RSS

Buscar en un asteroide indicios del origen de la vida de la Tierra.

10 Oct

Mientras se avecina la fecha de lanzamiento de la sonda espacial japonesa Hayabusa 2, prevista para 2014, crece la expectación mundial sobre la misión que llevará a cabo esta ambiciosa nave. En la revista Physics World, editada por el Instituto de Física, una importante sociedad científica internacional que cuenta con cerca de 40.000 miembros, Dennis Normile da un repaso detallado sobre la misión y sus objetivos.

Si todo sale como está previsto, la Hayabusa 2, de la agencia espacial japonesa JAXA, aterrizará en un asteroide, y allí buscará pistas sobre cómo comenzó la vida en la Tierra.

La Hayabusa 2 será la segunda nave de la JAXA en intentar recoger material de un asteroide, después de la primera misión cuya nave, la Hayabusa, regresó a la Tierra en junio de 2010. La Hayabusa 2 será lanzada en 2014 con el fin de posarse sobre el asteroide de destino, llamado 1999 JU3, a mediados de 2018, regresando a la Tierra antes de que acabe el 2020.

Tan pronto como la Hayabusa 2 llegue a su destino y se haya completado su posicionamiento seguro, disparará balas del tamaño de la yema de un dedo hacia la superficie del asteroide, y recogerá los fragmentos que reboten. Más tarde, después de trasladarse a una distancia segura, detonará un módulo de impacto, que disparará un proyectil de 2 kilogramos contra el asteroide para crear un cráter de 2 metros.

La Hayabusa 2 luego volverá al cráter para recoger muestras que anteriormente no hayan estado expuestas a la radiación solar ni a otros agentes espaciales, por lo que se habrán mantenido relativamente intactas desde la remota época de la formación del sistema solar.

Se cree que la distancia entre el Sol y el asteroide habrá aportado un mejor ambiente para preservar el agua y los aminoácidos, materiales cuya abundancia podría agregar peso a la teoría de que los asteroides y los cometas ayudaron a la aparición de vida en la Tierra.

En el anterior intento de la JAXA, la primera nave, la Hayabusa, se sobrepuso a fallos de motor, pérdida de combustible y apagones en las telecomunicaciones, logrando finalmente regresar a la Tierra después de aterrizar con éxito en el asteroide Itokawa.

Una avería durante esa misión hizo que las balas no pudieran ser disparadas para recoger muestras. Sin embargo, motas de polvo del asteroide fueron capturadas en el recipiente de recolección de muestras, es decir que, de todos modos, la nave consiguió traer un poco de material del asteroide para su análisis.

Shogo Tachibana, de la Universidad de Hokkaido en Japón, principal especialista en la toma de muestras de la Hayabusa 2, espera que el material de la segunda misión se obtenga tal como está previsto y esté libre de contaminación, ofreciendo por lo tanto una visión más clara sobre la geoquímica de la infancia del sistema solar.

 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: