RSS

Un misterioso círculo en el mar,una obra por amor.

22 Sep

Un pequeño pez globo es el artista que realiza increíbles figuras circulares surcadas de aristas

Introducido a la vida bajo el mar en la escuela secundaria a través de snorkeling, Yoji Ookata obtuvo su licencia de buceo a la edad de 21 años. Al mismo tiempo, compró una nueva NIKONOS, una cámara de película de 35 mm especialmente diseñada para la fotografía submarina. Dedicó todo su tiempo libre – además de su trabajo diario – para perfeccionar su arte de la fotografía submarina. Luego, a los 39 años, finalmente hizo la transición. Dejó su trabajo de oficina y se convirtió en un fotógrafo submarino independiente.

Pero incluso para un hombre que pasó los últimos 50 años inmerso en el mundo submarino de la vida marina, el océano resultó infinitamente misterioso. Mientras que buceaba en la región semi-tropical de Amami Oshima en la prefectura de Kagoshima, Japón, aproximadamente a 80 pies bajo el nivel del mar, Ookata vio algo que nunca había visto. Y como se supo después, tampoco nadie más lo había visto antes.

En el fondo del mar había sido precisamente tallada en arena una estructura geométrica, circular, de aproximadamente 6,5 m de diámetro. Consiste en múltiples crestas de forma simétrica que sobresalen del centro y que parecía ser el trabajo de un artista bajo el agua, trabajando cuidadosamente con herramientas.

Por su parecido con los círculos de las cosechas, Ookata llamó a su nueva descubrimiento “el círculo misterioso”, y contó con algunos colegas de la NHK para ayudarlo a investigar. En un episodio de televisión que salió al aire la semana pasada titulado “El descubrimiento del siglo: Misterioso Círculo en el Fondo del Mar”, el equipo de televisión reveló sus resultados y fue desenmascarado el desconocido artista.

Las cámaras submarinas mostraron que el artista era un pequeño pez globo que, utilizando sólo el movimiento de sus aletas, trabajaba incansablemente día y noche para tallar las crestas circulares. El inusual artista – más conocido en Japón como un manjar, aunque sea potencialmente venenoso – incluso toma pequeñas conchas, las coloca entre las grietas y las alinea en los surcos interiores de la escultura como si decorase su obra.

Observaciones adicionales revelaron que este “círculo misterioso” no estaba allí simplemente para decorar el fondo del océano. Atraído por los surcos y las crestas, el pez globo hembra encuentra su camino a lo largo del oscuro lecho marino hasta el pez globo macho donde se aparea y pone huevos en el centro del círculo. De hecho, los científicos observaron que cuanto más aristas contenga el círculo, es más probable que la hembra se aparee con el macho. Las pequeñas conchas tampoco eran en vano. Los observadores creen que sirven como nutrientes vitales a los huevos salidos del cascarón, ya recién nacidos.

Lo fascinante es que la escultura del pez tenía también otro papel. A través de experimentos en su laboratorio, los científicos demostraron que los surcos y las crestas de la escultura ayudaban a neutralizar las corrientes, protegiendo los huevos de ser lanzados por todas partes y posiblemente de exponerlos a los depredadores.

Es una verdadera historia de amor, de artesanía y de deseo de transmitir descendientes. Enviado desde mi BlackBerry® de Vodafone

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 22, 2012 en Divulgación

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: