RSS

APARICIÓN DE CARRETERA EN CASTILBLANCO DE LOS ARROYOS

09 Oct

Por: Jose Manuel García Bautista

APARICIÓN DE CARRETERA EN CASTILBLANCO DE LOS ARROYOS

¿Cuántas veces nos han contado historias, casi de terror, más propias de la imaginación del narrador que de la realidad? ¿Qué sucedería si alguna de esas historias trascendiera, perteneciera a la realidad y fuera en un lugar que frecuentamos habitualmente? ¿Cuántas historias legendarias sevillanas tienen una raíz o un germen de verdad? Sería difícil separarlas y casi es mejor que permanezcan como hasta ahora: a caballo entre la leyenda y una posible realidad.

APARICIÓN IMPOSIBLE EN LA CARRETERA

A menudo solemos estar en un ritmo de vida que parece que es este el que rige nuestro destino, vivimos en un mundo con prisas en el que el ser humano parece ser un autómata con todo su tiempo predeterminado: tiempo para amar, tiempo para trabajar, tiempo para dormir… En muchas ocasiones lo que sucede a nuestro alrededor pasa inadvertido y en otras, simplemente, ante su imposibilidad, lo catalogamos como leyenda urbana. Cuando hablamos de una leyenda urbana lo hacemos pensando en un hecho, en una historia impresionante pero que no tiene un testigo definido. Parece que siempre ha sucedido a un amigo de un amigo o un amigo de un familiar, o un familiar lejano… Sin embargo hay veces que esa misma historia puede suceder a personas cercanas, de nuestro entorno. Entonces el relato cobra fuerza y veracidad.

Es lo que le ocurrió a nuestra testigo, a Verónica Whitaker, profesora de inglés, de 30 años y afincada en Sevilla. Regresaba de trabaja en su vehículo cuando circulaba por la C-433, a la altura del kilómetro 24 en las proximidades del Barranco Hondo en la localidad sevillana de Castilblanco de los Arroyos. «Regresaba del trabajo cuando me encontré con una figura en la carretera, era algo fuero de lo normal para mí. Tuve que reducir la velocidad de mi vehículo y me dio tiempo de ver cómo era una mujer que vestía una túnica negra, tenía los brazos extendidos y parecía estar en mitad de la carretera sin moverse… Tuve que esquivarla y pasar por un lado de ella, al mirar por el retrovisor ya no estaba». Y prosigue su relato: «Tengo claro que vestía una túnica negra muy larga y que de los brazos colgaba algo, otros trozos de tela, tenía el cuerpo muy elegante, muy fino (…) Sentí miedo y también escalofríos, me produjo un sentimiento de miedo, en mitad de la noche y encontrarte a alguien así en mitad de la carretera impresiona».

La profesora, al llegar al pueblo, consultó con otros vecinos acerca de su oscura visión… Sabía que estaba ante algo anormal y, lejos de denunciarlo al cuartel de la Guardia Civil, decidió investigar otros encuentros en aquel mismo lugar con otros vecinos del municipio. Se encontró con una gran sorpresa: otros vecinos habían tenido el mismo encuentro en el mismo punto kilométrico donde se toparon con aquella misteriosa aparición. «En concreto, otra vecina del pueblo tuvo un encuentro con la misma mujer vestida de negro en el mismo lugar donde yo sorteé a aquella aparición (…) Lo que más me llamó la atención es que estuviera allí, en medio de la carretera, con los brazos extendidos y vestida de negro…», repetía la profesora aún impresionada por la visión y experiencia vivida.

Tratando de sacar una lectura positiva al respecto, Verónica piensa que, tal vez, se tratara de una aparición de carretera que la quería advertir, por ejemplo, del mal estado de los neumáticos… sin querer pensar en el más allá o en la muerte.

Puntos donde se producen este tipo de apariciones en la provincia de Sevilla hay conocidos por su fenomenología. Quizás el más famoso el de la Cuesta de las Doblas, en el municipio aljarafeño de Sanlúcar la Mayor donde es famosa la aparición de la chica de rojo o chica de la curva, entronizada más con una leyenda urbana pero con tal cantidad documentada de casos que ya se puede hasta dudar que tantas personas estén equivocadas. Otro punto importante se encuentra en otra localidad del Aljarafe, Palomares del Río, donde también se aparece un misterioso personaje en una curva de cierta peligrosidad, lo mismo que en la localidad de Utrera… ¿Son solo simples apariciones? ¿Leyendas urbanas? A veces la realidad supera a la ficción y este caso parece estar llamado a ello.

En siglos pasados, remotos, nuestra ciudad, cuna de reyes y nobles familias, dio origen para otras polémicas y guerras internas tan cainitas como incomprensibles. Quizás, como fruto de todo ello, surgen relatos que tienen como protagonistas a legendarios monarcas con oscuras intenciones…

Copyright © Jose Manuel García Bautista 

Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin autorización expresa del autor bajo penas según dispone la Ley vigente.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: