RSS

Archivo de la categoría: Divulgación

Divulgación histórica o paranormal.

LOS SECRETOS DE LA VIRGEN DE GUADALUPE

LOS SECRETOS DE LA VIRGEN DE GUADALUPE

Por: Jose Manuel García Bautista

La historia de la Virgen de Guadalupe es sin duda apasionante, de aquellas que a uno le despierta los sentimientos y la curiosidad por que encierra mucho de Historia y de Misterio.

Existía en el valle de México un lugar llamado como el cerro del Tepeyac que despetaba una gran devoción religiosa. Se ubicaba, y ubica, en la ribera occidental del lago de Texcoco, donde –curiosamente- se encontraba el templo de la diosa Coatlicue o Teteoinan (madre de los dioses), también llamada Tonantzin (nuestra Venerable Madre). Recibía un gran culto y un gran número de fieles pero durante la Conquista de México por parte de las tropas de Hernán Cortés el templo fue destruido con la intención de erradicar su culto en el proceso de evangelización de aquellas tierras y de aquellos “indígenas” que sin dudas eran más civilizados que aquellas hordas invasoras. Así en su lugar, en el Tepeyac, la orden franciscana erigió una ermita hacía el año 1530. Los indígenas acudían a aquel lugar a adorar a una Virgen María (la madre de Dios, curiosa analogía con el anterior culto pagano) pintada, culto que prosiguió hasta nuestros días teniendo una gran devoción en tierras mexicanas.

Cuenta su historia que la Virgen de Guadalupe se aparece en el año 1531, coincidiendo con el décimo aniversario de la toma de México-Tenochtitlan por parte de la corona de España. Según cuentan las crónicas del “Nican Mopohua” en náhualt escrito por Luis Lasso de la Vega en ese año se produce la aparición de la Virgen en el cerro del Tepeyac, parece que pudo haber existido una remodelación de la ermita y de su imagen a cargo del arzobispo Alonso de Montúfar en el año 1555 correspondiéndose con los registros aparicionistas de la Virgen de entre 1555 y 1556, esto refrendado por lo “Diarios de Juan Bautista” y los “Anales de México y sus alrededores” .

En el siglo XVII Domingo Francisco Chimalpahin Quauhtlehuanitzin sitúa este hecho en el año 1556 de esta forma: “Año 12-Pedernal, 1556 años. Iba quedando bien doblado y fuerte el muro de piedra que daría la vuelta a toda la ciudad de México. Para la obra hicieron reunir a toda la gente de todos los pueblos del rumbo, por orden de los jefes y según disposiciones de don Luis de Velasco, Visurrey. Así pudo terminarse la muralla. También entonces ocurrió la aparición, dicho sea con respeto, de nuestra querida madre, Sancta María de Guadalupe en el Tepeyácac”.

No por fruto del azar aquella imagen mariana, y cristiana, siguió siendo llamada Tonantzin y era motivo de peregrinaciones y romerías, así los españoles decidieron llamarla como Virgen de Guadalupe, como la patrona de Extremadura, de donde procedían muchos de aquellos rudos conquistadores.

Entre tanto muchos indígenas creían que la imagen era milagrosa por que la había pintado un indígena llamado Marcos y ello, según la Iglesia, confundía al devoto… Todo estaba dentro de una lucha dentro de la “misión” evangelizadora de los franciscanos y el poder eclesiástico en las nuevas tierras del Imperio español.

Así el arzobispado de México decidió proseguir con el culto a la imagen pese a la oposición de los frailes, Francisco de Bustamante o Bernardino de Sahagún, seguían esta corriente de oposición, este último recogía en su “Historia general de las cosas de la Nueva España” de 1576: “Cerca de los montes hay tres o cuatro lugares donde solían hacer muy solemnes sacrificios, y que venían a ellos de muy lejanas tierras. El uno de estos es aquí en México, donde está un montecillo que se llama Tepeacac, y los españoles llaman Tepeaquilla y ahora se llama Nuestra Señora de Guadalupe; en este lugar tenían un templo dedicado a la madre de los dioses que llamaban Tonantzin, que quiere decir Nuestra Madre; allí hacían muchos sacrificios a honra de esta diosa, y venían a ellos de muy lejanas tierras […]; y ahora que está allí edificada la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe también la llaman Tonantzin tomada ocasión de los predicadores que a Nuestra Señora la Madre de Dios la llaman Tonantzin. De dónde haya nacido esta fundación de esta Tonantzin no se sabe de cierto, pero esto sabemos de cierto que el vocablo significa de su primera imposición a aquella Tonantzin antigua, y es cosa que se debía remediar porque el propio nombre de la Madre de Dios Señora Nuestra no es Tonantzin sino Dios y Nantzin; parece esta invención satánica para paliar la idolatría debajo la equivocación de este nombre Tonantzin y vienen ahora a visitar a esta Tonantzin de muy lejos, tan lejos como de antes, la cual devoción también es sospechosa, porque en todas partes hay muchas iglesias de Nuestra Señora, y no van a ellas, y vienen de lejanas tierras a esta Tonantzin como antiguamente”.

La historia de la aparición de la Virgen de Guadalupe es apasionante, en el “Nican Mopohua” se afirma que un testigo de la aparición fue fray Juan de Zumárraga que posteriormente, en 1533, sería obispo de México. La primera aparición se produce el 9 de Diciembre de 1531 al indígena Juan Diego Cauhtlatoatzin, un converso mexica en el cerro del Tepeyac, allí la Virgen de pide al indígena que se construya un templo en aquel lugar. Asustado Juan Diego corre a contarle su experiencia a Juan De Zumárraga quién no lo cree refutándole la aparición y exigiéndole pruebas de ello. Juan Diego acude al cerro donde se le vuelve a aparecer la Virgen quién participe de la petición del fraile pide al mexica converso que corte unas rosas de castilla del cerro, de una zona seca e inhóspita. El indio así lo hizo y las guardó en su ayate, en su túnica. Regresó a enseñar la prueba al frailes desplegando el ayate para comprobar como grabado en el basto tejido se encontraba una imagen de la Virgen, la misma Señora que se le apareció al indio en el cerro del Tepeyac, una imagen plana –como dibujada o pintada- mientras las rosas caían por la estancia del asombrado ciervo de Dios… Desde aquel día el culto, oportuno para los cristianos, a la imagen del Tepeyac su multitudinario.

Para muchos en 1531 todo aquello no era más que un sincretismo con la diosa mexica Tonantzin, un culto encubierto que ya se celebraba en el cerro del Tepeyac tal y como narra Fray Bernardino de Sahagún: “Cerca de los montes hay tres ó cuatro lugares donde solían hacer muy solemnes sacrificios, y que venían a ellos de muy lejanas tierras. El uno de estos es aquí en México, donde está un montecillo que se llama Tepeacac, y los españoles llaman Tepeaquilla, y ahora se llama Nuestra Señora de Guadalupe. En este lugar tenían un templo dedicado a la madre de los Dioses, que ellos la llamaban Tonantzin, que quiere decir nuestra madre. Allí hacían muchos sacrificios a honra de esta diosa, y venían a ellos de muy lejanas tierras, de más de veinte leguas de todas estas comarcas de México, y traían muchas ofrendas: venían hombres y mujeres y mozos y mozas”.

Igualmente en los Escritos de Puebla afirma Fray Bernardino de Sahagún: “Era grande el concurso de gente en estos días; y todos decían «vamos a la fiesta de Tonantzin»; y ahora que está allí edificada la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, también la llaman Tonantzin, tomando ocasión de los predicadores, que a Nuestra Señora la Madre de Dios la llaman Tonantzin. De dónde haya nacido esta fundación de esta Tonantzin no se sabe de cierto; pero esto sabemos de cierto, que el vocablo significa de su primera imposición a aquella Tonantzin antigua; y es cosa que se deberá remediar porque el propio nombre de la Madre de Dios, Señora nuestra, no es Tonantzin sino Dios y Nantzin. Parece esta invención satánica para paliar la idolatría debajo la equivocación de este nombre Tonantzin y vienen ahora á visitar á esta Tonantzin de muy lejos, tan lejos como antes; la cual devoción también es sospechosa porque en todas partes hay muchas Iglesias de Nuestra Señora y no van a ellas, y vienen de lejanas tierras a esta Tonantzin como antiguamente”.

Estos textos sirvieron para que la figura del indio Juan Diego fuera elevada a los altares por su santidad siglos después.

Así, no exento de controversias y riñas el culto se mantuvo, mientras la poderosa figura de la Virgen de Guadalupe era ajena a esas trivialidades y continuaba una labor milagrosa en toda la zona.

En 1929 el fotógrafo oficial de la antigua Basílica de Guadalupe, Alfonso Marcué, descubrió que en la imagen de la Virgen, en su ojo derecho parecía existir la figura de un hombre con barba… Aquello parecía sólo fruto del azar pero realizó un estudio más concienzudo, inspecciones y estudios ópticos hasta que no había ninguna duda: ¡la imagen existía! Y se informó a las autoridades eclesiásticas, pidiéndose absoluto silencio sobre todo ello.

El 29 de Mayo de 1951, José Carlos Salinas Chavez, dibujante, percibe el mismo rostro que Marcué veinte años antes… Reflejado en el ojo izquierdo…¿Cómo podía ser? El ojo derecho y el ojo izquierdo contenían imágenes comportándose de forma muy similar al ojo humano pero ¡en una pintura!…o presunta pintura de la Virgen como aún lo consideraban.

La imagen comenzó entonces todo un proceso de verificación llegando a conclusiones asombrosas, la primera fue la no existencia en la imagen original de pigmentos pictóricos en la tilma o ayate de Juan Diego, por lo que parecía, y parece, de origen milagroso. Diferente son los restos de pinturas en los añadidos que tiene la imagen.

La segunda sorpresa fue el estado de conservación del ayate, una prenda de muy corta duración y que sin embargo a ésta la contemplaban ya casi 500 años… cinco siglos al servicio del devoto y del fiel…Era, y es, asombroso.

Más de una veintena de oftalmólogos han examinado la imagen como el prestigioso Dr. Javier Torroella Bueno, el 27 de marzo de 1956. En su análisis este médico mexicano certifica la presencia del triple reflejo (Efecto de Samson-Purkinje) “característico de todo ojo humano normal vivo” y afirma que “las imágenes resultantes se ubican exactamente donde deberían estar según el citado efecto, y también que la distorsión de las imágenes concuerda perfectamente con la curvatura de la córnea”.

El oftalmólogo, Rafael Torrija Lavoignet, volvió a examinar los de la imagen ya con mas detenimiento utilizando un oftalmoscopio. El Informe Lavoignet da fe de la existencia de la figura humana en las córneas de ambos ojos, en ellas se evidencia “la ubicación y distorsión propias de un ojo humano normal, notando además una inexplicable apariencia “viva” de los ojos al ser examinados”.

El doctor José Aste Tonsman, en 1979, inició un nuevo estudio sobre los ojos de la imagen trabajando para IBM en procesamiento digital de imágenes, imágenes de alta calidad digitalizadas directamente de la tilma guadalupana, Tonsman descubrió además del primer busto humano cuatro figuras mas en ambos ojos. El descubrimiento fue un hallazgo importantísimo que hablaba a las claras del milagro de la Virgen en el cerro del Tepeyac. Tonsmann publicó sus estudios sobre los ojos en la tilma con completos detalles y fotografías. La conclusión más importante fue la del mensaje en forma de imágenes que dejó la aparición del Tepeyac en la tilma para que las generaciones venideras utilizando la moderna tecnología pudieran descubrirla, fue lo más inquietante… Según Tonsman en los ojos se aprecia: “la imagen de una familia presente en el centro de los ojos de la Virgen. Se muestra varias figuras humanas que parecen constituir una familia, incluyendo varios niños y un bebé llevado en la espalda por su madre como se acostumbraba en el siglo XVI, aparece en el centro de la pupila de la Virgen, como centro de su mirada”.

La imagen de la Virgen de Guadalupe, en sus ojos, nos muestra pues la imagen impresa y detallada de trece personajes. Esos mismos personajes están presentes tanto en el ojo izquierdo como en el derecho, en diferentes proporciones, como sucede en los ojos de un ser humano que refleja los objetos que tiene en frente. Todo ello en sus dimensiones microscópicas sobre el iris y las pupilas de los ojos.

Según el Dr. Aste Tönsmann a Zenit: “nos encontramos ante una imagen que no ha sido pintada con mano de hombre”. En 1979 los norteamericanos Philip Callahan y Jody B. Smith sometieron a estudio la imagen con rayos infrarrojos y descubrieron que no había huella de pintura y que el tejido no había sido tratado con nada que lo conservaran.

El premio Nobel en Química, Richard Kuhn, realizó análisis químicos en cuyo informa final afirmaba: “la imagen no tiene colorantes naturales, ni animales ni mucho menos minerales. Dado que en aquella época no existían los colorantes sintéticos, la imagen, desde este punto de vista, es inexplicable”.

El Dr. Aste Tönsmann prosigue: “Cahallan y Smith han mostrado cómo la imagen cambia ligeramente de color según el ángulo de visión, un fenómeno que se conoce con el término de iridescencia, una técnica que no se puede reproducir con manos humanas”, además: “ en los ojos de la Virgen se encuentran reflejados los testigos del milagro guadalupano, el momento la que Juan Diego mostraba el ayate al obispo. Los ojos de la Virgen tienen así el reflejo que hubiera quedado impreso en los ojos de cualquier persona en esa posición. Se puede intuir un indio sentado, que mira hacia lo alto; el perfil de un hombre anciano, con la barba blanca y la cabeza con calvicie avanzada, como el retrato de Juan de Zumárraga realizado por Miguel Cabrera para representar el milagro; un hombre más joven, con toda probabilidad el intérprete Juan González; un indio de rasgos marcados, con barba y bigote, que abre su propio manto ante el obispo, sin duda Juan Diego; una mujer de rostro oscuro, una sierva negra que estaba al servicio del obispo; un hombre de rasgos españoles que mira pensativo acariciándose la barba con la mano.

Por el contrario en el año 2002 el restaurador de arte José Sol Rosales examinó la imagen con técnicas de estereomicroscopía encontrando: sulfato de calcio, ollín de pino, en colores blanco y azul, y tierras verdes (suciedad), redes hechas de carmín y otros pigmentos, también oro. Según el restaurador: todos estos elementos eran materiales y métodos consistentes con los del siglo XVI en materia de pintura.

En 1999 el arzobispo de México, Norberto Rivera Carrera, mandó estudiar la imagen hallando en aquel estudio tres capas de pintura: “al menos una de la cual tenía iniciales pintadas sobre ella”, es decir: firmada. Al igual encontró muchas similitudes con la imagen de la Virgen de Guadalupe de Extremadura.

El Dr. Garza Valdés afirmó: “que la tela en donde fue pintada la imagen era de cáñamo e hilo, no de fibras de agave como se creía” aunque fue revocado por el también Dr. Gilberto Aguirre quién creía muy forzadas las conclusiones del Dr. Garza Valdés.

Igualmente se habla de otras imágenes similares a la de la imagen de la Virgen de Guadalupe como la del pueblo del estado de Morelos, Tlaltenango, donde apareció una imagen muy similar llevada por dos desconocidos (¿un nuevo milagro?) y cuya caja desataba un fuerte aroma a rosas y sándalo La imagen ha sido venerada desde el 8 de Septiembre de 1720, siendo aceptada como una aparición por las autoridades católicas locales.

Y es que la imagen de la Virgen de Guadalupe, como la Sábana Santa de Turín, no está exenta de polémicas y verdades, aunque se realidad se pueda comprobar todos los días en el antiguo Cerro del Tepeyac rodeada de miles de fieles.

 

FORMAS EN LAS QUE PODRÍA LLEGAR EL FIN DEL MUNDO

FORMAS EN LAS QUE PODRÍA LLEGAR EL FIN DEL MUNDO

Por: Jose Manuel García Bautista

¿Se ha planteado alguna vez como será el fin del Mundo? ¿Ha pensado alguna vez cuanto tiempo le queda de “vida” a este castigado planeta nuestro? No son preguntas que uno se suela formular pero que, sin embargo, son lo suficientemente inquietantes como para que rechacemos la simple idea de pensar en ello y de eso sólo tiene la culpa un motivo: nuestro propio miedo.

El cruel destino a veces nos juega malas pasadas y tal vez ese “gran rey del terror” que vendrá del cielo y provocará el caos en la Tierra no esté tan encriptado como todos creen que nos dejó sentenciado el ya célebre Michel de Nostradame. Actualmente uno de los mayores y más ignorados peligros que amenaza a la Tierra, junto con el propio egoismo, vanidad y capacidad de destrucción humana, proviene del cielo, de fuera de nuestro planeta azul… Viajeros espaciales incansables en un infatigable camino por el Universo infinito, esos viajeros son los asteroides, errantes masas rocosas de mayor o menor tamaño que en cualquiera de los casos suponen un peligro potencial en caso de impacto directo con nuestro planeta. Muchos científicos los califican como “los peligros del siglo XXI” y no les falta razón, muchos ya nos han pasado relativamente cerca como el famoso “Toutatis”. El 1997XF11 dio el susto en 1998, con un diámetro de apenas 2 kilómetros no fue advertido hasta que se encontraba muy cerca de la Tierra, en un principio se calculó que podría impactar el 26 de Octubre de 2028, según cálculos de recreación informática, los valores fueron retomados y rectificados y el nuevo cálculo arrojo un valor más prometedor, pasaría a 1.150.000 kms… Se respiró con alivio pero los científicos advirtieron: “la posibilidad de choque aún no está descartada…” El “Apophis” amenaza nuestro planeta para el 2019…

Las consecuencias de un choque entre nuestro planeta y un asteroide de estas características serían fatales. La potencia que liberaría sería el equivalente a dos millones de bombas atómicas como las detonadas durante la IIª. Guerra Mundial… Si impactara en alguno de nuestros océanos levantaría una ola de varios miles de metros de altura, una mega Tsunami (ola gigante) que nos arrasaría. La devastación sería total y se produciría el equivalente a un “invierno termonuclear” en el que perecerían casi todas las criaturas vivas que hoy lo pueblan. Una nube de polvo cubriría de partículas nuestra atmósfera produciendo una oscuridad total, los rayos solares no pasarían, el calor se perdería así como las cosechas, los alimentos, la cadena alimenticia y el hombre…

Clark Chapman del Instituto Científico de San Antonio afirmó que “podría estar acercándose un asteroide mortal para nuestra Humanidad en estos momentos y no nos daríamos cuenta…” Prueba de ello es el asteroide 1989FC de 500 metros de diámetro y un peso aproximado de 50000 millones de toneladas de peso que viajaba a 70000 kms/h y que pasó por el mismo punto en el espacio que la Tierra con una diferencia de sólo 6 horas…¡Casi en rumbo de colisión sin ser detectado!

Actualmente existe una escala denominada como la “Escala de Turín” en la que con valores del 0 al 10 se puntúa la probabilidad de impacto de uno de estos errante cuerpos espaciales, el valor 10 simboliza el daño total con una probabilidad de intervalo mayor de 100000 años.

Algunos de los últimos asteroides descubiertos son el 2002NY40 y 2002NT7, ambos de dimensiones capaces de provocar una catástrofe más que probable. El primer asteroide es sólo ligeramente menor que el Hermes, que también se acercó en 1937, aunque a una distancia mayor: aproximadamente de 700.000 kilómetros y su máximo acercamiento lo realizó a la con nuestro planeta el 19 de Agosto de 2002 pudiendo ser contemplado “nítidamente” con unos simples prismáticos, de haber chocado hubiera liberado el equivalente a una explosión de 200.000 megatones de TNT, doscientas veces más que la suma de todo el arsenal nuclear del mundo. Incluso al segundo de ello se le llegó a poner fecha de impacto con la Tierra: el 1 de Febrero del 2019… Afortunadamente se reevaluaron los cálculos y la probabilidad de impacto se vio disminuida en una contra seis millones… Pero no por ello hemos de dejar de preocuparnos, el peligro puede llegar desde fuera, desde el espacio, desde los confines del Universo y mañana puede ser tarde para reaccionar.

La Sociedad Astronómica de España y América llamó a la calma y ha afirmó tranquilizadoramente que “lo más probable es que la historia de la Humanidad siga teniendo otras amenazas de supervivencia, más preocupantes por su mayor frecuencia, y que en los próximos 1000 años no suceda casi nada por causa de los meteoritos”. Aunque esta afirmación no la pueden sostener con seguridad…

Los objetos que están considerados como PHA’s (Potentially Hazardous Asteroids / Asteroides Potencialmente Peligrosos) para nuestro planeta son:

Nombre Encuentro Distancia (U.A.)
2000 WO107 21 Dic. 2140 0,000542
2001 WN5 26 Jun. 2039 0,001485
1999 AN10 7 Agos. 2027 0,002652
2002 NY40 18 Agos. 2002 0,003524
2002 WN5 25 Jun. 2028 0,004367
2002 CU11 31 Agos.2080 0,004427
1999 RQ36 22 Sept. 2060 0,005548
2001 YB5 7 Ene. 2002 0,005571
1999 MN 2 Jun. 2010 0,007625
1998 HH49 17 Oct. 2023 0,007852
2000 UG11 9 Nov. 2008 0,009096
(4179) Toutatis 29 Sept. 2004 0,01036
(25143) 1998 SF36 26 Jun. 2004 0,0129
(7482) 1994 PC1 18 Ene. 2022 0,01325
1999 VP11 22 Oct. 2017 0,01511
1999 NM 11 Jul. 2004 0,01737

 U.A. = Unidad Astronómica.
 1 U.A. = 150.000.000 kms.

La “tranquilidad” –muy entre comillas- llega a los habitantes de este agotado planeta de la mano de uno de los profetas más respetados y admirados de la Historia: Nostradamus. El famoso científico y hombre de bien prosiguió sus cuartetas y sentencias predictivas hasta el año 3797 por lo que hasta esa fecha parece que nuestro mundo deberá estar más preocupado de lo que hacen sus habitantes que de lo que del cielo nos pudiera llegar, pero por si acaso más vale que no olvidemos a ese “gran rey del terror” que llegará del cielo puede estar hoy muy cerca…

Un peligro cósmico se acerca a la Tierra, su llegada y posible –sólo posible- impacto contra nuestro planeta sucedería en el año 2019. La fecha dada inicialmente por los astrónomos para esta Nemesis espacial es la del 1 de Febrero de 2019, su nombre 2002NT7, así el doctor Don Yeomans, del Laboratorio de Propulsión de la Nasa, dijo al ser consultado al respecto: “Podemos descartar las posibilidades de que haya un impacto el 1 de febrero de 2019”, aunque no descartó un impacto posterior… “Aunque no podemos descartar completamente un impacto el 1 de febrero de 2060, lo más seguro es que esa posibilidad también sea descartada muy pronto”. Hoy día advertimos la presencia de estas masas rocosas, potencialmente peligrosas para nuestro planeta –en caso de impacto-, cuando casi las tenemos encima, no habiendo una tecnología capaz ni de captarlas antes ni de desviar su rumbo.

Pero hay otros escenarios para ese posible fin del mundo: cambios climáticos, epidemias, terrorismo, pandemias, meteoritos…

1. Cambio climático
Nick Brooks, investigador del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático en la Universidad de East Anglia: “A finales de este siglo es posible que los gases invernadero se hayan doblado y que la temperatura global haya aumentado al menos 2 grados. Esto es más calor de lo que la Tierra haya experimentado ene l último millón y medio de años. En el peor caso podría alterar el clima en muchas regiones del mundo. Podría llevar a una inseguridad alimenticia global y al colapso masivo de sistemas sociales existentes, causando migraciones y conflictos por los recursos a medida que partes del mundo se hacen inhabitables. No creo que signifique el fin de los humanos, pero tendría un potencial devastador”.

2. Pandemia viral
Así lo explica la viróloga María Zambón del Health Protection Agency’s Influenza Laboratory, desde la investigación de la gripe de la sanidad británica: “Durante el último siglo hemos tenido 4 grandes epidemias de gripe, además del SIDA y el SARS –el síndrome respiratorio severo agudo, que ha extendido el uso de mascarillas en China y Asia-. Las pandemias masivas asolan el mundo cada siglo y es inevitable que al menos una ocurra en el futuro. En estos momentos la preocupación más seria es el virus de la gripe aviar H5 en los pollos del sureste asiático. Si este virus aprendiese a transmitirse de humano a humano podría extenderse rápidamente por todo el mundo. La gripe de 1918 causó 20 millones de muertes en sólo un año, más de las que causó la Primera Guerra Mundial. Un brote similar hoy podría tener un impacto más devastador”.

3. Terrorismo
El profesor Paul Wilkinson, presidente del consejo asesor del Centro de Estudio del Terrorismo y la Violencia Política de la Universidad de San Andrews, reflexionaba: “La sociedad hoy es más vulnerable al terrorismo porque es más fácil que un grupo malevolente consiga los materiales necesarios, la tecnología y la experiencia para hacer armas de destrucción masiva. Ahora mismo, la causa más probable de bajas masivas a gran escala por terrorismo sería un arma química o biológica. Liberar a gran escala algo como el ántrax o el virus de la viruela tendrían un efecto gigantesco, y las comunicaciones modernas enseguida lo convertirían en un problema transnacional.”

4. Guerra nuclear
Lord Garden, mariscal del Ejército del Aire británico y portavoz de defensa del partido Demócrata Liberal, explicaba sobre esta posibilidad: “En teoría una guerra nuclear podría destruir la civilización humana pero en la práctica pienso que el tiempo de ese peligro ya ha pasado. Hay tres puntos potenciales de atención nuclear actualmente: Oriente Medio, India-Pakistán y Corea del Norte. De estos, Corea del Norte es el más preocupante, con un ejército convencional, de gatillo suelto, que podría empezar una guerra por accidente. Pero me gusta pensar que las barreras contra el uso de armas nucleares se mantienen altas por la forma en que hemos desarrollado un sistema internacional de restricción del uso nuclear. La probabilidad de guerra nuclear en una escala global es baja, aunque permanece la posibilidad de uso nuclear por un estado descontrolado o fanáticos extremistas”.

5. Supervolcanes
El profesor Bill McGuire, director del Benfield Hazard Research Centre en la University College de Londres, reflejaba en un estudio: “Aproximadamente cada 50.000 años la Tierra experimenta un supervolcán. Más de 1.000 kilómetros cuadrados de tierra pueden deshacerse en un flujo de ceniza piroclástica, todo alrededor puede cubrirse de ceniza y gases sulfúricos se inyectarían en la atmósfera, creando un fino velo de ácido sulfúrico alrededor del planeta que no dejaría pasar la luz del sol durante años. En pleno día no habría más luz que en una noche de luna llena. El daño global de un supervolcán depende de dónde se produzca y cuánto tiempo el gas tape la atmósfera. Taupo, en Nueva Zelanda, fue el supervolcán más reciente, hace 26.500 años. Sin embargo, el más dañino supervolcán en la historia humana fue Toba, en Sumatra, Indonesia, hace 74.000 años. Estaba bastante cerca del ecuador, así que inyectó gas rápidamente en ambos hemisferios. Los datos demuestran que las temperaturas bajaron dramáticamente los cinco o seis años siguientes, con condiciones heladas en los trópicos.” En Yellowstone EE.UU. y Toba están esas dos amenazas.

6. La Tierra, engullida por un agujero negro
Richard Wilson, profesor de física e investigador de la Universidad de Harvard (EEUU), analizaba esta opción en profundidad: “Hará unos siete años, cuando el Recolector Relativista de Iones Pesados se estaba construyendo en el Laboratorio Nacional Brookhaven de Nueva York, había la preocupación de que pudiera formarse un estado de materia densa que no había existido antes. En aquel momento era el acelerador de partículas más grande construido en el mundo y permitía hacer que chocasen con inmensa fuerza iones de oro. El riesgo era que aquello pudiera llegar a una fase que fuera suficientemente densa como para ser como un agujero negro, tomando materia del exterior. ¿Acabarían los laboratorios Brookhaven –y quizá también la Tierra entera- engullidos por un agujero negro creado por el nuevo acelerador? Usando la información que ya conocemos sobre los agujeros negros en el espacio exterior, hicimos un cálculo para descubrir si el acelerador de partículas de Brookhaven era capaz de formar tal agujero negro. Ahora estamos bastante seguros de que esa fase de la materia no se formará en Brookhaven y que no se tragará a la Tierra cuando colisionen estas partículas”.

Hoy he querido unir Ciencia y Misterio para mostrarle un escenario, el del “Fin del Mundo” que, tal vez, no se encuentre tan lejos como pensamos.

 

TASSILLI N’AJJER: EL GRAN DIOS MARCIANO

TASSILLI N’AJJER: EL GRAN DIOS MARCIANO

Por: Jose Manuel García Bautista

Si viajamos a Tassilli N´Ajjer comprenderemos como aquellos pueblos primitivos de nuestra antiguedad creían en algo más…

Ubicada en Argelia, en la meseta de Tassilli en el desierto del Sáhara, a diez kilómetros de la ciudad más cercana, Djanet, encontraremos unas hermosas pinturas rupestres que magnifican todos los acontecimientos de esa comunicación con los antiguos dioses. Datadas en el Paleolítico superior y el Neolítico, hace más de 8.000 años, se representan escenas en los que seres superiores “raptan” a lugareñas, a pobladoras. Seres representados de forma ejemplar, de talla superior indicándonos que su tamaño es una alegoría a lo que representan… El más destacable de todo este conjunto pictórico es aquel en el que emerge la figura de un curioso ser, sobre la pétrea superficie se representa la veneración a un Dios de rasgos poco humanos y es una de las pinturas rupestres más enigmáticas jamás encontradas. Las primeras informaciones sobre este maravilloso “museo” paleolítico nos llegan de los años de La Primera Guerra Mundial, imágenes y datos tomados por la Legión Extranjera Francesa que habían explorado regiones a más de 1.400 kilómetro de Argel. Charles Brenans, a comienzos de 1933, tomó unas fotografías que mostró a los arqueólogos y geógrafos franceses , el teniente Brenans era el responsable del puesto de Djanet, y fue el encargado de realizar un reconocimiento con su escuadrón de camellos sobre la meseta, durante aquel reconocimiento descubrió las cuevas, unas cuevas adornadas de vívidas e impresionantes pinturas.

Con rapidez se propagó la noticia del descubrimiento en aquellas zonas creídas inhóspitas, la sociedad de la época creía que allí nadie podría haber vivido nunca… Pero rendidos ante la evidencia reconocieron la admiración por aquellas pinturas rupestres donde se ponía de manifiesto la vida material, espiritual y religiosa de los pueblos del paleolítico del Sáhara. Los científicos de la época menos ortodoxos no dudaban en afirmar que la zona africana donde se había realizado el descubrimiento fue, hace 4.000 años, un vergel de vida, el hallazgo de estas pinturas venía a ser la ratificación de aquellas afirmaciones.

Se realizaron varias expediciones de investigación y estudios hasta Tassili. De sus pinturas se desprendía la necesidad del hombre de representar y estar en contacto con ese más allá, llamémoslo como dioses, como plano paralelo o como mundo de los muertos… Se hicieron concienzudos trabajos sobre todo el conjunto rupestre pero la explosión de la Segunda Guerra Mundial hizo que casi todo pasara a un segundo plano, los mejores especialistas se encontraban sirviendo en la guerra a las órdenes de Francia y en esta ocasión se debió de pedir ayuda al Ejército francés por su experiencia y protección. Así sería como el etnólogo y arqueólogo francés Henri Lhote se encontraría, por primera vez, con Tassili, era uno los especialistas más destacados de su época, se decía de él que tenía un carácter excepcional y que era amante del desierto. Tassili sería su paraíso perdido…

Lhote tenía una amplia experiencia en el desierto, sumaba más de 80.000 kilómetros a través de él, gozaba de la amistad del pueblo Tuareg y de los pueblos asentados en la región de los ríos secos en el macizo de Ahaggar. Pero su nombramiento para investigar las pinturas de Tassili se realizó gracias a todo el conocimiento aprendido sobre el terreno, en el mismo desierto, gracias a lo cual obtuvo el doctorado por la Universidad de París. Tras aquel ajetreado año comenzó a preparar la expedición que le llevaría a Tasssili para investigar sus enigmáticos “dioses” de Tassili, pero esta debería esperar…

Uno de los primeros trabajos de Lhote en Tassilo fue el calco y coloreado de las pinturas. Destacaba la riqueza de motivos representados así como la gran cantidad de pinturas que decoraban cada palmo de las “paredes” de aquella cueva, era una explosión del arte rupestre en el corazón de aquel infierno en mitad del Sahara. Las pinturas representaban formas extrañas como cazadores, arqueros, grandes escenas de la vida cotidiana, pequeñas gacelas o los descomunales y amenazantes “dioses” que se localizan en superficies… ¿Qué trataban de decirnos aquellos primitivos cronistas?

El equipo de Henri Lhote exploró la región de Tan-Zumaitak y la de Tamir, Henri Lhote para posteriormente dirigirse al pequeño macizo de Yabbaren. Charles Brenans le dijo proféticamente a Lhote un sentimiento que lo invadiría: “Cuando veas Yabbaren te quedarás estupefacto”. La vista es sencillamente sobrecogedora y más cuando en lenguaje tuareg descubrimos que “Yabbaren” significa “Los Gigantes”. Aquellos gigantes o dioses que vigilan o raptan a las mujeres del pueblo, aquellos gigantes que pueden ser la representación de un más allá idealizados como seres superiores… Para la historia quedaron como los supuestos cosmonautas, quizás dejándose arrastrar por una corriente más amarillista dentro del mundo del misterio más que de la arqueología, su verdadero campo de investigación. Henri Lhote escribió sobre estas desconcertantes pinturas: “Cuando nos encontramos entre las cúpulas de areniscas que se parecen a las aldeas negras de chozas redondas no pudimos reprimir un gesto de admiración hasta el punto el caos es salvaje e impresionante”. Y es que el investigador francés halló una especie de pequeña ciudad, con sus calles y demás elementos urbanos en las que todas las paredes están cubiertas por representaciones de estos dioses con “cabezas redondas”, imágenes de gran tamaño cuya factura ha sido datada entre el 7.500 o el 8.000 a.C.

La extrañeza de aquellos dibujos han llevado a muchos a preguntarse sobre lo que nos quisieron decir aquellos primitivos habitantes de la meseta de Tassili, esas representaciones de posible dioses o cosmonautas que llegaron a la tierra durante el periodo paleolítico…, o con los que se estableció contacto en pleno paleolítico… Puede que representen a seres superiores, los shemsuhor que descendieron sobre el Antiguo Egipto antes de sus castas… ¿Por qué no? Seres superiores que fueron representados en esta región montañosa del sur de Argelia y que el temor de sus pobladores hizo que los pintaran, para su inmortalidad, observando la convivencia, evolución y técnica de los primeros grupos humanos.

Sobre aquellas jornadas de trabajo y observación, tras contemplar en Yabbaren el llamado “Gran Dios Marciano” Henry Lhote escribiría: “Hay que retroceder un tanto para verlo en conjunto. El perfil es simple, y la cabeza redonda y sin más detalles que un doble óvalo en mitad de la cara, recuerda la imagen que comúnmente nos forjamos de un ser de otro planeta. ¡Los marcianos! Qué título para un reportaje y qué anticipación. Pues si seres extraterrestres pusieron alguna vez pie en el Sahara, hubo de ser hace muchísimos siglos ya que las pinturas de esos personajes de cabeza redonda del Tassili, cuentan, por lo que colegimos, entre las más antiguas. Los “marcianos” -prosigue- abundan en Yabbaren y hemos podido trasladar no pocos frescos espléndidos referentes a su estadía. Brenans había señalado algunos pero las mejores piezas le habían pasado por alto pues son prácticamente invisibles y para volverlas a la luz ha sido menester un buen lavado de las paredes con esponja.”

A él ese pueblo lo definiría como su “Dios” o su “Gran Dios Marciano” y para contactar con él recurrirían a todo tipo de ungüentos y pócimas alucinatorias que propiciar ese viaje más allá de las fronteras de la Ciencia… El contacto por saber de aquellas “raptadas” que, tal vez, simplemente perecieron en un desastre natural, o entre guerras tribales, y que ellos en su saber popular prefirieron creer que ese ser superior las había llevado junto a él. Explicaciones sobrenaturales para explicar o calmar la pena ante la muerte y el dolor. La firme creencia de una existencia en otro mundo, otro plano u otra vida cierta con la que no podemos contactar salvo que exista un canal de comunicación evidente, o sólo para aquellos con un don muy especial…

De estas épocas pretéritas casi ya olvidadas en el tiempo tenemos los diferentes yacimientos y pinturas rupestres existentes por todo el globo en el cual queda patente la necesidad de creencia en un más allá por el tipo de sepulturas y ajuares funerarios encontrados y los ritos a ellos asociados (posición fetal del los cuerpos, orientaciones, ubicación, etc). Esto nos permite llegar al antiguo Egipto en sus más tempranas épocas, donde también eran muy prestigiados los diferentes oráculos, como el existente en el oasis de Siwa, y entre otras cosas el no demostrado origen de elementos tales como el tarot, los espejos pulidos y otros ritos místicos relacionados. No podemos olvidar incluir que esa misma mística llevó al hombre de la época a construir un “aparato”, siguiendo unas instrucciones muy precisas, para hablar con Dios…, el Arca de la Alianza y su posible ubicación en el actual África dejan en evidencia este desaforado intento del hombre por la comunicación con el más allá.

De aquellos intentos por contactar con el más allá de aquellos primeros pobladores de hace más de 10.000 años vamos a saltar, en este viaje en el espacio y en el tiempo que les proponemos, hasta la antigua Grecia, cuna de pensadores, de oradores, de guerreros, de libertad y de libertades, de tolerancia, mística y misterios…

 

¿RESPUESTAS A LAS “CARRERITAS” DE LA MADRUGÁ 2017?

¿RESPUESTAS A LAS “CARRERITAS” DE LA MADRUGÁ 2017?

Por: Jose Manuel García Bautista

Han pasado unos meses desde que concluyó la Semana Santa pero en la ciudad de Sevilla será el 2017 otra de esas fechas grabadas en la memoria personal de muchos cofrades como la “Madrugá del Terror”, una especie de pesadilla y continuación de aquella “Madrugá del Pánico” del 2000.

Tras meses de estudio de todos los sucesos acontecidos en la madrugada de la Semana Santa de 2017 por parte de las fuerzas de seguridad del Estado se ha llegado a la conclusión que las avalanchas humanas mantienen un patrón conductual homólogo, así se pone de manifiesto en el Análisis de los Sucesos de la Madrugá 2017 por parte de la delegación de Seguridad, Movilidad Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla sumado a la investigación de la Policía Nacional comparando los sucesos de 2017 con los de 200, 2005, 2009 y 2015.´

En el Análisis se informa: “Podemos observar cómo en los cinco episodios de incidentes relacionados con las avalanchas, las condiciones climatológicas eran benignas. Estas condiciones favorecen el incremento de personas en las calles y, por tanto, hay una mayor ocupación de los espacios públicos y aumentan las posibilidades de que se produzcan incidentes de cualquier tipo” en relación con la temperatura agradable y la incidencia del buen tiempo en la afluencia de público en las calles. A mayor número de personas en las calles mayor ruido el que se genera. El físico Pedro Flores en su estudio para el Cecop indica: “En una Madrugada con frío, lluvia o viento, se reduce el número de personas, por lo que en caso de producirse cualquier detonante, no anida y no se propaga con tanta facilidad”.

Además en el informe del Cecop sobre las “carreritas” de 2017 indica: “Hasta este momento no se ha podido conocer con cierto rigor el origen, la evolución y el comportamiento de las avalanchas en los cinco escenarios de las cinco Madrugadas, existiendo tantas versiones como años y personas que las han podido vivir”. Con la ayuda y sincronización de las cámaras dispuestas en Sevilla se deduce que “todo se debe a un hecho externo a la Semana Santa, que evoluciona exponencialmente por un episodio ruidoso como foco inicial de las avalanchas”.

Así pues hay una serie de factores que son coincidentes en los sucesos del 2000: “coincidencia en un sector del primer círculo de influencia de la carrera oficial, misma franja horaria, calles repletas de personas, óptimo nivel climatológico, existencia de uno o varios hechos menores que hacen de mecha en una situación crítica, coincidencia de un fuerte ruido que desencadena reacciones huidizas de pánico, ausencia de elementos objetivos, claros y diferenciadores que ubiquen claramente el epicentro de estos hechos, no se localiza ningún elemento objetivo o subjetivo que indica indiciariamente que las avalanchas son fruto de un acto de sabotaje, organizado o premeditado” teniendo presente muchas personas los atentados en París o Londres que hacen que en el escenario de la “Madrugá” exista más miedo a un atentado y se esté más proclive a estallar en pánico antes factores externos como los manifestados en el informe.

Únicamente, y es de esperar, las autoridades pongan todas las soluciones posibles para que el cofrade puede seguir viviendo de la Semana Santa en paz y con el fervor que en este tierra de suele hacer reinando el respeto a nuestras tradiciones.

 

EL MISTERIO DE LAS CASUALIDADES

EL MISTERIO DE LAS CASUALIDADES

EL MISTERIO DE LAS CASUALIDADES

Por: Jose Manuel García Bautista

Cuando hablamos de serendipias solemos hacerlo en referencia a casualidades difíciles de explicar, casi imposibles, por el grado de extrañeza que supone su razonamiento.

Serendipias

Siempre me ha llamado la atención este tipo de hechos extraños, este tipo de hechos en los que el azar parece rizar el rizo de la propia inexplicabilidad y retarnos con un desafío más allá de nuestra capacidad y entendimiento.

Reconozco que me llama en extremo la atención de este tipo de sucesos, y que el pensar en hallarles una explicación supone desafiar a las estadísticas, las matemáticas y la Ciencia… Hechos que no se pueden reproducir, hecho que no dudo ni cuestiono que puede ser reales entre millones, tal vez billones, de sucesos similares que se produjeran y que sin embargo en, al menos, esta ocasión se ha producido.

Yo mismo he tenido sueños en los que me guiaban de como comenzar o acabar un libro en el que me hallaba enfrascado o pendiente de la inspiración para comenzarlo… Y a las cinco de la mañana, en el transcurso de un sueño, se desvelan las claves para plasmar en negro sobre blanco las ideas esquivas que, hasta ese momento, no había querido manifestarse; puede parecer un hecho aislado pero son muchos los que de una forma similar lograron culminar relatos, descubrimientos o inventos de gran trascendencia para la Humanidad.

Sinceramente no esperaba escribir nunca un libro así, hasta que cierto día me puse a coleccionar este tipo de hechos que hoy paso a exponerles en esta obra que tiene en sus manos o en su PC. Un libro que contiene acontecimientos tan difíciles de creer que nos parecen imposibles, y sin embargo son reales. Mi intención no es convencerles de nada, simplemente que llegue a entender que no lo sabemos todo y no lo podemos explicar todo…, como muestra un botón en forma de libro.

Vivimos en un mundo de casualidades imposibles y hoy día, con nuestra tecnología y capacidades actuales, tampoco podemos satisfactoriamente explicarlo todo… Causas, hechos, desarrollos, desenlaces increíbles para un libro increíble sobre hechos asombrosos pero reales.

¿Qué es una serendipia?

Término curiosos que sin dudas llama nuestra atención y no sabemos realmente ni que significa ni cuál es el origen de su expresión. Así podemos definir el término “Serendipia” como: “un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta. También puede referirse a la habilidad de un sujeto para reconocer que ha hecho un descubrimiento importante aunque no tenga relación con lo que busca. En términos más generales se puede denominar así también a la casualidad, coincidencia o accidente”.

El origen de la expresión habría que encontrarlo en un viejo cuento llamado “Los tres príncipes de Serendip” (Sri Lanka) lo cuales recorrían el país y encontraban soluciones descabellas o casuales a los problemas que les iban surgiendo.
Como ejemplo se toma el de un hombre que había perdido su camello y aquellos príncipes se detuvieron a ayudarlo. Tras un rato le dijeron que el animal que buscaba no veía por un ojo, le faltaba un diente, cojeaba de una pierna y que llevaba una carga de miel y mantequilla. El camellero comenzó a gritar acusándolos a ellos del robo pues nadie podía saber tanto del animal salvo el ladrón…

Los príncipes fueron llevados a prisión, en el momento que iban a ser ejecutados apareció el camello que resultó que nadie había robado sino que se había escapado… El monarca mandó llamar a los príncipes movido por la curiosidad de como aquellos hombres sabían tanto del camello.

Los príncipes argumentaron: “el camello es tuerto pues sólo ha comido hierba de un lado del camino, sólo ha comido la que veía. Le faltaba un diente pues la hierba presentaba trazos de haber sido mordida irregularmente y se caían restos por el orificio del diente que faltaba. Además es cojo porque en la arena apenas dejaba huella de la pata trasera de la que cojea. Y su carga es de mantequilla y miel por qué hemos visto hormigas tratando de coger la primera y abejas portando la segunda”.
Y así el monarca quedó sorprendido por la capacidad de aquellos príncipes llegados de Serendip.
El término serendipia tiene su origen en el término inglés serendipity, que es un neologismo acuñado por Horace Walpole en 1754 derivado de ese mismo cuento.

¡Eureka!

La inspiración vuelve a ser la protagonista de nuestra siguiente serendipia, muchas creaciones se deben a ella y alguna que otra cabeza ha rodado debido a ella.

Algo así ocurrió con el rey de Siracusa, con Hierón. Un día el rey encargó una corona de oro al orfebre local. El rey estaba deseando ver su corona de oro, pero enmudeció cuando comenzaron a llegarle rumores que hablaban que el artesano contratado solía adulterar el metal noble con una aleación quedándose así parte del oro… El rey, con “la mosca detrás de la oreja” como se suele decir mando llamar a un afamado sabio de la ciudad, a Arquímides, para pedir su consejo y solución del problema.
La verdad es que Arquímides no sabía cómo resolver aquella cuestión y sabía, por otro lado, que el rey, tenía mal carácter y era de decisiones drásticas…

Se cumplía el plazo otorgado por el rey y Arquímides no tenía solución al problema… Para colmo corrían rumores que el rey estaba cada vez más enfurecido… El sabio mandó llenar una bañera con agua caliente para relajarse un poco, una vez la sirvienta le indico que su baño estaba preparado introdujo un pie en aquel recinto, y comprobó como al meter el pie un volumen determinado de agua salía rebosando la bañera. Metió el otro pie y sucedió lo mismo y, de repente, algo se activó: la inspiración.

Arquímedes comenzó a gritar desnudo: “¡Eureka! ¡Eureka!” (“¡lo encontré! ¡Lo encontré!”) Y así se presentó en la corte del rey Hierón, mandó llevar dos recipientes con agua y la corona así como su peso en oro… Sumergiría ambas en agua y si la cantidad de líquido rebosado era el mismo es que no habría habido engaño, pero si la corona realizada por el orfebre rebosaba menos significaría que había habido adulteración.

El orfebre había engañado al rey y perdió la cabeza.

Anthony Hopkins

En cierta ocasión el actor Anthony Hopkins, toda una estrella del séptimo arte, fue contratado para interpretar la película “Mujer de Petrovka”, basada en la obra de George Feifer. Como profesional de la escena decidió buscar la novela por las librerías de Londres, pero su búsqueda le resultó infructuosa ya que no había existencias de ese libro por ninguno de los establecimientos que visitó.

Regresaba a casa en el metro, en Leicester Square, cuando se sentó en uno de los bancos y junto a él había un libro que alguien había dejado olvidado, lo tomó en sus mano y leyó el título “Mujer de Petrovka” de George Feifer, además el libro tenía anotaciones del autor, Anthony Hopkins que minutos antes lamentaba su desdicha ahora se regocijaba de su suerte…, y de la casualidad.

La sacarina

Sucedió en 1879, ese día se iba a descubrir la sacarina en el laboratorio químico del estadounidense Ira Remsen, que tenía como colaborador a un joven apellidado Fahlberg.

Aquel día el joven ayudante almorzaba tranquilamente cuando notó un sabor dulzón en la sopa, intrigado avisó a la cocinera quién se acercó a robar la comida comprobando la veracidad de lo que afirmaba el ayudante… ¡aquello estaba dulce!
Rápidamente comprobó el sabor del pan y comprobó cómo, nuevamente, tenía el mismo sabor, ello llevó a pensar que debía tener un origen ajeno a la cocina. Así el científico humedeció con su boca su palma de la mano, la lamió, y comprobó que tenía el mismo sabor.

Intrigado comenzó a rebuscar por el laboratorio y concluyó que aquel sabor dulce provenía de uno de los experimentos que se estaban llevando a cabo en el laboratorio. Era una investigación sobre la hulla en busca de nuevos colores de reacción… Un hallazgo de forma absolutamente casual y que recibió el nombre de Sacarina, tal y como quedó patentada.

 

LA CASUALIDADES EN LOS VIAJES DE GULLIVER

LA CASUALIDADES EN LOS VIAJES DE GULLIVER

Por: Jose Manuel García Bautista

En muchas ocasiones en los libros nos encontramos con la pautas que luego da el futuro, en muchos casos con pautas correctas que dibujan su realidad dentro de la ficción, en otras ocasiones con hechos tan fantásticos creídos en su días que la casualidad hace que cobren protagonismo real con posterioridad, son hechos inexplicables que unos llaman solo casualidad y otros literatura de anticipación.

Puede que esto mismo le sucediera al irlandés Jonathan Swift que en 1726 escribe su inmortal obra “Los viajes de Gulliver”, y en esta novela de ficción se anticipa con lo que más tarden comprobarían y verificarían los astrónomos.

Jonathan Swift escribe: “Se ven en el cielo dos estrellas menores o satélites que giran alrededor de Marte, tienen nombre de miedo y su interior dista del planeta central tres veces su diámetro, en el caso de la primera, y el quíntuple en caso de la segunda”. Describiendo en la fantasía las peculiaridades del mundo marciano… ¿Imaginación desbordada?

Pero 156 años después, el astrónomo Asap Hall descubría las dos lunas de Marte. Eran dos, no más, tal y como describía el autor en su obra, y fueron llamadas Fobos (espanto) y Deimos (terror), el nombre de los caballos del dios de la guerra.

Pero hay un hecho escrito más, sorprendente: las distancias y proporciones descritas en “Los viajes de Gulliver” por Jonathan Swift eran ¡exactas! … Y se preguntarán: “¿Cómo es posible?”. Pues la pregunta no tiene respuesta, es todo un misterio.

 

LA TERRIBLES CASUALIDADES DEL TITANIC

LA TERRIBLES CASUALIDADES DEL TITANIC

Por: Jose Manuel García Bautista

Morgan Robertson y William Stead

El escritor Morgan Robertson publicó una novela en 1898 titulada “The wreak of the Titan”, este escritor decía estar inspirado por un “espíritu” y solía escribir en estados de semi-trance hasta que la inspiración parecía llegar a su hábil pluma, lo cierto es que pese a ello Morgan Robertson no pasó nunca de ser un mediocre escritor. La relevancia de su novela estriba en las coincidencias existentes con la tragedia del “Titanic”, en su novela reflejaba el hundimiento de un trasatlántico en aquellas mismas aguas y con unas características que hacen pensar que su novela es algo más que una casualidad con el futuro. Estas son las principales “coincidencias” entre la novela de Robertson y el mítico paquebote.

Nombre del barco Titán/Titanic

Eslora 275 m/300 m

Tonelaje 25.000 T. /30.000 T.

Propulsores 3/3

Mástiles 2/2

Velocidad máxima 25 nudos/25 nudos

Capac. transporte 3.000 pas./3.000 pas.

Botes salvavidas 24/20

El buque de Robertson se hundiría irremisiblemente tras chocar con un iceberg una noche de Abril muriendo la mayor parte del pasaje…

En 1911 se publicó un libro en Nueva York en el que se hacían una serie de predicciones para el año 1912, había sido realizado por una serie de videntes y astrólogos en el que pusieron de manifiesto sus visiones, premoniciones y predicciones. En un apartado de ese libro decía: “un titán del mar, un coloso se hundirá en las aguas heladas del Atlántico norte…”, El “Titanic” aún no había sido botado…

W. T. Stead pereció en la tragedia del “Titanic”, la particularidad de su muerte es que 32 años antes, en 1880, publicó un cuento en la Pall Mail Gazette llamado “Futility” donde recreaba el hipotético hundimiento de un lujoso trasatlántico en el Atlántico Norte. En 1892 volvía a narrar la historia de otro colosal hundimiento y en 1910, guiado por una extraña obsesión, daba una conferencia sobre la seguridad en los barcos…incluso llegó a soñar con su propia muerte a bordo de uno y confesó a sus más allegados que “sabía que su muerte se produciría en el mar”. Se dice que la conferencia sobre la seguridad en los barcos la ilustró con un espeluznante dibujo donde se le podía ver a él mismo como víctima de un naufragio. Stead llegó a consultar a afamados cartomantes y especialistas en adivinación de la época como el conde Louis Warner de Hamon más conocido como Cheiro o W. De Kerlor. Cheiro le advirtió pocos meses antes de embarcar el escritor en el “Titanic” que veía un gran peligro para él en el mar y más aún si emprendía viaje en Abril de 1912… El médium W. De Kerlor le pronóstico que realizaría un viaje a Norteamérica antes de que ni siquiera tuviera pensado hacerlo y que en él veía a Stead envuelto en una colosal tragedia junto a millares de personas ahogándose en aguas oscuras… Meses antes de la botadura del buque un sacerdote escribía a Stead comentándole que el barco se hundiría en su viaje inaugural, pese a ello el escritor se reunió con su destino y viajó a bordo del “Titanic” rumbo a su inquebrantable futuro.

Llegados a este punto me permite en preguntarle: ¿Cree en las casualidades?

 
 
A %d blogueros les gusta esto: