RSS

La leyenda del Valiente y el caserón fantasmal con tesoro.

13 Dic

Cuenta la leyenda que en un lugar entre el Valle del Genal y el del Guadiaro, en el término municipal de Algatocín, en la zona de Salitre, se cuenta que una vez llegó al lugar un hombre de aspecto serio, con mirada profunda, vestido con harapos, y que venía preguntando por un antiguo caserón abandonado desde hacía muchos años.

Este caserón estaba situado en la ladera de un monte, y sobre él se decía que al anochecer, por estar encantado, era lugar evitado por los vecinos, y a las gentes que osaban ir por allí en la noche, se les aparecía un horrible fantasma, pues habían ocurrido varias muertes en la casa de forma un tanto extrañas, las cuales no se habían resuelto; todo esto ocurrió a finales del siglo XIX.

Este hombre que no se sabía muy bien de dónde había salido, se presentaba dispuesto a resolver el misterio del caserón y a enfrentarse al fantasma si fuera necesario, pues expresaba no tener miedo a nada y haber vivido experiencias de este tipo con anterioridad. Así pues, se informó de la ubicación exacta del caserón, y pidió a los vecinos del lugar que le dieran un poco de pan duro, unos dientes de ajo, un tomate, y le prestaran un recipiente para hacer un gazpacho caliente. Y en contra de los consejos de los mismos, al atardecer marchó al paraje donde se hallaba el caserón para hacer su particular cena, encendiendo un fuego allí donde parecía haber existido en otro tiempo una chimenea.

Una vez encendido el fuego y cuando hubo iniciado su particular tarea, de repente y en el silencio de la noche se oyó una voz ronca, como un estruendo, que decía:

-¿Qué haces en mis dominios?

A lo cual nuestro amigo no contestó nada y siguió con su trabajo. Entonces apareció una pierna que caía desde la chimenea, luego un brazo y otra pierna, y una cabeza, hasta que se formó un cuerpo de hombre. Cuando el cuerpo estuvo completo dijo:

-¿Por qué no huyes, no te doy miedo? ¿Acaso no sabes lo que te puede pasar por estar aquí?

A lo cual respondió nuestro amigo invitándole a comer del gazpacho. Entonces el espíritu al ver que este hombre era valiente de verdad le dijo:

-¡Hasta ahora, y han pasado muchos años, no había conocido a un hombre valiente de verdad! ¡Ahora ya puedo descansar en paz, pues durante años habité esta casa, para custodiar el tesoro por el que me mataron unos cobardes, tesoro que prometí, sólo entregaría a un hombre valiente! Así que antes de que llegue el día y vengan las gentes a ver que ha sido de ti, levanta los ladrillos que forman esta chimenea y debajo encontrarás una vasija llena de monedas de oro y plata, y después vete de aquí, no sea que te roben lo que has sabido ganar.

Al llegar el día, varios vecinos del lugar fueron al casaron a ver qué había sido del atrevido viajero, pero sólo hallaron restos de lumbre, la chimenea levantada, restos de una tinaja y a su lado brillando un par de monedas de oro, pero no supieron jamás nada más acerca del viajero, ni del fantasma que habitaba el lugar. Y comprendieron que el que vive con miedo a lo que pueda pasar, vive condenado a que nunca pase nada.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 13, 2012 en Divulgación

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: