RSS

ATERRADORA SESIÓN DE OUIJA EN LA SIERRA DE GRAZALEMA

07 Ago

Por: Jose Manuel García Bautista

ATERRADORA SESIÓN DE OUIJA EN LA SIERRA DE GRAZALEMA

En ocasiones lo que comienza como una simple diversión puede acabar en tragedia o, cuando menos, en un susto para recordar toda la vida.

Eso es lo que le ocurrió a un grupo de amigos que decidió ir a pasar un fin de semana en la Sierra de Grazalema. Allí habían alquilado una cabaña rural y las tres parejas decidió “romper las reglas”. Todo discurría con normalidad en aquel bello entorno natural, buena compañía, buena conversación y muchos “chismes”, buena cena y algo de diversión.

Llegada la noche vieron una película de miedo, pese a que las chicas no deseaban verla era una de las que habían alquilado, su título “Ouija”, que no pasará a la Historia del Séptimo Arte, que les impactó. Pese al miedo que les infundió uno de los jóvenes decidió ir un paso más allá: “¿y si hacemos una sesión de ouija?”. Las chicas se miraron con aire de reproche pero ellos, los chicos, pensaron que era buena idea: “venga, si no va a pasar nada, eso es un juego, una tontería”. Y así comenzó lo que iba a ser una experiencia inolvidable…

Cortaron un folio a trocitos y pusieron cada letra del abecedario en cada uno de aquellos papeles, estaban también los número, “si”, “no”, “hola” y “adiós”. De master utilizaron un vaso “de chupito” que había en la casa y asi comenzó aquella sesión.

Pronto resonó un “¿Hay alguien aqui?” y el vaso permanecía inamovible, Irene espetó: “esto es un rollo”, y el vaso se movió hacía el “no”. Todos se miraron sorprendidos y siguieron preguntando: “¿Como te llamas?”,”Como te mataron?”, “¿Donde estás?” y todo tipo de preguntas. Pero la situación se puso más tensa cuando una chica pidió una prueba de aquella presencia. Entonces la luz parpadeó, dijo de nuevo: “¿puedes volver a hacerlo?” y aquella luz volvió a pardear. Rizando el rizo dijo: “¿Puedes apagar la luz tres segundos y encenderla?” y la luz hizo lo que se le indicó. Comenzaron los nervios y los gritos. Uno de los jóvenes se retiró del juego y otro le decía: “gallina, todo esto seguro que lo está haciendo Enrique, que es un guasón”. Enrique, por su parte, miraba atónito y decía: “yo no estoy haciendo nada”.

Entonces una de las chicas comenzó a tirar los papeles mientras decía: “ya se ha acabado el juego”. Enrique le dijo: “no has debido cerrar así la sesión”. Mientras el resto trataba de animarse con algunas bebidas.

Pasaron apenas 20 minutos cuando comenzaron a sentir como si alguien aporreara la puerta, salieron a ver pero no había nadie, mientras en el interior descendía la temperatura y sentían como si alguien hubiera dentro, sentían su respiración.Irene dijo que allí había alguien mientras todos, asustados, no sabía como reaccionar. De repente se fue la luz, quedaron a oscuras entre gritos y alguna lágrima. En el exterior seguían los porrazos y un hecho que les dejó boquiabiertos: los coches comenzaron a tocar su bocina y a encender las luces mientras ellos, incrédulos y temerosos, se encerraron en una habitación y no quisieron salir en toda la noche mientras que Enrique reprochaba: “no hemos debido hacer la ouija”.

Al salir al salón parecía que “había pasado un huracán”, todo revuelto, todo en un estado de caos. Recogieron como pudieron, comprobaron los coches y se fueron de allí temiendo haber despertado una fuerza que no saben detener.

Copyright © Jose Manuel García Bautista 

Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin autorización expresa del autor bajo penas según dispone la Ley vigente.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: