RSS

EL FANTASMA DE LA TÍA ANGELITA

14 Mar

Por: Jose Manuel García Bautista

EL FANTASMA DE LA TÍA ANGELITA

Estamos, en esta sección, narrando todo aquello de sorprendente, misterioso, inquietante y paranormal en lugares mágicos, encantados, malditos y embrujados de nuestra ciudad o de nuestra provincia. En muchos casos no siendo nosotros cronistas del misterio los protagonistas, sino simples narradores de historias e investigaciones absolutamente reales y verídicas mas siendo, en muchos de los casos narrados, los protagonistas quienes nos están haciendo revivir sus impactantes experiencias a través de sus propios testimonios.

La siguiente historia es una de esas y viene de la mano de un conocido directivo de Sevilla. Esta persona –querida y respetada- se desplazó un buen día a una finca en la sevillana localidad de Los Palacios donde iban a pasar un fin de semana, una finca de aquellas «de mucho tronío». Cuando llegó en su automóvil se instaló en la habitación que le indicó su anfitrión y se dispusieron a pasar una velada más que cómoda y amena.

Al llegar la noche, en la oscuridad de aquel recinto, entre altas paredes e inmaculados techos, nuestro protagonista se sintió indispuesto y para mejorar aquella pesadez se dispuso a bajar a la planta baja, donde estaba ubicada la cocina, a beber un vaso de leche. Allí abajo abrió el frigorífico, se agachó dejando la puerta abierta iluminando débilmente la luz de aquel helado artefacto la estancia. Le pareció estar acompañado por algo que no veía, pero al alzarse y cerrar la puerta comprobó que no había nadie: “Impresiones mías” pensó; se sirvió un vaso de leche y dejando el mismo en el fregadero pasó por el salón para subir nuevamente a su habitación.

Al pasar por el salón le llamó la atención alguien que estaba junto a la chimenea, miró y allí, sentada en un sillón sin apenas luz que la iluminara se encontraba, haciendo punto, una figura anciana, el paso del tiempo reconocible en el nevado rastro de su cabello recogido en un moño y sus facciones endurecidas por el sin cesar del reloj de la vida. Nuestro protagonista se sorprendió de aquella presencia en el salón y sin querer hacer mucho ruido subió a su habitación y pudo pasar la noche en mejores condiciones.

A la mañana siguiente, al entablar conversación con su amigo y anfitrión, le comentó la curiosidad de la señora que estaba sentada tan de noche y tan a oscuras en su salón. Su amigo lo miró fijamente y le comentó: «¿La has visto?», a lo que éste le respondió escuetamente y sin sorpresas: «Sí, claro», y su contertulio y amigo repuso: «Mira, realmente la tía Angelita lleva con nosotros mucho tiempo, ya es como de la familia, es una más. Lo mejor que hay que hacer al verla es ser respetuosos con ella, no suele dar la lata y siempre está ahí sentada en sus cosas. Al principio nos asustábamos al verla pero ya luego te acostumbras…».

Sorprendido –ahora sí- le preguntó: «¿Y por qué hablas así, acaso no es de la familia?». Hubo una risa socarrona en la estancia y en voz baja de contestó: «No, la tía Angelita hace mucho que nos dejó, pero sigue viviendo entre nosotros, lo que vistes anoche es su espíritu, pero no te asustes que es inofensiva. Cuando la veas salúdala…». Admirado creía que todo se trataba de una broma, pero esa misma noche las mismas molestias estomacales hicieron mella en nuestro protagonista y fue a buscar el contenido del fresco amigo de la cocina. Al dirigirse a su habitación pasó por el salón y sintió el traquetear de las agujas de punto… Se giró y en el mismo lugar la lúgubre figura de aquella señora permanecía en su sitio de siempre inalterable al tiempo, inalterable a las visitas, inalterable a los curiosos, inalterable a la vida… Y nuestro amigo recordó el consejo que le habían dado aquel mismo día y le dijo: «Buenas noches tía Angelita», y lo más sorprendente, ella respondió: «Buenas noches»… Real como la vida misma, aunque esa vida esté más allá de la muerte…

Copyright © Jose Manuel García Bautista 

Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin autorización expresa del autor bajo penas según dispone la Ley vigente.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: