RSS

ASTRONÁUTICA: LOS HÉROES ANÓNIMOS DEL PROGRESO

01 Ago

ASTRONÁUTICA: LOS HÉROES ANÓNIMOS DEL PROGRESO
Por:Jose Manuel García Bautista

Analizando el progreso del Hombre a lo largo de su Historia no podemos sino sorprendernos ante su evolución, desde las infravaloradas civilizaciones egipcias o mayas hasta hoy el progreso técnico del Hombre ha pasado de la sorpresa por el descubrimiento del fuego hasta la conquista del Espacio. Entre tantos milenios de evolución muchos otros progresos y adelantos científicos que en muchos de los casos no han hecho más que mejorar la vida del ser humano.

El hombre desde sus inicios siempre ha anhelado volar y conquistar los cielos pero cuando hubo “dominado” su mundo anheló la conquista del Espacio y en pocas décadas lo consiguió, hoy en día soñamos con llegar más lejos de nuestro sistema solar, conquistar no sólo el espacio sino también el Tiempo, en llegar a otros planetas e incluso en plantear la hipótesis de bases en otros mundos. En nuestra Tierra aún desconocemos lo que nos deparan las fosas abisales, la incandescencia de los volcanes, la fuerza de los terremotos, los fenómenos meteorológicos descontrolados o la simple sorpresa de la rebelión de la Naturaleza contra el Hombre, ese mismo hombre que al principio de su evolución desconocía todos estos grandes “secretos” pero que vivía en paz con su medio. En ese mismo medio en el que observaba la Luna y soñaba con ella y pisarla algún día en un lejano futuro… Hoy sabemos que el hombre también conquistó la Luna y se lanzó al Espacio, a ese diamante negro, frío, turbio e inexplorado, lleno de peligros amenazadores pero que nuevamente seduce la fantasía del ser humano invitándolo a soñar con su exploración. Es la historia de la Vida en la Tierra, la consecución de una meta científica y tecnológica para que sin solución de continuidad marcar otra meta aún más difícil de lograr, es la historia de la superación del Hombre, de enfrentarse a su medio, a sus limitaciones y a él mismo…

La Conquista del Espacio ha sido uno de los objetivos más difíciles de lograr por el hombre y su Ciencia, por el progreso…y en esa lucha por conseguir ese viejo sueño muchos héroes desconocidos dejaron sus vidas en el empeño, desconocidos casi olvidados por todos a favor de aquellos que alcanzaron con vida la gloria del triunfo, héroes casi anónimos, víctimas de un sueño en el que se vieron imbuidos , primeros mártires de nuestra Astronáutica moderna.

Narrar las tragedias de estos héroes anónimos es casi impensable sin también hacerlo de la lucha por conseguir alcanzar el viejo sueño espacial del Hombre. Muchos de ellos fallecieron en acto de servicio y sus muertes de vieron silenciadas por el propio instinto de salvaguardar el ego de las Agencias Aeroespaciales de no querer contar la verdad de esos trágicos sucesos y desastres que acabaron con la vida de un puñado de valientes pioneros del Espacio. En la carrera por llegar primero al Espacio muchos dejaron sus vidas y a través de estas páginas conoceremos su trágico final, a ellos la ciencia aeroespacial les debe gran parte de sus éxitos ya que fueron una parte importante de la consecución de ese reto.

Los años finales de la década de los 50 fue la fecha de inicio de la carrera espacial cuyo liderazgo se disputarían durante décadas las dos grandes superpotencias del mundo: los EE.UU. y la Unión Soviética. A comienzos de Octubre de 1957 los soviéticos colocaban el primer satélite artificial en órbita con la Tierra, apenas un mes más tarde la perra “Laika” sería el primer ser vivo reconocido que estuvo en el espacio y a la vez sería el primer mártir de la carrera espacial. Durante años la rueda propagandística rusa hizo creer al mundo que el animal estuvo en órbita varios días antes de fallecer y los resultados obtenidos fueron vitales para los futuros astronautas del mañana… Hoy sabemos que sólo fueron bonitas palabras y guerra fría, guerra de intereses entre potencias y más desencanto del que jamás reconocerán. “Laika” falleció apenas cuatro horas después del lanzamiento, entre un calor insoportable, ataques de ansiedad y ritmo cardiaco frenético… a buen seguro fueron horas insufribles para el animal pero de eso nadie jamás comentó nada…

En la segunda mitad del año 1960 se produjeron por parte soviética nuevos intentos y experiencias con seres vivos en el espacio…nuevos “mártires” del progreso y de la Ciencia. A bordo de una cápsula Korabl, el 18 de Agosto del mismo año fue lanzado el “Sputnik-5”, en su interior viajaban dos nuevo cánidos, “Strelka” y “Belka” quienes perecieron nada más comenzar esta nueva experiencia espacial condenada al fracaso desde que en Julio las primeras pruebas resultaban desalentadoras… El 1 de Diciembre , de nuevo a bordo de una cápsula Korabl salía hacía el espacio el “Sputnik-6”…un fallo en el retrocohete de la nave imposibilitó el regreso a Tierra de la misma…sus “tripulantes”, los cánidos “Mushka” y “Pchyolca” murieron asfixiados y presa del pánico en órbita con nuestro planeta.

Entre tanto los norteamericanos no perdían el tiempo en este carrera por llegar primero al espacio y el 29 de Julio de 1960 se dio banderazo de salida al programa “Mercury” (1961-1962) , el “Mercury Atlas-1” salía para probar la estabilidad del cohete americano…Una explosión en este provocó que esta nave no tripulada se viera condenada al fracaso. Fracaso que se vio repetido el 21 de Noviembre de 1960 con el vuelo del “Mercury Redstone-1”: los cohetes apenas elevaron unos centímetros a la naves y estos se apagaron…la nave no despegó.

“Ham” fue el primer ser vivo que lanzaron los americanos al espacio para estudiar el comportamiento durante un vuelo balístico…

El 12 de Abril de 1961 el proyecto “Vostok”(1961-1963) vio coronado su esfuerzo y ganada la primera batalla a los americanos por el espacio cuando por primera vez colocaron a un hombre en órbita, se trataba del cosmonauta Yuri A. Gagarin quién a bordo de la “Vostok-1” y gracias a un cohete SL-3 tuvo tamaño honor. Pocos saben del auténtico riesgo de aquella misión suicida. Gagarin no tenía apenas control sobre su nave que era controlada desde Tierra por los ingenieros soviéticos responsables del programa espacial, durante 1 hora y 48 minutos el mundo quedó asombrado por la proeza a la que el Hombre había logrado llegar. Pocos saben que Gagarin no aterrizó de forma tan perfecta como se hizo creer a la opinión pública y el periódico por excelencia de los moscovitas, el “Pravda”, publicaba en sus páginas el aterrizaje forzoso en un sembrado del desorientado Gagarin que pedía un teléfono para que fueran a recogerlo tras su viaje alrededor de la Tierra… El programa “Vostok” fue un completo éxito que se extendió en cinco misiones más hasta el año 1964 fecha en la que sería sustituido por el programa “Voskhod”, atrás quedaron interminables órbitas sobre la Tierra,el primer hombre en órbita y la primera mujer en el espacio: Valentina V. Tereshkova.

El ingeniero de la Oficina Conceptual Experimental 456, M.Rudenko , declaraba al diario “Pravda” como desde el cosmódromo de Astrakán se lanzaron en los años 1957, 1958 y 1959 tres misiones predecesoras del vuelo del mítico Yuri Gararín. Las tres misiones acabaron en tragedia. Alexis Dedovsky murió en 1957 cuando explotó su nave a 200 millas de tierra… En 1958 Chiborin moría asfixiado con el canal de su radio abierto entre lamentaciones y trágica agonía de esa forma de morir. El último muerto era el cosmonauta Niktov, reventado dentro de su cápsula “Vostok” como sus anteriores y desgraciados predecesores. En el año 1961 el cosmonauta Bondarenko moría dentro de su cápsula cuando la atmósfera de esta se incendiaba y en ese mismo año, el 4 de Febrero, los cosmonautas soviéticos Konev, Grasev y Grashur se perdían para siempre en el Espacio para no volver jamás…

Los Estados Unidos proseguían con el proyecto “Mercury” y consiguieron logros como los de poner en vuelo suborbital a Alan B. Shepard el 5 de Mayo de 1961 a bordo del “Mercury Redstone-3” cápsula “Freedom 7”. El 21 de Julio del mismo año Virgil I.Grissom lograría la misma hazaña en vuelo catalogados como suicidas a tenor de los pésimos resultados obtenidos en las pruebas no tripuladas. El 29 de Noviembre de 1961 se lanzaba el “Mercury Atlas-5” en vuelo orbital sobre la Tierra, dentro iba “Enos”, el segundo chimpancé en llegar al espacio de la Historia… los soviéticos no perdían el tiempo y el cosmonauta Titov alcanzaba la hazaña de su compatriota Gagarin. Ante la extrema repercusión de las noticias en torno a los cosmonautas rusos los EE.UU. se veía presionado por la opinión pública en poner también a un hombre en órbita y el 20 de Febrero de 1962 se logró dicho reto de la “mano” del “Mercury Atlas-6” y el cosmonauta John Glenn. Otros estuvieron en órbita a bordo de otras tantas “Mercury” como Malcom C. Carpenter, Walter M. Schirra o Leroy Gordon Cooper entre otros.

Estos primeros vuelos de ambas superpotencias antes de los programas “Voskhod” y “Gemini” eran extremadamente arriesgado y peligroso, se sentaron con ellos las bases para el futuro de la astronáutica pero cualquier fallo, por mínimo que fuera, condenaba el éxito de la misión espacial y la vida de su cosmonauta.

Los programas “Voskhod” y “Gemini”

Los programas “Voskhod” (1963-1967) y “Gemini” (1962-1966) tenían como misión concreta la posibilidad de poner en órbita y bajo una misma “nave” a más de un cosmonauta así como el reto de acometer los primeros paseos espaciales. La cápsula soviética era una versión modificada de la “Vostok” con capacidad para dos o tres astronautas pero sin sistema de eyección de emergencia…Eran puestas en órbita por un cohete del tipo SL-4 y su principal defecto era la imposibilidad de maniobrar o ensamblarse a otro módulo. Las “Gemini” tenían como principales objetivos el estar un mayor tiempo en el espacio, conseguir una mayor maniobrabilidad para ensamblajes, llevar a cabo experimentos en el espacio así como el conseguir aterrizajes precisos y navegación orbital a bordo. Tenían mayor espacio para sus tripulantes y eran impulsados por cohetes del tipo Titán II.

Con las misiones “Voskhod” comenzaron las primeras advertencias del riesgo para la vida humana de estos proyectos. El 12 de Octubre de 1964, en una misión calificada de suicida y tras haber quitado el sillón eyectable a la cápsula, los astronautas Feoktistov, Komarov y Yegonov lograrían acabar con éxito su misión de estar los tres al unísimo en el espacio y contrapronóstico… El 18 de Marzo de 1965 la “Voskhod-2” lograría el primer paseo espacial de la Astronáutica, a bordo de la cápsula se encontraban Alexei Leonov y Pavel Belyayev, tuvo una duración de 12 minutos y nuevamente se adelantaron en esta carrera espacial y por conseguir logros espaciales a los norteamericanos. La misión fue un éxito pero Leonov no tenía apenas movilidad por la presión en el traje, cometió errores de bulto como el de entrar por la parte delantera y casi sufrir una insolación… Leonov en aquella primera misión disponía de una pastilla de cianuro por si quedaba perdido en el espacio como consecuencia de algún “error”…

Las “Gemini” lograron el 3 de Junio de 1965 igualar a sus homónimos soviéticos y poner a un astronauta de la NASA a “pasear” por el espacio, sería Edward H. White quién haría inolvidable aquella fecha al pueblo americano durante 21 eternos minutos. Su compañero James A. McDivitt admiraba la proeza de su compañero. Con la misión “Gemini-12” el 11 de Noviembre de 1966, tripulada por James Lovell y Edwin E. Aldrin , se conseguió realizar una reentrada controlada en nuestra atmósfera de forma automática, lo cual era un avance importante en la conquista del Espacio. Se habían invertido en el programa más de 1200 millones de dólares de la época.

“Apollo” y “Soyuz”

Los siguientes programas desarrollados por las dos agencias gubernamentales de cada potencia en su lucha por el dominio y supremacía del espacio serían bautizados como “Apollo” (1966-1972) y “Soyuz” (1967), y serían precisamente en ellos donde se producirían las primeras víctimas mortales en pro de la Ciencia y el Progreso. La misión del proyecto “Apollo” era uno: llevar al hombre a la Luna en viaje de ida y vuelta. El proyecto “Soyuz” estaba más encaminado a la permanencia del hombre en el Espacio como hábitat habitual que no natural.

La crónica negra de la carrera espacial comienza con la primera misión del “Apollo”: el “Apollo-1” . El 27 de Enero de 1967 la tripulación formada por Edward H. White, Virgil I. Grissom y Roger B. Chafee realizaba una simulación de lanzamiento, la cabina de la nave estaba cerrada, en ese momento se produjo un inoportuno cortocircuito que provocó un incendio de gran propagación en el interior de la nave debido a la atmósfera de oxígeno puro… los tres astronautas americanos fueron literalmente abrasados en el interior sin ninguna oportunidad por salvar sus vidas…perecieron calcinados. Pocas explicaciones más ofreció la NASA de tan luctuoso incidente…la consecuencia directa fue el rediseño de los “Apollo” y los viajes no tripulados de las cinco siguientes misiones…y un tupido velo de silencio.

La Ciencia soviética también sufrió la dureza de la perdida de las vidas humanas en la lucha por el Espacio, a bordo de la “Soyuz-1” ,curioso dato el de las muerte en ambos vuelos inaugurales de proyecto, el 23 de Abril de 1967 perdía la vida otro histórico –como sus homónimos estadounidenses- astronauta ,se trataba de Komarov. Un fallo en el despliegue de los paneles solares que suministraban la electricidad a su nave no se desplegaron en su totalidad y la energía quedó reducida al 50%, dada la gravedad del incidente el astronauta soviético decidió suspender la misión .La nave se mostró poco maniobrable y el sistema automático también falló. La reentrada en la atmósfera terrestre la realizó entre giros incontrolados, llegado a la baja atmósfera Komarov no podía controlar la nave, un fallo en el sensor de presión hizo que el paracaídas principal de la misma no se abriera y el de emergencia se enredó con el paracaídas de frenado…el resultado fue desastroso : la nave de Komarov se precipitó en caída libre sobre el suelo, el impacto fue tremendo. Komarov se reventó en el impacto falleciendo en el acto. El dato curioso es que en Noviembre de 1966 se realizaron pruebas con la “Kosmos-133” y un fallo en el escudo anticalor hizo que la misión fracasara… de haber estado tripulada hubieran muerto sus tripulantes en el acto…y era la antesala del lanzamiento del “Soyuz-1”.

Los accidentes y fallos se sucedían en ambos proyectos, ni soviéticos ni norteamericanos le cogían “el aire” a sus respectivas misiones y de esta forma la “Soyuz-3” fracasaba estrepitosamente tras el vano intento del astronauta Beregovoi de atracar su nave a la “Soyuz-2” no tripulada con grave riesgo durante la misión para su vida. Las “Soyuz –4” y “Soyuz-5” tuvieron otro serio incidente que a punto estuvo de acabar con la vida del astronauta Volynov. Era Enero de 1969 y tras ensayos de atraques entre las naves Volynov quedó sólo y el módulo de servicio no se separó antes de la reentrada en la atmósfera lo cual hizo que se reentrara con é, la nave entró mal Volynov entró entre golpes en nuestra atmósfera perdiendo el conocimiento y varios dientes…y muy cerca de perder también la vida…

Las “Soyuz” 6,7 y 8 fracasaron en sus atraques ante la desesperación de la agencia soviética.

Otra fecha que destacaría y haría olvidar las tragedias de la carrera espacial sería la del 16 de Julio de 1969, se trataba de la misión del “Apollo 11” tripulada por Neil Armstrong ,Edwin E. Aldrin y Michael Collins. El 20 de Julio ,Neil Armstrong pisaba por primera vez nuestro único satélite , Aldrin se uniría a él y durante más de dos horas pasearon por el hasta entonces admirado Mar de la Tranquilidad selénico, la misión devolvió con éxito a los astronautas a la Tierra el 24 de Julio en pleno Océano Pacífico y muy cerca del lugar marcado por Julio Verne en su célebre novela “De la Tierra a la Luna”…

Tras el apoteósico vuelo del “Apollo 11” la NASA vivió uno de los momentos más delicados de su historia al estar a punto de perder la vida toda la tripulación del “Apollo 13”, una explosión en el tanque de oxígeno del módulo de servicio Odyssey hizo abortar la misión a Lovell, Haise y Swigert. Tras no pocos problemas y sufrimientos, sin apenas oxígeno y mucho pesimismo la tripulación logró salvar la vida a bordo del módulo lunar Aquarius y regresar el 17 de Abril de 1970. La NASA dio pocas explicaciones y sólo las oficiales fueron admitidas no atendiendo a aquellas voces que dudaban antes del lanzamiento del éxito de la misión por serios problemas técnicos.

Las siguientes misiones “Apollo” serían un total éxito y se lograría alunizar varias veces más en la Luna realizando toda una basta gama de pruebas y experiencias lunares, atrás quedaron nombres como Shepard, Mitchell, Young, Evans,… La inversión total fue de más de 20000 millones de dólares y la incontestable supremacía en el Espacio.

Durante el desarrollo de los dos proyectos espaciales muchos quedaron en el camino, víctimas del avance astronáutico y víctimas del olvido, son muchos los nombres especulados sobre víctimas anónimas de todo ello, así quedaron atrás nombre de otros fallecidos a lo largo de la década de los 60 como Chibotín, Rubrov, Behkonev, Pisev…

“Skylab” y “Salyut”

Los nuevos proyectos espaciales se llamarían “Skylab” (1973-1979) y “Salyut” (1971-1983). El proyecto americano ahora se encaminaba a la permanencia en el espacio en un hábitat diseñado para ello, su equivalente soviético tenía la misma finalidad.

La misión “Skylab” alternó luces y sombras, al principio problemas técnicos de energía , temperatura e iluminación y durante el resto de su no demasiada larga vida desarrolló múltiples y útiles experiencias. Los retrasos del trasbordador “Columbia” y una frenética actividad solar a finales de la década de los 70 desembocó en la caída a Tierra de la “Skylab” el 11 de Julio de 1979 en las cercanías de Australia cuyo primer ministro ,Malcoln Fraser, afirmó que: “Recibir al “Skylab” fue un honor que mi país no necesitaba, muchas gracias” ante los constantes rumores del peligro potencial debido a su carga radioactiva que suponía la estación espacial norteamericana y el telegrama enviado por el presidente de los EE.UU.

La “Salyut-1” fue la primera estación espacial que el hombre puso en órbita sobre la Tierra, fue el 19 de Abril de 1971 . La misión “Soyuz-11” ,lanzada el 6 de Junio de 1971 produjo un nuevo accidente mortal para sus ocupantes, en la reentrada a la atmósfera se produjo un fallo en el interior de la nave, la presión se descontroló y los tres astronautas perecieron. Georgi Dobrovolsky, Victor Patsayev y Vladislav Volkok habían realizado su misión con éxito pero nuevamente el interés de la misión pudo con el interés a la vida humana, unos trajes presurizados hubieran salvado a los astronautas de la muerte pero no iban equipados de los mismos ya que reducía la capacidad de carga de la nave… Tres víctimas, casi ninguna explicación por parte del gobierno soviético y la “Salyut 1” abandonada 175 días después de su puesta en órbita, ¿para qué tanto esfuerzo y perdida inútil de vidas?

Las “Salyut” 2,3 y 5 formaban parte de un programa militar (Almaz), consistía en poner una segunda estación en órbita pero todas acabaron en tragedias al explotar en el aire el cohete Protón que la transportaba , fallos en los sistemas de propulsión y al final un incendio que provocó una brecha en el fuselaje de la nave que obligó a abandonarla. La DOS-3 también fue abandonada, la “Salyut-3” u “OPS-2” llegó al espacio el 25 de Junio de 1974…el 23 de Septiembre la estación fue abandonada también.

El 5 de Abril de 1975 la “Soyuz 18 A” registró un fallo en el cohete . Los astronautas Makarov y Lazarev salvaron la vida pero los continuos cambios de aceleración dejaron maltrechos a ambos, casi se presagiaba una nueva tragedia.

El programa “Salyut” seguía con “éxito” su discurrir espacial entre continuas misiones y records de estancia espacial, así la tripulación de la “Salyut-7” o “DOS-6” permaneció 236 días en la estación espacial y Leonid Kizim, Vladimir Solovyev y Aleg Atkov entraron en la Historia de la Astronautica. . La “Salyut-7” fue repetidamente visitada por las “Soyuz T”, en Febrero de 1991 abandonó su órbita y fue destruida por la fricción con la atmósfera. La estación espacial tuvo una de las vidas más interesantes de cuantas permanecieron en el Espacio al servicio del Hombre.

La época de los Transbordadores espaciales

En la época de los transbordadores encontramos el mayor número de muertes en tan sólo dos accidentes, se trata de la tragedia del “Challenger” el 28 de Enero de 1986 y la del “Columbia” el 1 de Febrero de 2003. La misión del “Challenger” despegó desde el Centro Espacial Kennedy , setenta y tres segundos después, el transbordador explotó y se desintegró ante la mirada atónita de millones de espectadores que assitían al vuelo de la nave. Todos los miembros de la tripulación, los especialistas dijeron que la explosión del “Challenger” fue motivada a una fuga de gas en el cohete derecho. En la explosión, el módulo de la tripulación se separó intacto de la bola de fuego, se precipitó en desde una altura de 15.240 metros durante dos minutos y medio, y cayó en el mar. Los miembros de la tripulación no tenían paracaídas y no hubo forma de amortiguar la caída… Fallecieron en aquella terrible tragedia: la profesora Christa McAuliffe, el comandante Francis R. Scobee, el piloto Michael J. Smith; los especialistas Judith A. Resnik, Ronald E. McNair y Ellison S. Onizuka; el especialista en carga Gregory B. Jarvis, empleado de Hughes Aircraft Corp.

Los rusos por su parte desarrollaron el proyecto “Burán” de transbordador , el “Burán” disponía de dos pequeños motores y tenía más capacidad de carga que los transbordadores norteamericanos. El gobierno ruso negó su existencia pero diferentes imágenes del mismo tomadas en 1983 por la Fuerza Aérea Australiana y por un satélite espía norteamericano indica la realidad de su existencia cuando estaba acoplado a un avión ruso M-4. Cierto es que el proyecto “Burán” no prosperó debido a que la Agencia Aeroespacial Soviética no podía costear dos proyectos tan importantes como el “Burán” y la “MIR”. El proyecto realizó un vuelo experimental el 14 de Noviembre de 1988 , era controlado remotamente, no estaba tripulado y realizó su misión exitosamente. La “MIR” acabó con el “Burán” y hoy duermen el sueño del olvido en los hangares de Baikonur en Kazakistán.

Por su parte la estación espacial “MIR” celebró 15 años de exitosa existencia, hasta que en Marzo del 2001 el director del programa de vuelos espaciales de Rusia , Victor Blagov, anunció el final de la “MIR” a unos 3000 kilómetros de las costas australianas en pleno Océano Índico ,al sudeste de las islas Pitcairn en uno de los más bellos espectáculos estelares de todos los tiempos.

La NASA reanudó hasta 1988 el programa con transbordadores. La agencia había calculado la probabilidad de un accidente catastrófico durante el lanzamiento – el momento más peligroso de cualquier misión de transbordadores – en una proporción de 1 a 438.

Para finalizar nos detenemos especialmente el 1 de Febrero de 2003 el transbordador norteamericano “Columbia” se desintegró sobre el cielo del estado de Texas antes de poder aterrizar en el Centro Espacial Kennedy pereciendo sus siete tripulantes.

El Centro de Control de la NASA declaro el estado de emergencia tras perder el contacto con la nave a 16 minutos de su aterrizaje. La nave se hallaba a una altitud de 61.000 metros, y viajaba a una velocidad de 20.000 kilómetros por hora.

El presidente de EE.UU., George W. Bush, anunció al mundo que no hubo supervivientes en el malogrado y excesivamente usado “Columbia”. “El Columbia se desintegró y no hay supervivientes”, confirmó Bus quién prosiguió: “asumieron grandes riesgos en servicio a la Humanidad”.

La NASA anunció que la suspensión todos los vuelos de los transbordadores hasta que determinar lo ocurrido al “Columbia”. El director del programa de los Transbordadores de la NASA, Ron Dittemore, dijo que la agencia esperará a determinar qué causó la tragedia antes de volver a poner un transbordador en órbita, y señaló que se investigan varios problemas de temperatura en la parte izquierda del Columbia. También se habló del desprendimiento de parte del aislante del depósito principal de combustible durante el lanzamiento, el 16 de enero de 2003, ya que el fragmento golpeó el ala izquierda: “no sabemos muy bien en qué parte del ala golpeó… Se juzgó que no suponía una preocupación para la seguridad”, dijo Dittemore, quien aseguró: “no se puede descartar que pueda haber una conexión”.

La NASA advirtió a la población de la zona norte de Texas que pudiera encontrar materiales extraños procedentes del espacio que se alejen de ellos y no los manipulen, porque pudieran estar relacionados con la “contingencia” del transbordador y ser tóxicos. Comenzaba así una loca escalada de declaraciones conspiranoicas que buscaban mil y una explicaciones a lo sucedido así como veían acrecentadas sus sospechas ante la actitud huraña del Gobierno y agencias de seguridad estatales de los EE.UU.

Se da la circunstancia de que la Comisión de Seguridad Espacial había alertado a la NASA de lo anticuado de los transbordadores y los problemas técnicos de los últimos años. El “Columbia” había sufrido un pequeño incidente en su lanzamiento, el 16 de enero, al perder una pieza de aislante del motor principal externo. Un fragmento de espuma aislante del cohete externo principal se desprendió durante el lanzamiento y se cree que golpeó el ala izquierda del transbordador. Si bien el director de vuelo en el control de la misión, Leroy Cain, en el centro espacial Johnson, de Houston (Texas), explicó que en el proceso del aterrizaje, los técnicos habían concluido que, si había daños, eran mínimos y no supondrían problemas para la nave.

La flota de transbordadores formados por el “Atlantis”, “Endeavour”, “Discovery” y los malogrados “Columbia” y “Challenger” son aparatos ya muy viejos y desgastados por el excesivo uso y castigo espacial que constituía por si mismo un peligro potencial en cada misión. En el transbordador “Endeavour” se registraron grietas y fisuras que obligaron a aconsejar su inmovilización hasta que no estuviera en condiciones. La Comisión Asesora de Seguridad Espacial había criticado a la NASA por haber postergado tareas de mejora y mantenimiento de los equipos e instalaciones de los transbordadores. “Si se continúan postergando esos trabajos, llegará un momento en que la recuperación será imposible”, advirtió la comisión. “En el mejor de los casos, será una molestia cara que causará aplazamientos y la necesidad de acelerar reparaciones. En el peor, se comprometerá la seguridad”. Sería un comentario premonitorio de lo que sucedería el 1 de Febrero de 2003 cuando se perdieron siete vidas humanas: el comandante Rick Husband, el piloto Willian C.McCool, el comandante Michael P. Anderson, los especialistas David M.Brown, Kalpana Chawla, Laurel Blair Saltón Clark y el israelí Ilan Ramon.

Las causas probables de la tragedia del “Columbia” comienzan a 20 minutos para el aterrizaje, en ese momento a la altitud y velocidad de la nave se produce el máximo de rozamiento llegando a calentar la nave a 1400 grados, sobre todo en el “morro” de la cabina y el borde de ataque de las alas. La nave lleva un sistema de losetas de carbono ancladas al fuselaje que son vitales para su supervivencia térmica en las reentradas. Sin este revestimiento o con le dañado se fundiría el aluminio del fuselaje y ello conllevaría su inmediata destrucción.

Podemos concluir que el final del “Columbia” se produjo debido al desprendimiento de la espuma de revestimiento del tanque externo el día 16 de Enero que golpeó al ala izquierda de la nave. Este hecho pudo hacer que alguna loseta de óxido de silicio se desprendiera y se incrementara la temperatura en algún punto vital de la nave que originaría una explosión si estuviera ubicada cercano a los tanques de combustibles. Los datos de telemetría indican que algo fallaba en la zona izquierda del “Columbia”, justo la zona afectada por el desprendimiento. Se da también la circunstancia de que la misión del transbordador denominada como STS-107 se vio aplazada en Julio del 2002 debido a fisuras en las líneas de hidrógeno líquido por fatiga del material.

En cuanto a los materiales altamente corrosivos anunciados como una seria amenaza por la autoridades norteamericanas es posible que se refirieran a restos de combustibles OMS y RCS, o lo que es lo mismo monometilhidracina y tetróxido de nitrógeno, que efectivamente son muy corrosivos e inflamables.

¿Experiencias paranormales?

En torno a todas las tragedias sucedidas por la consecución del sueño espacial y su exploración ha habido un denominador común: los presentimientos y premoniciones de tragedias por suceder. Presentimientos como los que tenía Korolev, jefe del proyecto aeroespacial soviético en sus inicios, si bien es cierto que muchas de las misiones desarrolladas por la agencia soviética se sabían de antemano fracasadas debido continuos fallos técnicos en las previas de los lanzamientos o falta de recursos. Catástrofes previsibles que hubieran sido evitadas de no ser por la Guerra Fría y la constante presión política y social de los diferentes presidentes soviéticos y norteamericanos a sus Agencias Aeroespaciales por dar una imagen ante la otra superpotencia, por aparentar de una tecnología que casi no entendían y por saberse líderes en la carrera por la conquista del Espacio. Eran tragedias previsibles y evitables pero que sucedieron sin que nadie opusiera apenas resistencia.

Las caídas de las estaciones espaciales en órbita “Skylab” o “MIR” también fueron soñadas y predichas por otros muchos a los que se les sumaron mediúms y videntes si bien es cierto que estas dos estaciones tenían una vida útil y que rebasado ese umbral estaban condenadas a ser chatarra espacial precipitada poco a poco contra la Tierra, su fin era la caída a nuestro planeta y era una certeza matemática, científica y técnica cual sería su fin. Sus restos cayeron en algunos de los casos sobre Chile y Argentina (“Skylab”) y sobre entornos polinésicos en otros (“MIR”). Muchos creyeron ver en ambas estaciones al gran rey del terror que Nostradamus citó en sus famosas cuartetas pero la verdad distaba mucho de llegar a ser lo visto por el vidente francés. Las estaciones espaciales cayeron y no ocasionaron ninguna víctima ,sólo nuestro medio ambiente se vio levemente zarandeado pero la repercusión fue mínima.

En el caso de las tragedias de los dos transbordadores espaciales siniestrados, “Challenger” y “Columbia”, si hay múltiples referencias y datos que avalan el sueño y los malos augurios que muchos habitantes de nuestro planeta tuvieron en torno a las misiones en sí. Entre ambas se sumaron catorce víctimas mortales, dándose la curiosa circunstancia de que durante la última misión del “Columbia” sus tripulantes rindieron homenaje a las víctimas del “Challenger” en 1986, el Martes 28 de Enero de 2003 se guardó un minuto de silencio en recuerdo de una tragedia poco antes de producirse la suya propia. En Abril de 2002, Richard Blomberg declaró ante el Congreso de los Estados Unidos:” Nunca estuve tan inquieto por la seguridad del transbordador espacial como hoy. Mi instinto me sugiere que están sembrando las semillas de un peligro futuro”. Su instinto no le fallaba, el “Endeavour”, el “Atlantis” y el “Columbia” tenían y tienen serios problemas de desgaste y fatiga, fallos en los conductos de oxígeno e hidrógeno que pueden provocar cualquier tragedia inesperada. En el mismo lanzamiento de la última misión del “Challenger” los ingenieros habían verificado fallos en los sellos de los propulsores de los cohetes, pese a ello las presiones políticas hicieron que se efectuara el lanzamiento anteponiéndolo a la seguridad de sus tripulantes…muchos controladores e ingenieros de la última misión del “Challenger” soñaron aquella noche con la tragedia que acontecería horas más tarde.

El director de GlobalSecurity, John Pike indicó en Junio del 2002 que los conductos de combustible tenían una vida, “se supone que no se rompen y de ser así podría suceder algo terrible”. Nadie de los responsables de los transbordadores parecía apostar demasiado por la seguridad ,futuro e integridad de sus tripulantes espaciales de cara a misiones futuras…

Un dato curioso estudiado por la NASA es que de los primeros veintitrés astronautas lanzados al espacio de nacionalidad norteamericana veintiuno de ellos eran hijos únicos o primogénitos y que la hora en la que el “Columbia” estalló se ajustaba con la misma en la que uno de los aviones de la tragedia del World Trade Center de Nueva York impactaba contra una de sus famosas torres el fatídico 11 de Septiembre.

“¡Nos quemamos, sacadnos de aquí!”, repitiendo esas palabras despertó un joven neoyorkino sudoroso e inquieto. Aquel sueño fue profético, en esos mismos momentos del año 1967 los astronautas del “Apolo 1”, Grissom,White y Chaffe gritaban: “¡¡¡Fuego, huelo a fuego!!!”, “¡Nos quemamos, sacadnos de aquí!”, un cortocircuito provocó un incendio que asfixio a sus tres ocupantes en el módulo de pruebas, ¿simple casualidad o sueño profético?

Otro dato curioso que quizás pocos lectores conocen son las diferentes pruebas de transmisión telepática que se realizaron a bordo de la misión del “Apolo 14”. Pese a que la Parapsicología no es disciplina acogida por la Ciencia, la NASA, la CIA y el gobierno norteamericano decidieron llevar a cabo dichos experimentos, para ello contaron con los servicios del sueco Olof Jonsson y el propio astronauta E.D. Mitchell estuvo asesorado por el no menos conocido Joseph B. Rhine, profesor de la Universidad de Duke y experto en temas parapsicológicos. Al regresar la misión “Apollo 14” a Tierra el doctor Rhine evaluó los resultados junto al doctor Karl Osis de la Society for Psychical Research de Nueva York. En dicha evaluación se comprobó un índice de aciertos elevados que descartaba el factor suerte…

Pero volviendo a la última tragedia sufrida por la NASA y encarnada en el transbordador “Columbia”, el ingeniero de la agencia aeroespacial norteamericana Don Nelson ,y basándose en la reducción del presupuesto para la seguridad de los transbordadores escribió una carta al presidente de los EE.UU. vaticinándole una futura tragedia espacial si no se subsanaban esas deficiencias… el señor George W. Bush ni siquiera leyó la misiva del preocupado ingeniero.

Curiosamente la única constancia escrita que tenemos en la que se habla abiertamente de una tragedia “espacial” nos llega de la mano de Jenny Randell quién soñó como el transbordador “Challenger” explotaba pocos minutos después de despegar al incendiarse uno de los depósitos, posteriormente otros declararían haber tenido esos mismos sueño y se formó una especie de oficina de premoniciones donde se vieron recogidos estas experiencias en torno a la explosión, tragedia y muerte del “Challenger”.

Comprobamos capítulo tras capítulo de este libro como las grandes tragedias de nuestro siglo XX y del actual tienen en su mayoría una causa , una explicación y también ,como todas ellas, tienen un componente paranormal que hacía presagiar dicha tragedia, en muchas de ellas encontramos que el Hombre es aún incapaz de reconocer su propia ignorancia y sigue desafiando a las leyes naturales y a la Naturaleza. El Progreso tiene un precio que se paga y se ha pagado siempre en forma de vidas humanas… jamás sabremos si mereció la pena tanto o tan poco por conseguir los sueños de grandeza del ser humano. El Tiempo y la gloria del triunfo entierra y relega al olvido el nombre de los caídos en pro del avance de ese progreso, pero la Ciencia hoy sabe que su evolución no hubiera sido posible sin el sacrificio de estos héroes casi anónimos que pagaron el esfuerzo con su propia vida.

Anuncios
 

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: