RSS

CASO OUIJA: ME LO DIJO LA OUIJA

07 Oct

Por: Jose Manuel García Bautista

‘Me lo dijo la ouija…”

“Me lo dijo la ouija”… Un profesor de instituto ante algo que rompería sus esquemas… Una sesión de ouija, un mensaje maldito y un suceso escalofriante, a veces la realidad supera a la ficción… Y sucedió en Sevilla “Ingresada en la UCI tras arrojarse de un trampolín a una piscina vacía” (Diario ABC), así decía la noticia publicada por el diario sevillano, pero nada hacía pensar que tras ello se escondía toda una historia escalofriante de misterio y mensajes de lo ignoto:

A B C SUCESOS DOMINGO 13- 3- 94 Sevilla: Ingresada en la UCI tras arrojarse desde el trampolín a una piscina vacía Sevilla. Efe La joven de 15 años, R. C. R. resultó gravemente herida tras lanzarse a una piscina sin agua en Sevilla y continúa ingresada en la UCI del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, informaron ayer fuentes de dicho hospital. La chica, según informaron fuentes sanitarias, se arrojó el pasado miércoles, por causas que se desconocen, desde lo alto del trampolín de la piscina vacía de la Universidad laboral de Sevilla, desde una altura equivalente a la de un cuarto piso. Según las mismas fuentes, como consecuencia de la caída, la joven sufre un politraumatismo del que se recupera en el Hospital Virgen del Rocío de la capital sevillana.

“Recuerdo que todo comenzó como un juego que terminó por engancharnos irremisiblemente, no había día que no improvisáramos un tablero ouija y ello nos llevó irremisiblemente al borde de la muerte “, eran las palabras de una de las protagonistas de aquellas sesiones tan particulares, tan sobrecogedoras y con un final tan dramático… Eran experiencias de un grupo de chicos y chicas ante su primer contacto con lo extraño. Al principio era todo algo simpático, seres juguetones; un día se les manifestó vía ouija seres que decían ser sus amantes en vidas pasadas, incluso el mismo Satanás… Sea como fuere prosiguieron los mensajes vía ouija, con Satanás, desafiándolo, insultándolo… Una chica se mostraba especialmente dura y con palabras malsonantes…

Un día, mientras estaban en clase, la chica decide ausentarse de la misma y subir al trampolín más alto, a 15 metros, allí, en el cemento, pintaron una ouija… El tablero ouija les anunció, en sesiones anteriores, que iban a morir a todo tarde o temprano… La chica dijo “si con mi sacrificio, mi muerte, puedo salvar a mis compañeros estoy dispuesta a aceptarlo, a entregarme en brazos de satanás, a suicidarme”, el tablero dice que no… El acompañante, el chico sale de la plataforma del trampolín y se queda la chica sola. La chica propone suicidarse en aquel mismo momento y el tablero dice “SI”… La chica se coloca como la figura del ángel con los brazos en cruz y dice: “este es un momento como otro cualquiera para morir, ven a recoger mi alma Satanás”, y se arroja a una piscina vacía, llena de guijarros, de cascotes… El chico miraba sorprendido, asustado, aquella escena casi dantesca… La chica había saltado al vacío estrellándose contra el suelo de la piscina vacía, desde una altura de 15 metros…

Desde la distancia, jugando al frontón, un sanitario y su compañero ven a la chica haciendo la postura del ángel, salen corriendo hacía allá pero ya había saltado… Eran las doce del mediodía.

Cuando llega le practica unos primeros auxilios, con politraumatismo, brazos y piernas rotas, dientes, su estado era muy malo… Afortunadamente el sanitario logra reanimarla mientras su compañero localiza un teléfono y avisa a una unidad médica que se persona en las instalaciones deportivas y trasladan a la chica a la ciudad sanitaria. No se había matado de puro milagro… ¿o tal vez no? Días después sus amigas van a verla al hospital y se produce en todas ellas un cuadro de histeria colectiva, hasta tal punto que una de ellas trata de estrellarse contra un muro y otro intenta igualmente suicidarse, algo ocurrió… Otra chica comienza a cambiar la voz, a cambiarle el aspecto físico y es llevada a urgencia… Lo médicos desconocían lo que ocurría con aquella joven… Los médicos estaban sorprendidos hasta que una de las jóvenes confiesa todo lo ocurrido…

La joven accidentada comienza a recibir visitas de personas extrañas, desconocidas, personas oscuras… Decían que era un espectáculo, quería exorcizar a aquella joven del mal que la aquejaba, pero los médicos les prohibieron estas visitas, otros por el contrario la comenzaron a considerar como una “elegida”…

Sorprendía que la chica no se hubiera matado… La explicación es que mientras caía la chica giró la cadera yendo a parar a un neumático de camión que amortiguó la caída… Aquel viejo neumático le salvó la vida, que luego sería recogido por los adeptos a esta sesión de ouija considerándolo como el instrumento del que se valió Satanás para conmutar su pena…

Salvó la vida, salvó su alma, pero los vestigios de ésta sesión se mantuvieron en algunos miembros del grupo que siguieron reuniéndose para hacer ouija, para invocar a Satanás, para hacer sacrificios de animales en honor a aquella entidad… Es el poder de la ouija.

De este lugar avanzamos unos kilómetros para quedarnos en la ciudad, en Sevilla. Aquí se encuentra uno de los hospitales más famosos de la capital andaluza en cuanto a fenómenos extraños se refiere durante la noche. Esta vez los afectados son los vigilantes de seguridad del antiguo centro hospitalario. Muchos son los testigos que aseguran a ver visto en el interior del lugar una monja vagando por los largos pasillos de este portentoso edificio. Y es que son muchas las noches en las que ocurren fenómenos extraños o de difícil explicación. El lugar fue escenario en el año 2.005 del rodaje de una película que trajo bastante cola. Numerosos fueron los vigilantes de seguridad y personas relacionadas con la productora que presenciaron visiones y sonidos espeluznantes.

Vamos a trasladarnos a una de esas noches oscuras en la ciudad de Sevilla. Uno de los vigilantes de seguridad se dispone a hacer una ronda por el interior del hospital. Aquí, en esta ronda nocturna, va a ser testigo de algo que le cambiara la vida para el resto de sus días. En esta madrugada comprobará lo que algunos compañeros de trabajo ya le advirtieron que le podría pasar algún día. Tan solo le separaban tres escasos metros de la puerta principal de aquel enorme hospital cuando de repente y sin motivo aparente, la puerta se abrió sola delante de sus propios incrédulos y sorprendidos ojos. Aquel primer hecho le resulto bastante extraño, aunque posiblemente con una explicación más que razonable, o no. Teniendo en cuenta que un sensor situado en una puerta solo es capar de captar una determinada altura y peso mínimo de un volumen, no es muy normal que una puerta se pueda abrir cuando separan tres metros de distancia a una persona de este sensor situado en la parte superior del marco de la puerta. Entendemos que este vigilante de seguridad quisiera no darle una explicación paranormal y que optara por quedarse con que alguna mosca o insecto hubiera pasado por delante del aparato y hubiese activado el sensor para abrir la puerta, pero no pudo ser esto lo que allí paso en realidad. Quizás, quien sabe si por algún motivo estaba siendo invitado a pasar por algún tipo de entidad invisible que lo estaba observando más cerca de lo que él se podría imaginar. Aquí quedó esta noche esta primera manifestación de algo insólito y extraño. En esta noche invernal de la ciudad de Sevilla comenzaría los sucesos paranormales a ocurrirle a este búho nocturno de la seguridad.

No pasaría mucho tiempo más cuando este mismo profesional de la seguridad viviría una horrible pesadilla en el interior del edificio Vigil de Quiñones. En otra de las muchas rondas nocturnas obligadas que tenía que hacer por el lugar, sería testigo esta vez de una extraña visión. El vigilante de seguridad de aquel edificio se adentro por las puertas del viejo hospital. Allí, con la compañía tan solo de una linterna de largo alcance especial para seguridad comenzaría la ronda por los pasillos del edificio. Siempre existen extraños ruidos en edificios de estas características. Bien por la antigüedad que tiene, bien por algunos animales que se cuelan por él, etc. Pero esta noche no sería un ruido lo que captaría la atención de aquel hombre sino una extraña visión. Pasaban las 3 y media de la madrugada y Sevilla dormía tranquilamente en sus hogares. En agente de seguridad paseaba por la tercera planta de aquel lugar. Un largo pasillo, una habitación y otra a ambos lados de él y una linterna que no llegaba a alumbrar por completo aquella enorme ala. De repente un extraño bulto captó la atención de aquel buen hombre, una especie de sombra de color negro que parecía no estar quieta, es más, según nos describía el vigilante del hospital, parecía flotar en el aire en dirección opuesta a él. Creyendo que alguien podría haber entrado en el lugar, comenzó a dar el alto a aquella extraña visita, pero no hubo resultado. Es más, aquel extraño ser flotante, fuera lo que fuera en ese momento, desapareció a escasos metros del aquel incrédulo hasta entonces, seguridad del lugar.

No solo ocurriría algo de este tipo de aquel lugar. Algunos compañeros del mismo turno nocturno del lugar, dicen haber visto una extraña presencia de una religiosa vagando por los pasillos del edificio. Una monja vestida con un hábito negro y un extraño rosario entre sus manos que parece estar todavía hoy rezando por aquellos enfermos, a los que antaño cuidaban las religiosas.

Hablábamos antes de aquellos extraños sucesos que viviría un equipo de producción durante el rodaje de una película. Concretamente es la famosa producción de “Solas” la que se rodó entre las paredes de este edificio encantado. Durante las labores de creación y grabación de alguna toma de aquellas escenas, varios fueron los hechos que ocurrieron en el lugar. Desde grabaciones psicofónicas que se registraron gracias a los potentes micrófonos de las cámaras, hasta sonidos de pasos extraños cuando no había nadie en el interior del lugar, salvó los directores de aquella película y pasando por llantos y gritos de niños que no existen en el hospital actualmente.

Actualmente siguen ocurriendo cosas en el interior del Vigil de Quiñones. Según los vigilantes de seguridad que se encuentran en el lugar cada noche se tienen que armar de valor para entrar y dar algunas vueltas por sus pasillos tétricos y cargados de energías extrañas. Son todavía testigos en cada noche de como una extraña luz parece relucir en la planta segunda, ya la conocen como la extraña luz fantasmal de la segunda planta. Cada vez que la ven y van a ver que luz es la que se han dejado encendida, al llegar justo al ala del pasillo donde parece estar aquella luminaria, se encuentran con un ala completamente oscura, sin luces ni nada que hagan reflejar aquella extraña luz.

Como en todos los hospitales del mundo, cada día se registraron muertes desde la antigüedad. Quizás por ello es por lo que en la actualidad pasan este tipo de extraños fenómenos. La aparición de la extraña monja que vio aquel vigilante de seguridad en una de sus rondas nocturnas o por ejemplo, los llantos que escuchó el equipo de producción y que a posteriori, registrarían en sus micrófonos posiblemente fueran llantos de antaño y que aún hoy siguen escuchándose en aquel complejo hospitalario.

Copyright © Jose Manuel García Bautista 

Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin autorización expresa del autor bajo penas según dispone la Ley vigente.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: