RSS

Archivos diarios: julio 17, 2016

LA POSADA ENCANTADA DEL PEINE EN MADRID

LA POSADA ENCANTADA DEL PEINE EN MADRID

Por: Jose Manuel García Bautista

Es uno de esos lugares donde el misterio se fusiona en el crisol de la realidad y la leyenda y da origen a historias de casas encantadas más allá de la ficción, es el hotel del Peine en Madrid y su historia es tan singular como el morador que la habita…

Es el hotel más antiguo de Madrid, su “nacimiento” lo encontramos en el año 1610 cuando Juan Posada crea un edificio con la finalidad ser servir de alojamiento dentro de Madrid.

En 1796 cambia de propietarios y estos realizan una serie de reformas, reformas necesarias que se han ido llevando a cabo a lo largo de sus siglos de historia.

El hotel fue traspasado a la empresa de relojes Girod, estos realizan una nueva reforma en la primera planta para su taller de relojería siendo en el año 2006 cuando el Hotel reabre sus puertas con la función de hospedaje.

El misterio, los sucesos extraños, se centran en una habitación muy concreta, la número 126, allí se ocultaría un viejo pasadizo que habría servido de escape y lugar de ocultamiento a personas que huían por diferentes motivos.

La leyenda de tan inquietante lugar surge de un relato que nos cuenta como el nombre de la posada deriva de que en cada una de las habitaciones había un peine colgado de una cuerda, esta era una peculiaridad de la época en la que obtuvo más fama durante el XIX.

Ruidos extraños y lastimeros, gemidos, susurros, todo un conglomerado de situaciones que hacen del hotel uno de los más encantados de Madrid.

Anuncios
 

UN FANTASMA EN “DON CECILIO”

UN FANTASMA EN “DON CECILIO”

Por: Jose Manuel García Bautista

Sevilla sigue siendo una de esas ciudades eternas aspirantes a cosmopolita anclada aún en el costumbrismo de su gente y el barroquismo de sus calles. Es la dualidad de una ciudad moderna con tantos hilos enlazados a su pasado que sería difícil discernir por la vieja Judería si nos encontramos en pleno siglo XXI o si por el contrario transitamos aún por los avatares del XVI… Sea como fuere estamos en una ciudad donde la magia y el encanto no está reñida con la tradición y la seriedad. Así nos trasladamos ahora a la calle Castilla, en pleno barrio de Triana, entre sabor a embrujo e Inquisición, allá donde aquellos torquemadas sevillanos jugaban a ser Dios y apostaban a la vida o la muerte con aquellos, que bajo el cargo de herejía, caían en sus manos.

A media altura de la calle Castilla, en el número 47, casi en frente de la iglesia de la “O”, encontramos uno de esos viejos lugares de rancio abolengo y tradición sevillana. Es una librería de viejo, una librería de lo antiguo, una de esas que se niega a no mirar al pasado y encontrar entre sus rarezas incunables comics, TBOs o libros que harían las delicias de cualquier bibliófilo. Donde el CD aún no ha tomado el relevo al vinilo y donde un póster, mítico e inencontrable de aquella película que tanto nos marcó, está al alcance de cualquiera. Nos encontramos en la Librería “Don Cecilio”, esa cuna del saber olvidado, ese rincón donde una semana al año el milagro se hace realidad y allí, en sus estancias, se celebra la siempre mágica “Semana del Misterio de Sevilla”.

Allí además de saber y cultura encontramos a un personaje muy particular, son ya varias personas las que se han encontrado con el fantasma de Don Cecilio. Rafael Pérez o Luis Cañete les gusta decir de este lugar: “cuidado, que no sólo en Sevilla hay fantasmas y casas encantadas, aquí en Triana, en la librería también tenemos uno… Si te vas allí, al rincón donde tenemos los cuadros de flamenco a lo mejor te encuentras con uno de esos seres espectrales de los que tantas cosas nos habéis contado…”

Y sea como fuere, con la gracia y socarronería andaluza de estos particulares cicerones, lo cierto es que en su interior se ha podido ver en varias ocasiones a un individuo, ataviado con un sombrero que deambula entre viejos discos de vinilo y la añoranza de los mejores cantaores de flamenco. “En cierta ocasión me marchaba ya, estaba apagando las luces, sabía que aquí no había nadie y sin embargo note una presencia, mire al fondo y vi la suelta de un hombre con un sombrero… Me inquietó mucho. Volví a encender las luces del local y comprobé como no había nadie, aquella noche dejé las luces encendidas…cualquier las volvía a apagar” nos narraba otro miembro del Centro Cultural “Don Cecilio” y es que si alguna vez visita estas instalaciones, disfrutará de encontrar valiosos legajos, conferencias con las figuras más destacadas del mundo del misterio y su divulgación, y ¿por qué no?, de la misteriosa presencia de un fantasma atado al sabor más tradicional de la Triana de eterna, la Triana única, la Triana de siempre.

 

FENÓMENOS EXTRAÑOS EN EL MERCADO DE TRIANA

FENÓMENOS EXTRAÑOS EN EL MERCADO DE TRIANA

Por: Jose Manuel García Bautista

Cuando una aparición está en las fronteras de la realidad.

Sucesos paranormales se han registrado en uno de los edificios con más Historia de la ciudad de Sevilla, un edificio público donde el fantasma de una niña de blanco es el mudo y sombrío espectro de un lugar marcado por la sangre.

Cerca de San Jacinto, popular calle trianera, de excelente ambiente, mejor gastronomía y corazón de una de las fuentes de mayor alegría de la ciudad, es la idiosincrasia del trianero. Al final de esta calle el Puente de Triana y a su izquierda los restos del Castillo de San Jorge, hoy día soterrados bajo del mercado de abastos de Triana en pleno Altozano, de construcción árabe en 1171 fue tomado por la Inquisición como sede en 1481, siendo feudo de los inquisidores en su interior y mazmorras se cometieron todo tipo de tropelías, torturas y crímenes impunes amparados en la locura de la religiosidad más radical. Con motivo de la exposición de 1992 y con el objetivo de modernizar el citado mercado, éste se demolió, saliendo a la luz los restos del castillo y de un cementerio almohade…
No son pocas las personas que afirman sentirse acompañadas en el mercado, escuchar ruidos de cadenas al más puro estilo de los relatos románticos de fantasmas de Bécquer, del medievo, e incluso haber sido asombrados espectadores del pasear tranquilo, pausado y casi eterno de un individuo etéreo al que le falta la mitad del rostro y que ataviado con trajes de época parece estar condenado a vagar por los sótanos del mercado donde se hallaron los restos arqueológicos. Ahora, más de veinte años después, un nuevo suceso paranormal, o al menos sin explicación, vuelve a colocar en la actualidad a este lugar, su protagonista: un fantasma infantil, el fantasma de una niña.

El ánima del mercado está aterrorizando a todos aquellos que son las nuevas víctimas del misterio, historias de aparecidos y extrañas esferas de luz en el interior de un edificio cargado de Historia…

Eleazar Álvarez es el administrador de Astarté Custodia y consultado sobre el fantasma que se manifiesta en el edificio nos narraba: “baja la temperatura de forma antinatural y se ven extrañas formas luminosas en la cúpula de cristal del mercado; estar aquí una noche es un acto heroico, un acto de valor. Lo más fuerte que me ha confesado un trabajador mío es haber visto una niña que, con un traje vaporoso blanco, como de comunión, se desplazaba por aquí, entre los puestos, pero sin andar, se desplazaba…”

Juan Manuel Guerrero, director comercial de Astarté Custodia, decía: “Hay gente que no ha aguantado el turno de noche y ha dejado el trabajo, e incluso un empleado se salió a la calle, puso una silla, y esperó ahí toda la noche hasta que amaneció, era el mes de Febrero, hacía mucho frío en Sevilla y lo encontramos en la puerta del mercado helado, atenazado por el miedo, completamente aterrorizado”.

Miguel L. R. es otra de las personas que habitualmente se acerca al mercado, él nos relató un nuevo testimonio: “era por la tarde cuando entré en el mercado, hacía ya frío y estaba oscureciendo, pocos puesto había abiertos pero entré por entrar en el mercado: Cuando llevaba un rato aquí, cinco o diez minutos máximo sentí una especie de llanto, me llamó la atención y fue hacia la calle del pescado. Allí vi pasar entre las calles a una niña, una niña de blanco o que brillaba, no se… El caso es que seguí a la niña creyendo que se podía haber perdido o necesitar ayuda, la vi pasar de nuevo y cuando fui a donde estaba había desparecido. Era una niña con traje blanco como de comunión, pelito largo, y se movía muy rápido…”

Los trabajadores del el Mercado de Triana, conviven con lo imposible, con lo desconocido, con lo paranormal.

Los diferentes testigos que ha podido ver la niña fantasma vestida con un traje vaporoso de blanco y pelo largo, a si paso desciende la temperatura y no se aprecian sus extremidades inferiores.

 

EL FANTASMA DEL OFICIAL FRANCÉS

EL FANTASMA DEL OFICIAL FRANCÉS

Por: Jose Manuel García Bautista

Tras la “Guerra de la Independencia” española se desarrolla esta nueva historia “paranormal” en Sevilla, en el caso que nos ocupa, más terrenal que espectral…

Las tropas francesas fueron expulsadas de la ciudad y con la ayuda inglesa acababa la dominación de Francia sobre el territorio hispano. En las luchas por la expulsión de franceses y afrancesados de la capital hispalense se produjo una escaramuza donde hoy está ubicado el hospital de la Cruz Roja de Triana o Clínica Infanta Luisa, y la Cava -hoy Pagés del Corro- en unas huertas llamadas “El Matillo Alto”. En esta escaramuza, entre callejones murió un oficial francés que quedó tirado en el suelo.

Sevilla crecía y se edificaba. En las oscuras noches trianeras los vecinos veían salir, a altas horas a un hombre que entraba y salía de la calle, todos comenzaron a creer que se trataba de algún fantasma o incluso del oficial francés caído en la retirada de las tropas.

Los vecinos acudieron a la vecina calle San Jacinto a pedir a los frailes que rezaran por su alma pero de nada sirvió las misas, los exorcismos y demás intentonas… por las noches el “Fantasma del oficial francés” era visto entrar y salir de aquella calle que todos comenzaban ya a llamar la “Calle del Duende”.

En 1824 se produjo una amnistía y el duende se transformó en el oficial francés que todos dieron por muerto meses atrás. El oficial había creado una familia con su joven salvadora y a partir de entonces pudo disfrutar de una vida abierta sin estar sujeto al temor de las represalias de los españoles. La calle se llamó como “Del Duende” hasta 1890, hoy es la actual calle Ruiseñor.

 

EL SECRETO DEL HOSPITAL MILITAR ‘VIGIL DE QUIÑONES’

Por: César Rufino y José Manuel García Bautista

El antiguo Hospital Militar de Sevilla, semiabandonado, acoge una nueva historia de miedo ideal para la noche de Halloween. Read the rest of this entry »

 
 
A %d blogueros les gusta esto: