragmentos de basura espacial permitirá evaluar los riesgos de que impacten con otros satélites y alertar a tiempo a los operadores para que implementen maniobras de evasión. Este nuevo radar será del tipo biestático, y se basará en el contrato paralelo suscrito entre la ESA y la empresa española Indra Espacio S.A. en julio de 2010 para el desarrollo de un radar monoestático.

«Al contar con los dos tipos de radares, podremos realizar estudios comparativos para probar y validar nuevas técnicas de detección y monitorización de fragmentos de basura espacial», explica Gian Maria Pinna, Responsable del Segmento de Tierra del programa SSA de la ESA.

«Estos dos radares formarán parte de una compleja red de sensores, que también incluirá telescopios ópticos y centros de procesamiento de datos que permitirán monitorizar los desechos espaciales en todas las regiones orbitales».

«La tecnología radar es muy eficaz a la hora de detectar objetos en órbitas bajas o de alta excentricidad, pero la tecnología óptica es mejor para monitorizar objetos en órbitas medias o geoestacionarias», explica Pinna.

Los radares funcionan emitiendo energía electromagnética hacia un objetivo y analizando la señal que refleja.

En los de tipo monoestático una misma antena hace las funciones de emisor y de receptor, transmitiendo la energía en pulsos discretos. En los biestáticos, el emisor se encuentra separado del receptor, y transmite energía de forma continua.

Para este nuevo radar, el emisor se instalará en un antiguo aeropuerto cerca de Crucey-Villages, a unos 100 km al oeste de París, y el receptor se ubicará a las afueras de Palaiseau, al sur de la capital francesa.

Este contrato destaca el fuerte apoyo que está recibiendo la industria europea a través de las actividades del programa SSA de la ESA, que comenzó en el año 2009.

Hasta la fecha se han firmado 25 contratos con la industria europea para el desarrollo de actividades relacionadas con el programa SSA, por un importe de más de 30 millones de euros.

«Tan sólo el desarrollo de la tecnología del nuevo radar involucrará a ocho empresas de cuatro Estados miembros de la ESA», explica Bobrinsky.

«Este proyecto ofrece un fuerte retorno de la inversión, y pone de manifiesto la capacidad de la industria europea para desarrollar de forma autónoma sistemas de seguimiento y vigilancia espacial (SST), que ayudarán a garantizar la seguridad de las operaciones en órbita». (Fuente: ESA)

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 15, 2012 en Divulgación

 

La sonda espacial Dawn parte de Vesta y pone rumbo a Ceres.

La nave Dawn de la NASA, después de haber permanecido un año en órbita a Vesta, haciendo observaciones de este asteroide gigante, ha reanudado su viaje espacial. La Dawn escapó hace varios días de la acción del campo gravitatorio de Vesta, y se encuentra ya oficialmente rumbo a su segundo destino, el miniplaneta Ceres.

Lanzada en septiembre de 2007, la nave alcanzó gracias a su motor iónico una trayectoria óptima que la llevó el 16 de julio de 2011 a entrar en órbita de Vesta. Durante el año que ha permanecido girando en torno a este singular astro, la Dawn ha reunido datos que mantendrán ocupados a los científicos durante años y que pueden acabar ayudando a desvelar algunos de los secretos sobre cómo se formó nuestro sistema solar, incluyendo a la Tierra. Entre otras cosas, la Dawn ha cartografiado Vesta, revelando la naturaleza exótica de esta clase de cuerpos celestes, que se cree que sirvieron en un pasado remoto como «ladrillos» para la construcción de planetas.

Vesta es un asteroide grande, de unos 530 kilómetros de diámetro medio aproximadamente. Se halla en el cinturón principal de asteroides, entre Marte y Júpiter, y gira alrededor de su eje de rotación completando una vuelta cada periodo de poco más de 5 horas.

Si todo va bien, la Dawn llegará a Ceres a principios de 2015.

Los científicos describen hoy en día a Ceres como un «planeta en estado embrionario». Las perturbaciones gravitatorias ejercidas sobre Ceres por Júpiter hace algunos miles de millones de años impidieron que se convirtiera en un planeta propiamente dicho, y le hicieron acabar como un miembro más del cinturón de asteroides ubicado entre Marte y Júpiter, una franja llena de lo que muchos astrónomos describen como material sobrante de la construcción de los planetas.

Ceres es un astro bastante esférico, con un diámetro medio de unos 930 kilómetros (580 millas).

Aunque cueste de creer, Ceres, descubierto en 1801 por el astrónomo Giuseppe Piazzi, tiene más en común con la Tierra y con Marte que con sus compañeros rocosos del cinturón de asteroides. Hay indicios bastante firmes de que Ceres puede contener grandes cantidades de hielo de agua muy pura bajo su superficie. En observaciones hechas por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA, se ha comprobado que Ceres posee características típicas de los planetas rocosos de nuestro sistema solar. Los modelos digitales muestran que los astros tan esféricos como Ceres poseen un interior diferenciado por capas, con los materiales más densos concentrados en el núcleo, y los minerales ligeros depositados a poca profundidad bajo la superficie. Todos los planetas rocosos de tipo terrestre, incluyendo la Tierra, tienen interiores diferenciados por capas. Esto hace a Ceres muy distinto de los astros típicos del cinturón de asteroides.

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 15, 2012 en Divulgación

 

Lanzamiento múltiple desde Vandenberg.

Estados Unidos lanzó el 13 de septiembre un cohete Atlas-V (401/AV-033) con una carga militar secreta a bordo. La misión, denominada simplemente NROL-36, podría consistir, según los analistas, en dos satélites de inteligencia electrónica para la US Navy. El despegue, ocurrido a las 21:39 UTC, se inició en la base californiana de Vandenberg.

Los citados satélites, que pertenecerían a la constelación NOSS-3 (sexta misión), evolucionarían a altitudes de unos 1.100 km, en órbitas inclinadas, y permitirían interceptar las comunicaciones efectuadas por vehículos en alta mar, como buques, submarinos y aviones. La existencia de parejas de satélites permite la triangulación de señales y localizar los emisores con una cierta precisión.

La misión debería haberse iniciado el 14 de agosto, pero había sido repetidamente retrasada por varios motivos. Por fin, el cohete partió pero no se han concretado los resultados del lanzamiento, más allá de decir que ha sido un éxito, si bien los observadores privados han localizado ya algunas de las cargas en órbita.

Además de su carga militar, el Atlas llevaría otros pasajeros a bordo. Una carga secundaria llamada OUTSat, evolucionaría por su cuenta para servir como plataforma de despliegue de un total de 11 satélites de pequeño tamaño. Antes de soltarlos, la etapa Centaur maniobró para reducir su altitud hasta los 770 por 480 km.

Los microsatélites y nanosatélites que viajaron a bordo son el CINEMA-1, una colaboración entre Gran Bretaña, Estados Unidos y Corea del Sur, de 4 kg de peso, dedicado a estudios científicos del campo magnético terrestre y de los átomos neutros energéticos; el Aenas, un satélite estadounidense de 4 kg para identificar contenedores de carga en superficie y probar un nuevo tipo de procesador; los SMDC-ONE 2.1 y 2.2, nanosatélites de 4 kg del US Army para evaluar una constelación de comunicaciones; los Aerocube-4 y Aerocube-4.5 F1 y F2, de 1 kg de peso cada uno, para estudios técnicos de la empresa estadounidense Aerospace Corporation; el STARE, del laboratorio LLNL y 1 kg de peso, pensado para ensayar nuevas formas de hacer un seguimiento de restos orbitales; el CSSWE, de 4 kg y dedicado al estudio de la relación entre las protuberancias solares y las partículas energéticas, diseñado por los estudiantes de la Universidad de Colorado; el CP5, un pico satélite de 1 kg de CalPoly para estudios técnicos; y el CXBN, un satélite astronómico para analizar el fondo difuso de rayos-X, de la Morehead State University y 2,6 kg de peso.

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 15, 2012 en Divulgación

 
 
A %d blogueros les gusta esto: