RSS

LA BIBLIOTECA DEL PÁNICO

29 Jul

Por: Jose Manuel García Bautista

LA BIBLIOTECA DEL PÁNICO

En la biblioteca encontraremos una nueva experiencia vivida por dos antiguos alumnos del centro. Rafael G. y Francisco Javier G. se encontraban estudiando: “las matemáticas, que nunca se me han dado bien y Rafa me estaba explicando un poco las dudas que tenía, sobre todo de cara a los exámenes ya que no podía suspender el parcial. Estábamos metidos en faena cuando frente a nosotros, la silla en la que no había nadie se movió hacia un lado de forma violenta. Rafa y yo nos miramos y no quisimos darle mayor importancia, no era plan de comernos el coco con aquello y seguimos a lo nuestros que eran las matemáticas.

La cosa es que el libro que teníamos en la mesa comenzó a pasar las hojas lentamente, una a una. Aquello si nos extrañó” Rafael continúa si relato: ”Nos extrañó porque allí no hay corrientes de aire que puedan provocar ese fenómeno. Fran y yo nos miramos e instintivamente nos retiramos de la mesa de golpe. El libro seguía pasando las hojas y un gruñido o gemido escuchamos perfectamente al final de la sala. El libro entonces salió disparado hacía donde escuchamos aquel ruido y las sillas comenzaron a temblar. Fran me dijo, ‘vámonos de aquí ahora mismo’ y salimos corriendo de allí. En la biblioteca se quedaron los libros, las anotaciones, todo, pero cualquiera volvía… No sé lo que era aquello, yo no creía en estas cosas y me las tomaba a guasa pero te aseguro que desde aquello cada vez que me hablan de espíritus, fantasmas o poltergeist me lo tomo muy en serio porque yo he vivido muchas experiencias de las que narran libros que a raíz de aquello he leído”, todo eso mientras nos muestra un ejemplar del libro Poltergeist, una incómoda realidad de Lorenzo Fernández Bueno. ¿Una sincronicidad? Cuando una persona tiene este tipo de experiencias tan marcadas trata de buscar respuestas, respuestas a sus vivencias en la fuente del conocimiento: los libros. Por desgracia los investigadores y/o escritores podemos tener tantas o más preguntas que responder que las que nos realiza nuestro curioso y atemorizado amigo pero su búsqueda es la correcta tratándose de aproximar al conocimiento de un fenómeno innegable.

En cierta ocasión Javier M. tuvo que ausentarse de la clase al sentir molestias durante una clase, debió salir en dirección al servicio, una vez allí y en el interior de uno de los mismos tuvo otra experiencia que guardaría en su retina por mucho tiempo: “Estaba en los servicios de chicos, en uno de ellos, los pasillos estaban solos pues era hora de clase y yo había salido a mitad de una de ellas. Estaba mal, algo me había sentado mal, y entonces, a los 10 minutos de estar allí algo comenzó a empujar la puerta, de forma violenta. Al principio dije aquello de “ocupado, está ocupado”, pero aquello seguía empujando la puerta, golpeándola violentamente. Me enfadé y abrí la puerta pero allí no había nadie. Miré en los servicios cercanos y allí no había nadie, me asomé al pasillo y en el pasillo no había nadie. Estaba solo y allí algo había estado empujando la puerta donde yo estaba, al volver al servicio de asomarme a la puerta algo inexplicable había pasado. Los rollos de papel higiénico estaban por todo el servicio, como si alguien en 20 segundos se hubiera encargado de lanzarlos por todos sitios. Me puse nervioso porque aquello no era normal y si encima creían que había sido yo igual la dirección del centro me hacía algo. ¡Lo que me faltaba! Estuve como cosa de 20 minutos enrollando los rollos y entre tanto no cesaron de encenderse y apagarse las luces. Cuando me iba de allí la puerta no se abría y al final de servicio sólo podía escuchar una respiración profunda, angustiada. Aquello era superior a mí. Dio la hora y cuando se comenzó a sentir el murmullo de la finalización de las clases la puerta se abrió como si nada. Debí de salir de allí con peor cara con la que entré porque el profesor me dijo que si estaba peor. La verdad es que físicamente ya no tenía nada pero mentalmente estaba con los esquemas rotos».”

Copyright © Jose Manuel García Bautista 

Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin autorización expresa del autor bajo penas según dispone la Ley vigente.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: