RSS

Archivos diarios: septiembre 11, 2016

MISTERIOS DEL 11-S

MISTERIOS DEL 11-S

Por: Jose Manuel García Bautista

(Extracto libro “Las Lágrimas del Tiempo”, © 2010)

Muchas fueron las profecías y vaticinios que comenzaron a circular por todos los medios de comunicación del mundo. Las más popular fue aquella que en la que Nostradamus –presuntamente-, en una de su famosas cuartetas, profetizaba el acontecimiento del 11 de Septiembre en Nueva York , decía así:

“En la ciudad de Dios habrá un gran trueno.
Dos hermano destruidos por el Caos.
Mientras la fortaleza resiste
El Gran Líder sucumbirá
La Tercera Gran Guerra comenzará cuando la Gran Ciudad arda”

-Nostradamus 1654 (?)-

Pero la falsedad de esta quedó pronto al descubierto, simplemente revisando las famosas profecías del científico francés se descubrió que esta cuarteta jamás fue escrita por él. Su autor real fue un estudiante llamado Neil Marshall de la Brock University de Canadá, las primeras cuatro frases pertenecían a un estudio realizado por este joven llamado “Nostradamus: un análisis crítico”, la última frase fue añadida por algún malintencionado. El estudio decía: “Pongamos que hago mil profecías bastante abstractas como por ejemplo: “En la ciudad de Dios habrá un gran estruendo, Dos hermanos destrozados por el Caos, Aunque la fortaleza resiste, el gran líder sucumbirá”. Analizando esto, por ejemplo, ¿qué quiere decir “la ciudad de Dios”? Podría ser La Meca, Medina, Roma, Jerusalén, Salt Lake City u otra ciudad santa dependiendo de la religión de cada uno. ¿Qué significa “estruendo”?, ¿una tormenta?, ¿una guerra?, ¿un terremoto? Hay muchas cosas que lo pueden causar. Hay muchos “dos hermanos” en el mundo y la fortaleza, ¿qué aguantaría?, ¿asedios, hambrunas, etc? ¿Qué gran líder? ¿Cómo sucumbiría? ¿Por qué motivo?”. Este sería un extracto del estudio en el que el estudiante trataba de demostrar la ambigüedad de algunas profecías. Otro hecho que indica la falsedad de la misma es que Nostradamus murió en 1566 por lo que difícilmente podría haber escrito esta profecía en el 1654.

La profecía más cercana a una interpretación premonitoria sobre los acontecimientos del 11 de Septiembre escrito por el profeta de Saint Remy, Michel de Nostredame, las encontramos leyendo lo siguiente:

Centuria I, LXXXVII

“En el nososego fuego del centro de la tierra,
Hará temblar alrededores de ciudad nueva
Dos grandes rocas largo tiempo harán guerra,
Luego Aretusa enrojecerá nuevo río”.

XXIV

“En la ciudad nueva pensativo para condenar.
El pájaro de presa al cielo acaba de ofrecerse:
Después de la victoria a los cautivos perdonar.
Cremona y Mantua grandes males habrán sufrido”.

XCVII

“Cinco y cuarenta grados cielos arderá,
Fuego acercándose a gran nueva,
Al instante gran llama esparcida saltará,
Cuando se quiera de Normando hacer prueba”.

Surgieron nuevas profecías falsas entre ellas destacamos otra que decía: “En el día 11 del noveno mes, dos pájaros metálicos chocarán contra dos altas estatuas en la ciudad Nueva… y pronto después será el fin del mundo”. No se conoce su autor ni su fecha, todo hacía indicar que era otro Hoax, otro engaño, otro bulo más que se aprovechaba de las trágicas circunstancias.

Otros famosos falsos mensajes e informaciones que circulaban por medios de comunicación y la red (Internet) decían que los trabajadores de las Torres Gemelas habían sido advertidos 45 minutos antes del primer impacto vía teléfono y que la amenaza no fue tenida en cuenta o que la famosa Abadía de Westminster también había sido atacada por un avión suicida e incluso que más aviones estaban secuestrados en el aire dispuestos a estrellarse contra sus indeterminados objetivos…

En la CNN aparecieron un grupo de palestinos celebrando la caída de las Torres Gemelas, la misma cadena se precipitó en emitir un comunicado en el que se comentaba que las imágenes pertenecían al año 1991 y no al 2001, al parecer los palestinos celebraban la invasión de Kuwait.

Otros hicieron correr el rumor de que este hecho fue vaticinado en el famoso y perdurable “Tercer Secreto de Fátima”… otra falsedad más que sumar a los acontecimientos en torno a esta tragedia.

Hubo otros fraudes entre los que tuvo mucho eco las fotografías de un falso OVNI retocado vía informática, con ayuda del programa Adobe Photoshop, en el escenario del desastre. Algunos estaban fascinados contemplando al supuesto No Identificado en aquel lugar sin notar lo más evidente: era un fraude.

Si hubo otros videntes y profetas que parece que tuvieron predicciones más acertadas en torno a lo que sucedería en un futuro -con respecto a su época- en Nueva York. Ellen G. White -quién también profetizó el terremoto de San Francisco de 1906- tuvo en 1904 dos claras visiones, vio como eran construidos por el hombre dos megalíticas construcciones símbolos del poder y vio como eran destruidas, se incendiaban y se derrumbaban: “una palabra del señor y estas grandes estructuras caerán en pedazos y quedarán borradas de la faz de la tierra, como si el poderoso las hubiese barrido con un gesto de su mano” comentaba la profetisa tras una de sus visiones. En 1909 la vidente volvió a profetizar: “Estando en Nueva York en cierta ocasión, se he hizo contemplar una noche los edificios, que piso tras piso se elevaban hacia el cielo. Esos inmuebles que eran la gloria de sus propietarios y constructores eran garantizados incombustibles… (joyas de los Testimonio Tomo 3) Todas las advertencias de Cristo respecto a los eventos que ocurrirán cerca del fin de la historia de esta tierra, se están cumpliendo ahora en nuestras grandes ciudades. Dios está permitiendo que estas cosas sean manifiestas para que el corra pueda leer… (carta 203- 1907) Cuando la mano restrictiva de Dios se retire, el destructor comenzará su trabajo. Entonces ocurrirán en nuestras ciudades las mayores calamidades… (3 Manuscript Release 314) Terribles conmociones vendrán sobre la tierra y los palacios señoriales levantados a gran costo se convertirán en montones de ruinas… (3 Manuscript Release 312) Dios tiene un propósito al permitir que ocurran estas calamidades. Son uno de sus medios para llamar a los hombres y a las mujeres a la reflexión… (19 Manuscript Releasa 279) El enemigo ha trabajado y todavía sigue trabajando. Ha descendido con gran poder , y el Espíritu de Dios se está retirando de la tierra (Sermons and Talk, Tomo 1, 109) La siguiente escena que pasó delante de mi fue una alarma de incendio. Los hombres miraban esos altos edificios, reputados incombustibles, y decían: “están perfectamente seguros”. Pero estos edificios fueron consumidos… Las bombas contra incendio no pudieron impedir su destrucción. Los bomberos no podían hacer funcionar sus máquinas…(Joyas de los Testimonios ,Tomo 3- 1909)”.

Durante la construcción de los grandes edificios murieron ocho personas, por ello muchos creyeron que los edificios estaban malditos y que no tendrían buen final…

Otros aseguraban que en la Biblia se encuentran pasajes que nos indican la caída de las torres y su desastre, así en las Sagradas Escrituras Bíblicas: ” vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que había alcanzado la victoria sobre la bestia y a su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios…” (Apocalipsis 15:2). Según los supervivientes y testigos de la tragedia, tras el impacto de los aviones en ambas torres se sucedieron explosiones y por el aire saltaron millones de partículas de vidrio tal y como anuncia el fragmento anteriormente citado.

“Después de esto vi otro ángel que descendía del cielo con gran poder, y la tierra fue alumbrada con su gloria. Clamó con voz potente, diciendo: ¡Ha caído la gran Babilonia! Se ha convertido en habitación de demonios, en guarida de todo espíritu inmundo y en albergue de toda ave inmunda y aborrecible, porque todas las naciones han bebido el vino del furor de su fornicación. Los reyes de la tierra han fornicado con ella y los mercaderes de la tierra se han enriquecido con el poder de sus lujos sensuales…” (Apocalispsis 18:1)

“Los reyes de la tierra que han fornicado con ella y con ella han vivido deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella cuando vean el humo de su incendio. Poniéndose lejos por el temor a su tormento, dirán: “¡Ay, ay de la gran ciudad, de babilonia, la ciudad fuerte!, porque en una sola hora vino tu juicio” (Apocalipsis 18:11), las coincidencias son manifiestas pero sujetas a interpretaciones. Muchos creyeron ver en estas dos últimas citas el anuncio de la destrucción de la Torres Gemelas en la “Gran Manzana” de Nueva York.

En el Libro de la Vida Verdadera perteneciente al Templo Evangélico también se quiso ver la profetización de este acontecimiento trágico: “así como las revelaciones se cumplen en lo material también se cumplen en lo espiritual. Ese fuego que actualmente está quemando a los hombres, no lo está haciendo únicamente en forma material, sino que ante todos los acontecimientos que se presentan frente a los ojos de la humanidad, la conciencia está empezando a ser escuchada por aquellos que están siendo purificados hasta lo más profundo de su ser, con ese fuego que surge del reconocimiento del espíritu ante las faltas cometidas… Aquellos que pasen por el fuego de la purificación, serán lo que más tarde se levanten fuertes para resistir las pruebas que aún faltan por tocar a la humanidad y para ayudarla a soportarla. Serán aquellos que comprendan que no se trata de un castigo divino y elevarán sus voces para dar gracias a Dios por la fortaleza recibida ante las pruebas. Aquellos que no entiendan el sentido de las pruebas y la razón del cumplimiento de las profecías, seguirán sufriendo las consecuencias tanto en espíritu como en materia, pensando que Dios es injusto y sin comprender que es el mismo hombre el que ha puesto la medida a su soberbia y está pagando su precio”.

Microsoft rectificó su programa “Flight Simulator 2002” para que no pareciera la zona de la tragedia en su el programa para evitar tentaciones morbosas…, e incluso el cine alteró y retrasó grandes producciones para evitar herir susceptibilidades, así “Spiderman” eliminó una de sus escenas estrellas en la que su aracnido protagonista atrapaba un helicóptero entre sus telas de araña usando como bases los famosos edificios neoyorquinos. La producción “Daños Colaterales” que versaba sobre acciones terroristas postergó su estreno hasta pasado el clamor popular de esta incalificable acción.

El grupo musical “Hip-Hop” editó su CD y debió de rectificar la portada del mismo, la razón era simple: días antes de la tragedia había diseñado una carátula en la que se veía como el World Trade Center explosionaba en su parte superior…

Benjamín Solari Parravicini fue un empleado de banca y pintor nacido en Corriente (Argentina) en 1898. Este señor afirmaba ser llevado a pintar por una misteriosa fuerza que realizaba dibujos usando su cuerpo, misteriosos representaciones dotadas de un texto breve y explicativo. En 1939 pintó un extraño dibujo partido en la que decía que un gran símbolo de Nueva York recibiría dos impactos…: “La libertad de Norteamérica perderá su luz. Su antorcha no alumbrará como ayer y el monumento será atacado dos veces”.

A nivel informático también hubo sus profecías de forma que si tomamos las iniciales de New York City (NYC) y las pasamos al tipo de letra Wingdings tendremos una calavera, la estrella de David y un pulgar hacia arriba…

El profeta español Guillermo Rodríguez, que nos ha acompañado en otras páginas de este libro, basaba sus predicciones en la influencia de los ciclos de la luna estableciendo una relación entre terremotos, y volcanes en la tierra y las nubes en el medio gaseoso perfeccionando así las teorías del polaco Kordilewsky. Guillermo pensó que cuando las nubes de polvo pasan entre el Sol y la Tierra el viento solar precipita las partículas de polvo sobre zonas de la tierra donde se producen desastres atmosféricos y terremotos… Estableció paralelismos entre todo tipo de desastres y comprobó que había una carencia de 18,6 años y sus múltiplos siendo una cifra clave la de 224 años. Sea como fuere la teoría del Sr. Rodríguez fue acertada en determinados acontecimientos, entre ellos uno que decía que cumpliendo esos mismos ciclos sobre el 6 de Septiembre de 2001 un avión de pasajeros podría estrellarse y causar una catástrofe, la predicción se consideró aproximada y acertada con respecto al amargo trago que vivió el mundo en aquellas fechas.

A modo anecdótico decir que uno de los entrenamientos de los servicios de seguridad de la Casa Blanca consistía en simular una amenaza terrorista en la que un avión comercial cargado de explosivos se desviaba del Aeropuerto Nacional de Washington para un choque contra la casa presidencial…

El periódico israelí Yadiot Ahranot comentaba en sus páginas que la novela “Operación Hebrón” centraba su acción en un ataque terrorista a las Torres Gemelas, el Pentágono, el Capitolio y la Casa Blanca…, el libro fue escrito por un ex-agente del Mossad que decía inspirarse en informes preventivos de la CIA y del propio Mossad.

La comprensión humana no llega a veces al entendimiento de que hay ciertas personas que pueblan este nuestro mundo con el poder de estar dotados para predecir o intuir acontecimientos futuros de diferente índole. A muchos kilómetros de distancia del lugar donde se desarrolla una tragedia una persona sueña con ese mismo acontecimiento, un niño llora en la soledad de la noche por su padre o un familiar que ha fallecido pero que nadie aún lo sabe, un escritor redacta un libro en el que narra una tragedia venidera con los suficientes puntos en común como para no creer en la fuerza de la casualidad o en épocas pasadas, profetas y videntes, vaticinan desastres, tragedias o calamidades contemporáneas a nuestro tiempo describiendo hechos desconocidos para ellos… ¿Es posible predecir el futuro? A ciencia cierta no lo sabemos, solamente que desconocemos el verdadero potencial de la mente humana y su capacidad de proyección e influjo… Tal vez eso que hoy es visto como una “locura” mañana forme parte del vivir normal de una futura Humanidad.

(Extracto libro “Las Lágrimas del Tiempo”, © 2010)

Anuncios
 

11 de SEPTIEMBRE DE 2001: LA TRAGEDIA DE LAS TORRES GEMELAS N.Y.

11 de SEPTIEMBRE DE 2001: LA TRAGEDIA DE LAS TORRES GEMELAS N.Y.

Por: Jose Manuel García Bautista

(Extracto libro “Las Lágrimas del Tiempo”, © 2010)

A comienzos del siglo XXI el horror se apoderó del mundo ante el estupor que estaba viviendo… Un atentado terrorista había golpeado el corazón de los Estados Unidos y el de todos los ciudadanos del mundo. Dos aviones comerciales suicidas, cargados con un total de 266 pasajeros, se estrellaron previa e intencionadamente contra un símbolo de la nación americana: las Torres Gemelas en Manhattan (Nueva York), como consecuencia de este atentado terrorista el edificio 7 del World Trade Center quedaría destruido. Los aparatos pertenecían a las compañías aéreas American Airlines -vuelo 11 que cubría ruta entre Boston y Los Ángeles, con 81 pasajeros y 11 tripulantes a bordo- ,que impactó contra la torre norte, y la United Airlines – vuelo 175 que cubría el mismo trayecto y llevaba a bordo 56 pasajeros y 9 tripulantes- que hizo lo propio contra la torre sur. Ambos aviones eran del modelo Boeing 757 y estaban cargados de combustible, se les consideró como dos bombas volantes… A las 8:45 h (14:45 h. en España) el primer avión se incrustaba a unos 20 metros por debajo de la última planta de la torre norte, dieciocho minutos después el segundo avión chocaba contra la planta 30 de la torre sur… los hermosos edificios comenzaron a sentir próxima su destrucción. Posteriormente otros dos aparatos se estrellarían contra el Pentágono en Washington, un vuelo de la American Airlines – 77 con 58 pasajeros a bordo y 6 tripulantes que cubría trayecto entre Washington y San Francisco-, y otro en Pensilvania -United vuelo 93 con 38 pasajeros y siete tripulantes con ruta entre Nueva Jersey y San Francisco-. Inicialmente se cifraron las víctimas en 10000 pero la misma fue disminuyendo conforme pasaba el tiempo y se iban tranquilizando los ánimos. Intervinieron los policías y bomberos de Nueva York, los heridos fueron trasladados a 170 hospitales en un radio de 50 kms. de la ciudad de los rascacielos. 1500 personas fueron evacuadas en ferry hacia Staten Island y muchos miembros de los cuerpos de salvamento y seguridad murieron en las operaciones de rescate de los que aún permanecían atrapados entre las ruinas de las Torres Gemelas.

Habitualmente en las Torres Gemelas trabajaban unas 50000 personas repartidas entre las más de 200 empresas existentes en los edificios. Eran visitados por unos 1000 turistas diarios .

La confusión reinaba con respecto a lo ocurrido y el Ejército decidió clausurar todos los aeropuertos y el espacio aéreo norteamericano. No se sabía exactamente lo ocurrido, sólo que dos aviones impactaron contra las “Twin Towers” neoyorquinas, momentos antes del choque del primer avión contra la primera torre se informó desde el aparato sin mencionar ninguna circunstancia extraña o secuestro aéreo. Sin embargo la azafata Barbara Olson llamó desde su teléfono móvil a su marido comentándole que el vuelo había sido secuestrado por terroristas y que habían sido obligados a colocarse al final del aparato, los secuestradores- terroristas iban armados con cuchillos y otros objetos punzantes.

Tras los atentando compareció el presidente norteamericano George Bush prometiendo hacer justicia contra los responsables del atentado brutal que golpeó a su nación, el avión presidencial, el Air Force One, era el único con permiso para volar espacio aéreo estadounidense así como los numerosos cazas de combate que comenzaron a surcar sus cielos. Entre tanto Nueva York vivía sumida dentro de la más profunda y cruel de las pesadillas.

La emisora de televisión de los E.A.U. (Emiratos Árabes Unidos) emitió un comunicado por el que la organización palestina DFLP se atribuía el atentado, pero la información fue desmentida poco tiempo después por la misma organización. Si se comenzaban a conocer detalles: “había sido un ataque terrorista con pilotos suicidas los cuales habrían sido previamente entrenados para un vuelo manual en tierras americanas”. Esta información se puso en entredicho desde el propio colectivo de pilotos aéreos ya que era muy cuestionable que personas con poca experiencia en vuelos de aviones comerciales de gran tamaño pudieran realizar tal maniobra con sólo haber practicado con pequeñas aeronaves como lo puede ser un Cessna. Los 757 pesan unas 200 toneladas y volar a tan baja altura e impactar con un objetivo como las Torres Gemelas escapaba del propósito de cualquier piloto inexperto. La posibilidad mejor contemplada es que los sistemas de vuelo fueran reprogramados por personal entendido en esta materia y que los ordenadores de a bordo hicieran el resto del trabajo siendo controlados los pilotos secuestrados por los terroristas que velarían por el éxito de la misión. Esta teoría se vio avalada posteriormente por Rudi Dekkers – propietario de una escuela de vuelo en Venice (Florida)- quién en declaraciones al diario The Independent declaró que los terroristas identificados como “Mohammed Atta y Maruan al Shehhi tomaron clases de vuelo durante cinco meses a bordo de avionetas Cessna y Piper Cessna”. El piloto comercial Ishaq Kuheji comentaba en el diario The Gulf News ,de Bahrein, que no creía que los terroristas fueran capaces de pilotar un 757 con ese grado de precisión y que debía de haber sido un atentado programado.

Las investigaciones seguían y todo parecía indicar -como más tarde se confirmó- que la organización terrorista Al-Qaiída que lideraba el multimillonario Osama Bin Landen era la responsable del atentando. Se da la circunstancia que este terrorista fue formado por la propia CIA para la lucha mujaidi en Afganistán contra la ocupación rusa en la década de los 80.Inicialmente financiaba a los mujaidies y posteriormente se convirtió en su líder recibiendo apoyo económico de la CIA a través de los presupuestos de ayuda aprobados por, primero, Stansfield Turner y más tarde por William Casey durante el mandato de Ronald Reagan. El terrorista veía en los famosos edificios un símbolo del poder económico norteamericano que identificaba con el imperialismo y creía que su destrucción era un golpe tremendo a la moral americana y a la economía mundial…y no se equivocaba.

El 27 de Septiembre de 2001, el ex-alcalde de Nueva York, el señor Giuliani informaba de una cifra de 12000 personas desaparecidas, pero a medida que se realizaban las acciones de búsqueda y desescombro se vio reducida hasta, fnalmente, 2800 fallecidos, siendo 1024 identificados mediante técnicas de ADN.

Otro misterio posterior lo conformaría el supuesto avión que se estrelló contra el Pentágono, y decimos supuesto ya que no se vio ningún avión chocar contra el edificio gubernamental estadounidense ni se encontraron restos del avión ni nada que hiciera indicar que allí se había estrellado una aeronave de esas características. Las cajas negras, supuestamente encontradas, estaban borradas debido a las altas temperaturas sufridas (?)…

Algunos piensan que el atentado era conocido por las altas esferas americanas, no se sabía a ciencia cierta que iba a suceder ni donde pero un hecho anecdótico nos llama a la reflexión: ¿qué hacían las bases aéreas americanas de Europa en alerta máxima el 11 de Septiembre desde las 11:05 h.? Nadie ha contestado al respecto.

Las Torres Gemelas fueron creadas durante el plan de remodelación de Manhattan quedando inauguradas en 1970 y siendo una idea de un grupo de empresarios entre los que destacaba David Rockefeller su hermano Nelson -gobernador de Nueva York-. Medían 415 metros de altura distribuidos entre 110 plantas, 100 ascensores, 45000 ventanas que daban al edificio una apariencia monumental de acero, hormigón y cristal. En la planta 107 existía una plataforma panorámica de la ciudad y era la cuarta atracción de la ciudad tras el Museo Metropolitano de Arte, la estatua de la Libertad y el Empire State Building. Eran un símbolo económico y daba un toque de elegancia a la “gran Manzana” junto al Empire State y otros edificios significativos. Se le calificó como “un montón de bloques de Lego” en su proyecto original pero al final todos quedaron asombrados por la faraónica obra cuyo costo superó los mil millones de dólares de la época.

(Extracto libro “Las Lágrimas del Tiempo”, © 2010)

 

LA LEYENDA DE LA SUSONA

Por: Jose Manuel García Bautista

LA LEYENDA DE LA SUSONA

En el barrio de Santa Cruz encontrábamos, antaño, una calle de tétrico nombre: «calle Muerte, hoy Susona», y es que ese nombre es el evocador recuerdo de una grave traición y una tragedia. Read the rest of this entry »

 

PERSONAJES DEL ESPIRITISMO SEVILLANO

PERSONAJES DEL ESPIRITISMO SEVILLANO

Por: Jose Manuel García Bautista

Con el carácter innovador de aquellos que se adentran en lo nuevo surgieron nuevas vías de comunicación son todos aquellos interesados o seguidores. En Sevilla se inició una Sociedad Espiritista con el periódico “El Espiritismo”, segundo de los periódicos publicados en España y uno de los mejores escritos. Fruto de todo ello renació la “Sociedad Espírita” de Cádiz y se crearon otras en Andalucía y Extremadura, en Barcelona, por ejemplo, apareció la “Sociedad Barcelonesa de Estudios Psicológicos” con su “Revista Espiritista”, fundada por José María Fernández Colavida, traductor de Kardec, y en aquellas mismas épocas se creó en Tarragona el Centro “Fraternidad humana”, de Miguel Vives.

”El Espiritismo”, fundado por Francisco Martí en Sevilla en 1869 hasta 1878 siendo pionero en escritos espiritistas. Era quincenal y tenía una sección doctrinal con disertaciones espiritistas, su administrador fue el no menos conocido José Gómez.

Llegó la restauración de la monarquía quien jugó un papel determinante contra el espiritismo. Por contra Huelbes y Torres Solanot publicaron artículos de propaganda en “El Globo” y “La Tribuna”. En Sevilla, en 1879 Julio Fernández Mateos, antiguo seminarista, editó “El Espiritismo” y dos años después “El Faro” uno de los mejores periódicos de la escuela espiritista, por todo ello y por sus ideas Fernández Mateos padeció prisión, multas y destierro, fue condenada esta revista por altas jerarquías de la Iglesia en nuestra ciudad. Por desgracia ninguna de estas revistas tenían más de una década como tiempo de supervivencia, perdiéndose mucho de aquel espíritu innovador por buscar, por encontrar, por explicar… La semilla del conocimiento seguía sin poder estar al alcance de cualquiera en la España y la Sevilla de la época.

En algunos de aquellos espiritistas sevillanos se desprendía un sabor por lo bíblico, al estilo de los pastores evangélicos, no obstante muchos de ellos desprendían una gran hostilidad con el los espiritistas, como el pastor Manrique Alonso Lavalle que además era masón y dirigía el la revista masónica “El Taller” en Sevilla. Según Gabino Fernández Campos en su obra “Reforma y Contrarreforma en Andalucía” Lavalle sufrió el desafío de la revista “El Faro” de una agria polémica y Lavalle hizo lo propio desde “El Mensajero Cristiano”.

Como hoy en los partidos políticos pues en aquella época también había tránsfugas como el caso de Nicolás Alonso Marselau que pasó de seminarista católico a rabioso pastor protestante, posteriormente fue anarquista y dirigió el periódico ácrata “La Razón” de Sevilla, finalmente acabó sus días como monje trapense…nos preguntamos: ¿tendría las ideas claras? Bueno…”en la variedad está el gusto”. Pudo haber sido incluso espiritista.

El periódico “El espiritismo” se fundó en 1879 y fue dirigido por Juan Rocaful, era un periódico de corte filosófico- científico –literario y de carácter semanal, se confeccionaba en la calle Sierpes 19 y como curiosidad baste decir que fue prohibido por el Arzobispo de Sevilla el 26 de Enero de 1880.

La revista “La Cruz” fue fundada en 1853 por León Carboneras y fue la réplica oficiosa de la Iglesia en Sevilla contra el espiritismo, sus batallas fueron tan crueles como despiadadas, pero no pasaban más allá de los márgenes de la misma, todo quedaba dentro de la propia revista.

Muchos de aquellos espiritistas del siglo XIX sevillano lo eran también de órdenes masónicas existiendo miembros comunes de sociedades espiritistas y logias masónicas. Destacaban “El Gran Oriente Nacional de España” que tenían en Ramón María Calatrava a su Gran Maestre, rígidos y severos poco tenían que ver con el “Gran Oriente de España” del financiero Carlos Celestino Magnan y Clark como Gran Maestre, más democrática y aperturista, si embargo y pese a sus diferencias ambos se unieron el 4 de Abril de 1888. Años antes, en 1881, se constituyó la Confederación Masónica del Congreso de Sevilla que originaría la “Gran Logia Simbólica Independiente de España” a la que se anexionaron muchas de las logias pertenecientes al “Gran Oriente Lusitano”. De entre las personalidades masónicas de Sevilla destacaba con fuerza Vicente Santolino, a su vez presidente de la “Sociedad Espiritista Española”, que también era masón como lo fue Braulio Ruiz y Ruiz que posteriormente fue Gran Presidente de la “Gran Logia Simbólica Independiente Española de Sevilla”. Y así, entre extrañas mezcolanzas y contactos con el más allá el siglo XIX llegó a su fin, el XX traería dos guerras mundiales que acabarían con muchos de los vestigios espiritistas que aún mantuvieron la llama de la vida y del asociacionismo. Atrás quedaron horas se sesiones mediúnmicas, mesas giratorias, mensajes del más allá y una clave cierta tras todo ello: vida después de la muerte. Ese era el reto y esa es la esperanza, hoy, mañana y siempre.

 

ESPIRITISMO HISTÓRICO

ESPIRITISMO HISTÓRICO

Por: Jose Manuel García Bautista

El amigo lector que lea estas líneas quizás piense que podemos comenzar a hablar en este momento, mientras le acompañamos por las calles de Sevilla, del incógnito mundo de lo irreal y ficticio de la viciada visión que del término espiritistas tenemos a través de los diferentes medios de comunicación que tras él esconden tarotistas, teleadivinadores y todo suerte de personas dedicadas al oscuro negocio de la futurología. Pero el propósito es bien diferente. El propósito es mostrarle un poco de los inicios del espiritismo en Sevilla y que era ese movimiento surgido a mediados del siglo XIX y que tuvo tantos adeptos en el mundo y que aún tiene.

¿Y qué es el espiritismo? Pues es difícil la pregunta pero habría que comenzar indicando a nuestro acompañante ávido de conocimientos que todo comienza con dos hermanas norteamericanas, las hermanas Fox, quienes comenzaron a tener extraños contactos en su hogar. Esos contactos decían hacerlos con personas que ya había fallecido. Si eran ciertas sus experiencias estaríamos hablando algo así como tener comunicación directa con aquellas personas que ya han dejado el mundo de los vivos. Vivían en Hydesville, en Nueva York, y sucedió un 31 de marzo de 1848. En esa fecha extraños ruidos se apoderaron de la casa de madera que tenían por hogar, eran golpes y la familia pensó que aquella casa debía tener uno de esos inhóspitos e incómodos habitantes invisibles de los que hemos hablado en las casas encantadas. Margarita y Catherine cierta noche escucharon uno ruidos y trataron de comunicarse con aquel ser imitando ese mismo sonido. Se estableció un extraño juego de diálogos y sonidos, se convirtió en algo habitual, se fue convirtiendo en algo cada vez más complejo creando hasta un alfabeto y cuando aquella comunicación fluida era considerada casi de la familia el contacto desveló que se trataba de un buhonero fallecido en aquella casa. Había sido asesinado y enterrado allí mismo. Tras esto las hermanas Fox se hicieron mundialmente famosas. Daban o hacían sesiones espiritistas allá donde las llamaran y sin embargo algo vino a enturbiar este primer diálogo entre un lado y el otro: las hermanas Fox admitieron haber cometido fraude. Al parecer los golpes los provocaban con una rara habilidad en los dedos de los pies, según Margarita Fox: “Los golpes se producen con las puntas de los pies. Hay que utilizar todos los dedos. Después de practicar durante casi una semana, con Catherine al lado enseñándome, también yo fui capaz de producir estos golpes”. Con posterioridad se retractaron de ello pero la sombra de la duda ya estaba .Según las hermanas fueron presionadas por “altas jerarquías de la iglesia católica que hicieron todo lo que pudieron para que entrara en un convento». Y tras todo esto estamos como al principio. No obstante el movimiento espiritista ya se había reproducido por otros países del mundo y su freno era imposible, verdad o no ya era irremediable. Otras personas afamadas como Horace Greeley, admitían la veracidad del fenómeno y expresaban: “Sea cual sea el origen o la causa de los golpeteos, lo que es un hecho es que las señoritas en cuya presencia se dan estos ruidos no los producen. Las señoritas afirman haber sido informadas de que esto no es más que el comienzo de una nueva era, en la cual los espíritus encarnados estarán más estrecha y claramente conectados con aquellos que han adquirido inmortalidad… De todo esto no sabemos nada, ni podemos aventurar nada. Pero si nos limitáramos a escribir las preguntas que hicimos y las respuestas que obtuvimos durante una sesión, se nos acusaría de haberlo hecho adrede para apoyar la teoría que considera estos fenómenos como manifestaciones de espíritus difuntos”.

Curiosamente en 1904, una de las paredes de su casa de Hydesville se derrumbó y se descubrieron los restos de un cadáver. Nunca se supo si fue aquel buhonero pero casualmente se encontraron en el hogar de los Fox donde medio siglo antes habían vivido estas dos precursoras del espiritismo. En 1904 las hermanas Fox habían muerto, no vivieron para ver ese momento.

Un movimiento tan singular sería llevado al París de 1854, en ella, el profesor y pedagogo Hipólito León Denizard Rivail (Allan Kardec) iba a ser figura clave y tanto llamó su atención que dedicó su vida al estudio de este tipo de fenómenos paranormales, interesándose especialmente por las «mesas giratorias, una suerte de “mesas parlante”. Las explicaciones encontradas a estos fenómenos y la filosofía que creó en torno a los mismos sentaron las bases del espiritismo. Esas bases nos dirían que “las religiones son incapaces de mejorar a los hombres en un sentido moral dado que son instituciones falibles, producto de la propia falibilidad humana. La ciencia, al mismo tiempo, al haber evolucionado y alcanzado gran prestigio en la sociedad a través de los adelantos tecnológicos, sanitarios, económicos, contribuye a aumentar la incredulidad de la gente en la espiritualidad. Esta «tendencia indeseable», debía ser revertida mediante un nuevo paradigma para entender la realidad. Sus características principales serían la de proporcionar acceso al conocimiento para toda las personas, limitando de esta manera los supuestos excesos de academicismo o hermetismo de la ciencia y la filosofía del siglo XIX y la relación humana con lo espiritual no necesita ninguna mediación institucional. Una espiritualidad natural es suficiente y es más apropiada para la realización humana”. Todo ello hizo que 1857 fuera recordado en la historia, entre otras muchas cosas sucedidas ese año, por ver el alumbramiento de una obra mítica: El libro de los espíritus, y ese sería el comienzo de esta nueva doctrina llamada espiritismo que comenzaría a proliferar por todo el globo y que arrastraría a cientos de miles de seguidores. Allan Kardec publicaría posteriormente El libro de los médiums en1861, El evangelio según el espiritismo en 1864, El Cielo y el Infierno o la justicia divina según el espiritismo en 1865 y Génesis, los milagros y las profecías según el espiritismo en 1868. En 1858 fundó la Revista Espírita que dirigió hasta el momento de su muerte en 1869.

Sería difícil concretar el espiritismo en una frase pero quizás la resumiría ésta: “Dios es eterno, inmutable, inmaterial, único, todopoderoso, justo y bueno, creó el universo y dios ha escogido a la raza humana para reencarnación de espíritus”.

 

LOS SUPLICIOS DE LA INQUISICIÓN

LOS SUPLICIOS DE LA INQUISICIÓN

Por: Jose Manuel García Bautista

Las armas con las que se valía el Santo Oficio en aquella casa-cárcel del castillo de San Jorge, para hacer confesar a un reo, eran variadas y a cual más cruel. Se jugaba con la psicología, enseñándole primero lo que le esperaba si no confesaba. Si no lo hacía, se pasaba a la tortura, a la garrucha que era un método contundente de dolor, ya que se ataba al acusado por los brazos y éstos a la espalda. Se elevaba al mismo hasta el techo de las dependencias y se le soltaba desde arriba. El dolor en los miembros era considerable. Si seguía sin confesar, se ataba y fijaba al acusado sobre una mesa. Inmediatamente se le ligaban manos y piernas, comenzándose a tirar de las mismas, provocando el estiramiento de los miembros y un dolor indescriptible, que le obligaba a la confesión, aunque esta fuera falsa, sólo por librarse de aquel suplicio. Era conocido como el potro y en no pocas ocasiones se descarnaba un reo. En otras, incluso se le sumaba a esta barbarie, un hierro candente que marcaba al hereje. Se les hacía pasar hambre y sed o incluso, la cura o el tormento del agua que consistía en introducir un trapo empapado en agua, en la boca del acusado, y verterle más agua sobre el rostro, lo cual provocaba el ahogamiento del mismo. La bota española era otro método, consistente en colocar unas cuñas, que llegaban hasta los tobillos, en las piernas del desdichado. Aquel torturador sólo tenía que golpear aquellas cuñas, para que se clavaran en la carne e hicieran estallar el hueso del acusado. El dolor era inhumano.

Un método más sofisticado era la pera. Se introducía por la boca, el ano o la vagina del acusado. Una vez dentro, se abrían unas púas o cuchillas, que lo destrozaban interiormente. Del desgarrador de senos no hablaremos, porque su nombre lo explica por sí sólo. El cinturón de San Erasmo era una especia de pera externa, qie se fijaba a la cintura del hereje y se le clavaban unas púas. El dolor volvía a ser extremo. En otras latitudes de la vieja Europa, las penalidades de un reo acusado de herejía no eran menores. La denominada doncella de Dusseldorf pasaría a la historia como una de las máquinas de tortura más infames, inventadas por la sinrazón del hombre. Dígannos si bajo estas formas de confesión forzada, usted no confesaría las más inverosímil y falsa de las acusaciones. Para uno de aquellos presos que esperaban su tortura en el castillo de San Jorge, la muerte era la mejor de las salidas, la mejor forma de vida.

Y es que la Inquisición, primero se encargó de encontrar sus culpables entre los judíos de la ciudad, luego organizó su particular caza de brujas y posteriormente la de protestantes o masones. De sus acusaciones no se libraron ni los propios hombres de fe, ya que clérigos o frailes también pasaron por la pira purificadora de almas, incluso de forma póstuma, dándose casos de exhumar cuerpos de cementerios como el de San Agustín (cercano al convento del mismo nombre, donde se encontraban la Milagrosa y el Santo Crucifijo), la Trinidad (en las inmediaciones del Santuario de María Auxiliadora) o San Bernardo (cercanías de la Diputación de Sevilla) para quemar a los herejes.

El mismo autor de El Quijote, Miguel de Cervantes y Saavedra, tuvo su paso por la ciudad allá por 1589. Tras actuar como comisario real de abastos (recaudador de especies) para la Armada Invencible, trabajó como recaudador de impuestos y en 1597 fue recluido en la Cárcel Real de Sevilla (en plena calle Sierpes, casi en la Plaza de San Francisco, donde hoy hay un edificio, propiedad de una entidad bancaria andaluza, asentado en el solar de la antigua cárcel, que fue derribada en 1838), allí tiene constancia de los comentarios que sobre las atrocidades de los inquisidores circulan de boca en boca. Es allí donde nace, ¿o tal vez finaliza?, aquel ingenioso hidalgo, que con sus locuras maravilló a la Humanidad literaria de todos los tiempos. Me estoy refiriendo al famosísimo libro Don Quijote de la Mancha. Y no sólo eso, Cervantes, en su discurrir por tierras andaluzas, también recogió en su obra El Coloquio de los Perros el caso de Las Camachas, de la cordobesa localidad de Montilla. En aquel lugar, se ejecutaron los autos de fe de unas desdichadas que cometieron actos de brujería, tras ser juzgadas en Córdoba el 8 de diciembre de 1572 por un tribunal que dependía directamente de Sevilla y de sus Inquisidores.

Las brujas de Montilla eran Leonor Rodríguez, llamada la Camacha, maestra de brujas, que ofrecía enseñanza en hacer el cerco o invocar al diablo, y Catalina Rodríguez que tenía visiones e invocaba a los demonios, gustaba de profanar cementerios o hacer cercos dentro de ellos, aojaba y lanzaba maldiciones. Junto a las dos anteriores y también bajo penas de herejías fueron condenadas: Mayor Díaz, Isabel Martín y María Sánchez¡, La Coja, todas ellas serían conocidas como Las Camachas. Fueron condenadas a salir del auto de fe con simbología de hechicería y a recibir cien azotes en Córdoba y otros cien en Montilla, añadiendo el destierro por diez años de esta última. Sin dudar, corrieron mejor suerte que si hubieran sido trasladadas a la Casa-Cárcel de la Inquisición, en Triana.

Según cuenta la historia de estas brujas, a su casa de la calle Tarasquilla llegó Don Alonso de Aguilar, un hacendado de la familia del marqués de Priego, buscando algún conjuro, hechizo o filtro de amor para enamorar a la bella doña Mayor de Solier. Aquella relación tuvo como consecuencia la maternidad de la joven, al parecer, por obra demoniaca de Las Camachas siendo denunciadas a la Inquisición. Como fruto de la unión de Don Alonso y Doña Mayor, nació Don Pedro Ximénez, quién sería conocido bajo el nombre de Gonzalo Fernández de Córdoba y Aguilar, llamado por su excelencia en el arte de la guerra el Gran Capitán.

Otros lugares de interés, por su relevancia con las brujas y actos de brujería, los encontramos en localidades cercanas a Sevilla, como Cantillana, Alcalá del Río o las más lejanas de Aracena o Jabugo, que aunque actualmente forme parte de la provincia de Huelva, desde el año 1255 al 1833 cuando es segregada, perteneció a la de Sevilla. Allí, siendo parte de Sevilla, encontramos el caso de María Sánchez, de quién se decía que caminaba por los tejados de las casas como un gato, en esa íntima relación de amor-odio mantenida entre las brujas y estos felinos, que invocaba al diablo cojuelo o que solía tener como punto de reunión y aquelarre, la cueva de la Notaría.

Es el legado de la brujería en nuestra ciudad, que existió y que lejos de quedar olvidado, quedan los vestigios de una huella inequívoca que une los horrores de la Inquisición, con los oscuros ritos de toda invocación al diablo, teniendo como incomparable marco, casas incógnitas a los pies de la Giralda. Si paseamos por sus calles en la cálida noche de Walpurgis, allá a finales de abril, tal vez al elevar la mirada hacía la bella torre sevillana, podamos ver a una de esas brujas, cuya alucinada imaginación la hace volar en su escoba, junto a su gato, cerca de un cielo al que tantas almas envió la justicia del Santo Oficio.

En la tierra trianera quedaría imborrable aquella inscripción que según el historiador Diego Ortiz de Zúñiga decía así: Sanctum Inquisitionis officium contra hereticorum pravatatem in hispanis regnis initiatum est Hispali, anno MCCCCLXXXI, sedente in trono apostolico Sixto IV, a quo fuit concessum, et regnantibus in Hispania Ferdinando V et Elisabet, a quibus fuit imprecatum. Generalis inquisitor primus fuit frates Thomas de Torquemada, prior conventus Sanctae Crucis segoviensis, ordinis predicatorum. Faxit Deus ut, in fidei tutelam et augmentum, in finem usque saeculi permaneat, etc. –Exurge, Domine, judica causam tuam. – Capite nobis vulpes.

Unas pinceladas históricas, misteriosas y legendarias de una etapa que no se ha de olvidar. Fueron los horrores de la Inquisición, aquella que amparada en la malentendida fe cometió todo tipo de pecados contra la misma, incluido el peor de todos: no respetar la vida. Curiosa paradoja para aquellos que decían ser los adalides del cristianismo.

 

EL TERRIBLE ASESINATO DE LAS ESTANQUERAS DE SEVILLA

EL TERRIBLE ASESINATO DE LAS ESTANQUERAS DE SEVILLA

Por: Jose Manuel García Bautista

En la avenida de Menéndez y Pelayo, un caluroso mes de julio de 1952, la ciudad despertaría bañada en sangre. No se sabrán jamás bien las razones que indujeron a aquel doble asesinato, pero lo cierto es que Matilde Silva Moreno y su hermana Encarnación perderían la vida, tal vez defendiendo la «caja» de su estanco, bajo extrañas circunstancias. Y es que aquel brutal asesinato pasaría a conocerse en el saber y la memoria popular como «el crimen de las estanqueras».

Era el 11 de julio de 195;, el estanco estaba ubicado en el número 24 de la referida calle y Matilde Silva colocaba cajetillas de rubio y de negro en su lugar. Matilde era una señora de avanzada edad, en su azarosa vida nada le haría sospechar que aquellos tres clientes que deseaban ahogar el vicio de fumar entre caladas de un cigarrillo iban a ser sus verdugos. Al pedirle el dinero de la caja, la mujer, instintivamente, comenzó a chillar; los tres individuos vieron como aquellas voces acababan con sus nervios, y uno de ellos, Juan Vázquez Pérez, la acuchilla ensañándose con ella de forma despiadada. Hasta trece puñaladas recibe aquella señora que queda en el suelo bañaba en sangre. Precipitadamente los delincuentes tratan de hacerse con el botín, pero salió Encarnación al despacho de tabaco y nuevamente Juan Vázquez asesina cruelmente, de dieciséis puñaladas, a la segunda víctima… Los cuerpos de ambas yacían sin vida en el suelo del estanco en una escena de violencia inusitada.

No fue hasta la mañana siguiente, en la que el sobrino de las fallecidas fuera a hacer una visita a sus tías, cuando se descubrió el horrible asesinato. Como pudo llamó a la Policía, que se personó en el lugar y de inmediato se dispuso una investigación para que se atrapara a los asesinos. La popularidad de las señoras que regentaban el estanco, su cordialidad y amabilidad, hizo que el pueblo de Sevilla clamara justicia y se presionara a los mandos policiales para una rápida resolución del mismo.

Sevilla hervía, había comentarios de todo tipo, se apuntaban responsables de la masacre y un soplo llegó a la Policía que parecía contener una información correcta, en él se apuntaba hacía la figura de tres maleantes que tenían como medio de vida pequeños hurtos y fracasados intentos de alistarse en la Legión. Se llamaban Francisco Castro Bueno, alias el Tarta, Juan Vázquez Pérez y Antonio Pérez Gómez. Apenas transcurridas dos semanas de aquel incidente que llenó de luto e indignación a la ciudad, los sospechosos eran detenidos el 26 de julio y sometidos al más feroz de los interrogatorios. Juan Vázquez se inculpó como responsable de las muertes de Matilde y Encarnación Silva Moreno. No habían pruebas sólidas que incriminasen a los delincuentes en el doble asesinato y los tres tenían argumentos y coartadas para el día en que se cometieron los asesinatos. Pese a todo ello los acusados fueron llevados a juicio bajo acusación de robo con asesinato encontrándoseles culpables de los mismos y siendo condenados a muerte. Pesó más el clamor popular que el peso de la Justicia.

Francisco Castro Bueno, Juan Vázquez Pérez y Antonio Pérez Gómez pasaron a disposición judicial. Se apeló la sentencia pero el Tribunal Supremo ratificaría la pena de muerte con la que fueron condenados. La sentencia se hizo práctica en 1956 y los tres acusados fueron ajusticiados teniendo como último asiento el garrote vil, un instrumento de tortura y muerte que aplastaba el bulbo o rompía la cervical con corte medular, provocaba un coma cerebral y, por tanto, la muerte instantánea. Normalmente, en la práctica, la muerte era cruel y alargaba la agonía del condenado, tan es así que en la Constitución de 1978 quedó abolido junto con la pena de muerte en nuestro país. Se cuenta que uno de los acusados, encontrado culpable de este doble crimen, juró hasta el momento de su muerte su inocencia.

En los mentideros de la ciudad incluso se apuntó en la época a la figura de un familiar como responsable de las muertes, pero esta hipótesis, que como tal recogemos, no pudo jamás probarse. Cierto o no, el peso de la Justicia había vuelto a caer ¿sobre los culpables?

 
 
A %d blogueros les gusta esto: