RSS

Archivo de la categoría: Historia

LA IDENTIDAD DEL MISTERIOSO FULCANELLI

LA IDENTIDAD DEL MISTERIOSO FULCANELLI
Por: Jose Manuel García Bautista

Uno de los misterios históricos que más me llaman la atención es el relacionado con los constructores de catedrales y con la simbología oculta en estos grandes templos religiosos de la cristiandad. De entre todos los autores que han destacado al tratar esta materia destaca, por encima de cualquier otro, uno en especial… Se trata de Fulcanelli y su misterio es no menos apasionante.

Read the rest of this entry »

 

EL CORPUS CHRISTI EN SEVILLA Y LOS SEISES

EL CORPUS CHRISTI EN SEVILLA Y LOS SEISES

Por: Jose Manuel García Bautista

Cuando llega el jueves de junio en la que el Corpus sale en solemne procesión por las calles de Sevilla son muchas las personas que asisten, asombradas, a tal acto de devoción, respeto y fe en la ciudad. Sin embargo son muchos los que desconocen, en gran medida, el origen de la tradición religiosa y que debemos arrojar un poco de luz y conocimiento a ello.
El Corpus Christi se inicia con una misa en la Catedral de la que participan las autoridades religiosas, cargos de la corporación municipales y autoridades civiles y militares más otras representaciones. Es una misa solemne en la que los Seises, los niños bailarines, realizan tres danzas, cada una dedicada especialmente al Santísimo, al Arzobispo y a la Corporación Municipal respectivamente. Aquí se da un curioso gesto simbólico que es la entrega, por parte del alcalde, de un doblón de oro como regalo. Momentos después la procesión del Corpus Christi sale de la Catedral por la Puerta del Nacimiento o de San Miguel.

La salida del Corpus Christi representa la presencia de Dios en la capital hispalense, engalanada para el transitar de la Custodia impresionante de Arfe, siendo un gran acto Sacramental en la ciudad. Su tradición nos lleva a la Baja Edad Media cuando la fiesta era dedicada al Cuerpo y la Sangre de Jesús, su representación por medio del pan y el vino que tenía su festejo sesenta días después del Domingo de Resurrección coincidiendo siempre en jueves. Las raíces hemos de encontrarlas en Bélgica, ene l año 1246, cuando una visión asaltó a Juliana de Mont en la que la Luna Llena surgía con una mancha negra. Quizás preocupada hizo partícipe de ello al obispo de Lieja, Robert de Thorete quién dio parte a los teólogos quienes llegaron a la conclusión que había un “aviso” celestial para hacer notar la ausencia de un fiesta en honor del Sacramento Eucarístico. Entre los teólogos consultados estaba Jacques Pantaleón, archidiácono de Lieja que, posteriormente, sería el papa Urbano IV en 1261.

Fue Urbano IV quién publicó la bula “Transiturus de hoc mundum” donde se institucionalizaba la festividad del Corpus siendo el jueves posterior al domingo de la Santísima Trinidad para celebrar el mismo. En 1311 el papa Clemente V lo ratificó así como Juan XII.

En Sevilla fue en el siglo XV cuando tenemos las primeras referencias históricas datando estas del año 1426 y siendo en 1532 cuando se establece el recorrido de la procesión, que es el vigente en la actualidad. En el año 1477 Sevilla acoge a una devota ejemplar: la reina Isabel “La Católica” asiste al Corpus sevillano acompañada de Teresa Márquez, una de las fundadoras de hermandades sacramentales de Sevilla tales como San Vicente, Sagrario, San Lorenzo o San Isidoro.

En el siglo XVI se “innova” el cubrir de aromático romero las calles pon donde pasaba el Corpus Christi en la ciudad y dada la importancia de la Sevilla de la época este festejo es uno de los más vistosos de Europa. En el siglo XVII sería cuando de alcanza el momento de mayor esplendor de las Hermandades Sacramentales.

En el siglo XVII se prohiben los bailes de los gigantes y cabezudos al ser considerados como profanos e irreverentes. No obstante el Corpus siguió siendo un motivo de solemne celebración en Sevilla que en el siglo XX vio como crecía el cortejo con mayor presencia de hermandades y autoridades de la ciudad pese a que mermó el número de imágenes de Gloria que eran procesionadas a fin de no hacer interminable tal demostración de fe.

Los Seises

Especialmente destaca la figura de los “niños cantores” o Seises en el Corpus sevillano. Su origen se remonta a la autorización pedida a instancias del Cabildo por la bula papal de Eugenio IV en 1439. Siendo el 27 de junio de 1454 cuando el papa Nicolás V otorga el permiso a la Catedral de Sevilla de un maestro de canto para los niños.

En el siglo XV eran seis niños los que componían este coro litúrgico siendo llamados “Seises” en Sevilla desde la segunda mitad del siglo XVI. En la actualidad son diez niños que vivían con el maestro de Capilla de la Catedral donde recibían manutención y educación originariamente. Posteriormente esta labor pasaría a diferentes colegios de Sevilla como el San Isidoro o San Miguel así como el Portacoeli.

Los seises bailan sólo en dos ocasiones más al año: en los ocho días siguientes a la festividad del Corpus Christi y en la semana de Octava de la Inmaculada. En esos ochos días lo hacen de color celeste mientras que en el Corpus lo hacen de rojo destacando sus trajes con detalles dorados, mallas, pantalones abombados y chaquetillas o sombrero son plumas.
El doblón de oro entregado por el alcalde de la ciudad recuerda el donativo que se daba antiguamente a los niños que bailan ante el Santísimo, una bella tradición que se sigue escenificando en nuestros días.

Las plantas del Corpus

Las plantas del Corpus Christi son el romero, espliego, murta o pétalos de flores, ello deriva de la Fiesta de los Tabernáculos que dice: “Cortaréis ramos de árboles de adorno, palmas, ramas de árboles frondosos y de sauces, y haréis fiesta siete días en presencia del Señor”, igualmente se perfuman las calles con incienso. Las espigas significan origen de la hostia consagrada si bien es una metáfora del Cuerpo de Cristo.

Los “Carráncanos”

En el Corpus destacan los doce niños “carráncanos” que también están presentes en celebraciones como la de la Virgen de los Reyes y la Sacramental del Sagrario, portan cirios rojos y abren el cortejo, antaño eran recogidos de la calle por caridad y se les pagaba por salir.

Jornada solemne para vivir intensamente al aroma de Sevilla y al calor de su fervor más arraigado.

 
 

EL ORIGEN DEL NOMBRE DE TRIANA

EL ORIGEN DEL NOMBRE DE TRIANA

Por: Jose Manuel García Bautista

Pues hay muchas historias sobre cómo se fundó el popular barrio de Triana, algunos dicen que es una ciudad dentro de una ciudad, tiene su propia idiosincrasia.

Se dice que la diosa Astarté se refugió en la zona huyendo del enamoradizo Hércules y fundó Sevilla. Otros piensan que es una derivación del nombre de origen romano “Trajana” que vendría de la Itálica Trajana. Aunque la más aceptada es la que nos dicen que sería de origen celtíbero-romano que significaría “Tres ríos” de “Tri” que es tres y Ana que es río, ya que aquí se dividía el río en tres brazos. Eso también piensa el investigador Justino Matute Gavira que en su obra “Aparato para descubrir la historia de Triana y de su iglesia parroquial” dice: “otros deducen su nombre de Trans amnem, expresión con que los latinos significaban lo que está más allá del río… y aún los árabes por esta misma circunstancia llamaban a Triana Ma wara an-nahr, que vale tanto como allende el río: la transfluvial, aunque más comúnmente le decían Atrayana o Athriana…”.

El origen de Triana es romano y hasta que no se remodeló el cauce del Guadalquivir en la segunda mitad del siglo XX hubo muchas crecidas del río que creaban inundaciones, la verdad es que las creaba en toda Sevilla. Aquí y debido a esa insalubridad que te contaba antes se cebó con saña la peste de 1649, reduciendo dramáticamente la población del arrabal. Que era una zona humilde, de trabajadores, de marineros y sobre todo de alfareros, tradición que aún hoy se mantiene con muchas industrias familiares dedicadas a la alfarería y que dan nombre a calles como Alfarería, o tradiciones como los comercios de la calle Antillanos Campos, con tiendas que destacan por sus frontales en azulejos y con una gran riqueza ornamental.

Pero Triana también ha dado toreros de fama, cantaores de tronío, flamencos de eterno zapateo, y siempre estuvo la población gitana muy representada hasta que se expulsó a estos de Cava de los Gitanos por la presión inmobiliaria en la década los 70, eran personas que se vincularon sobre todo al gremio de la herrería…

Triana es diferente, pasear por sus calles o visitar sus corralones es algo que todo sevillano debe hacer.

 

HISTORIA Y LEYENDA DE LA VIRGEN DEL ROCÍO

HISTORIA Y LEYENDA DE LA VIRGEN DEL ROCÍO

Por: Jose Manuel García Bautista

Quizás, en la provincia de Sevilla se guarda especial veneración a una singular imagen aparecida en plenas marismas del Guadalquivir… Una pequeña representación de la Virgen María que ha cautivado durante siglos a los sevillanos y que han hecho de su romería una de las más populares del mundo, hablamos de la “Virgen del Rocío” que es venerada en la ermita El Rocío en Almonte, provincia de Huelva y que dada su universalidad también se le considera sevillana y Madre del Mundo.

Cuenta la piadosa leyenda sobre la aparición de la imagen de la Virgen que: “Entrado el siglo XV de la Encarnación del Verbo Eterno, un hombre que, o apacentaba ganado o había salido a cazar, hallándose en el término de la Villa de Almonte, en el sitio llamado de La Rocina (cuyas incultas malezas le hacían impracticables a humanas plantas y sólo accesible a las aves y silvestres fieras), advirtió en la vehemencia del ladrido de los perros, que se ocultaba en aquella selva alguna cosa que les movía a aquellas expresiones de su natural instinto. Penetró aunque a costa de no pocos trabajos, y, en medio de las espinas, halló la imagen de aquel sagrado lirio intacto de las espinas del pecado, vio entre las zarzas el simulacro de aquella Zarza Mística ilesa en medio de los ardores del original delito; miró una Imagen de la Reina de los Ángeles de estatura natural, colocada sobre el tronco de un árbol. Era de talla y su belleza peregrina. Vestíase de una túnica de lino entre blanco y verde, y era su portentosa hermosura atractivo aún para la imaginación más libertina.

Hallazgo tan precioso como no esperado, llenó al hombre de un gozo sobre toda ponderación, y, queriendo hacer a todos patente tanta dicha, a costa de sus afanes, desmontado parte de aquel cerrado bosque, sacó en sus hombros la soberana imagen a campo descubierto. Pero como fuese su intención colocar en la villa de Almonte, distante tres leguas de aquel sitio, el bello simulacro, siguiendo en sus intentos piadosos, se quedó dormido a esfuerzo de su cansancio y su fatiga. Despertó y se halló sin la sagrada imagen, penetrado de dolor, volvió al sitio donde la vio primero, y allí la encontró como antes. Vino a Almonte y refirió todo lo sucedido con la cual noticia salieron el clero y el cabildo de esta villa y hallaron la santa imagen en el lugar y modo que el hombre les había referido, notando ilesa su belleza, no obstante el largo tiempo que había estado expuesta a la inclemencia de los tiempos, lluvias, rayos de sol y tempestades.

Poseídos de la devoción y el respeto, la sacaron entre las malezas y la pusieron en la iglesia mayor de dicha villa, entre tanto que en aquella selva se le labraba templo. Hízose, en efecto, una pequeña ermita de diez varas de largo, y se construyó el altar para colocar la imagen, de tal modo que el tronco en que fue hallada le sirviese de peana. Aforándose aquel sitio con el nombre de la Virgen de Las Rocinas”. Todo un documento.

Los cronistas narran que fue el rey Alfonso X el sabio, allá por el año 1270 ,año de una profusa conquista en Andalucía y en Sevilla, mandó erigir una ermita consagrada a la Virgen en el lugar llamado de “Las Rocinas” tras la conquista de Niebla en 1262, que había sido reconquistado a los árabes, mandando colocar allí una bella imagen d ela Virgen. Estas mismas crónicas prosiguen narrando cómo en esos mismos lugares, el rey creó un coto de caza, atraído por la belleza del lugar y la cantidad de ciervos existente. La historia llegada a través de sus cronistas tiene cierto grado de verosimilitud dado que aquel lugar elegido para construir aquel santuario en honor a la Virgen era un paraje dominado por malezas y de acebuchales pero que sin embargo se veía compensado con un gran paraje de hermosas vistas en las orillas de la marisma, el rey Alfonso mando a construir una pequeña ermita ,donde coloco a Ntra.Sra.Del Rocio ,donde a permanecido en el mismo lugar durante 700 años ,se puede deducir que la ermita fue construida entre los años 1270 y 1275.

Los traslados de la Virgen del Rocío a su pueblo de Almonte se sucedían cuando en Almonte como pueblo personificado ocurría o le acaecía algún mal como triste como epidemias, guerras, sequías, malas cosechas, hambre…El pueblo de Almonte marchaba a por su patrona y permanecía el tiempo necesario en la parroquia donde se le celebraba cultos y misa ,y después era de nuevo llevada a la virgen hacia la ermita del Rocío.

El primer documento escrito sobre un traslado es en el año 1607 ,donde un documento dice que la virgen sea traída hasta el pueblo de Almonte por una pertinaz, el día 21 de Abril de 1607 . La tradición de hacer ir a la Virgen cada siete años a Almonte data del siglo XX, allí permanece 9 meses ,dos semana antes de la romería del Rocío la Virgen sale en procesión por el pueblo, una semana después ,es de nuevo vestida de pastora ,y es trasladada de nuevo a la aldea del Rocío ,para que una semana después se celebre la tradicional romería del Rocío.

Son muchas las hermandades afiliadas a la hermandad matriz de Almonte, se cuentan por millones sus fieles romeros que viajan desde toda Andalucía, principalmente de Sevilla, Cádiz y Huelva, aunque es una fiesta universal donde se pueden encontrar personas de todas partes del mundo haciendo el denominado “Camino” por la “Raya” hasta llegar a través de agrestes paisajes a la ermita del Rocío y rendir pleitesía a la Virgen.

No se lo pierdan, detrás de esta singular aparición de la Virgen en plenas marismas de Doñana se encuentra con el paso de los siglos una de las mayores y más arraigadas romerías del mundo. La fecha marcada: El lunes de Pentecostés de cada año, la Virgen sale en procesión por las calles de la aldea, portada a hombros de los almonteños, seguro que alguna vez ha visto esas imágenes y se ha hecho una infinidad de preguntas… Tal vez una visita en plena eclosión y fervor popular ,a esta o a cualquiera de las fiestas populares o romerías que celebran las patronales de estas localidades y que ocultan un trasfondo aparicionista en Sevilla o en sus cercanías, pudiera responder a parte de esas mismas preguntas no con la razón de la racionalidad sino con la pasión del corazón. Tras esto sólo resta exclamar cual una oración fuera: ¡¡¡ Viva la Virgen del Rocío!!! ¡¡¡ Viva la Blanca Paloma!!!

 

LA LEYENDA DE LA VIRGEN DEL ROCÍO

LA LEYENDA DE LA VIRGEN DEL ROCÍO

Por: Jose Manuel García Bautista

Andalucía guarda especial veneración a una singular imagen aparecida en plenas marismas del Guadalquivir. Una pequeña representación de la Virgen María que ha cautivado durante siglos a los sevillanos y que han hecho de su romería una de las más populares del mundo, hablamos de la Virgen del Rocío que es venerada en la ermita El Rocío en Almonte, provincia de Huelva.

Cuenta la piadosa leyenda sobre la aparición de la imagen de la Virgen que: “Entrado el siglo XV de la Encarnación del Verbo Eterno, un hombre que, o apacentaba ganado o había salido a cazar, hallándose en el término de la Villa de Almonte, en el sitio llamado de La Rocina (cuyas incultas malezas le hacían impracticables a humanas plantas y sólo accesible a las aves y silvestres fieras), advirtió en la vehemencia del ladrido de los perros, que se ocultaba en aquella selva alguna cosa que les movía a aquellas expresiones de su natural instinto. Penetró aunque a costa de no pocos trabajos, y, en medio de las espinas, halló la imagen de aquel sagrado lirio intacto de las espinas del pecado, vio entre las zarzas el simulacro de aquella Zarza Mística ilesa en medio de los ardores del original delito; miró una Imagen de la Reina de los Ángeles de estatura natural, colocada sobre el tronco de un árbol. Era de talla y su belleza peregrina. Vestíase de una túnica de lino entre blanco y verde, y era su portentosa hermosura atractivo aún para la imaginación más libertina.

Hallazgo tan precioso como no esperado, llenó al hombre de un gozo sobre toda ponderación, y, queriendo hacer a todos patente tanta dicha, a costa de sus afanes, desmontado parte de aquel cerrado bosque, sacó en sus hombros la soberana imagen a campo descubierto. Pero como fuese su intención colocar en la villa de Almonte, distante tres leguas de aquel sitio, el bello simulacro, siguiendo en sus intentos piadosos, se quedó dormido a esfuerzo de su cansancio y su fatiga. Despertó y se halló sin la sagrada imagen, penetrado de dolor, volvió al sitio donde la vio primero, y allí la encontró como antes. Vino a Almonte y refirió todo lo sucedido con la cual noticia salieron el clero y el cabildo de esta villa y hallaron la santa imagen en el lugar y modo que el hombre les había referido, notando ilesa su belleza, no obstante el largo tiempo que había estado expuesta a la inclemencia de los tiempos, lluvias, rayos de sol y tempestades.

Poseídos de la devoción y el respeto, la sacaron entre las malezas y la pusieron en la iglesia mayor de dicha villa, entre tanto que en aquella selva se le labraba templo. Hízose, en efecto, una pequeña ermita de diez varas de largo, y se construyó el altar para colocar la imagen, de tal modo que el tronco en que fue hallada le sirviese de peana. Aforándose aquel sitio con el nombre de la Virgen de Las Rocinas”. Todo un documento.

Los cronistas narran que fue el rey Alfonso X el Sabio, allá por el año 1270, año de una profusa conquista en Andalucía, mandó erigir una ermita consagrada a la Virgen en el lugar llamado de “Las Rocinas” tras la conquista de Niebla en 1262, que había sido reconquistado a los árabes, mandando colocar allí una bella imagen de la Virgen. Estas mismas crónicas, prosiguen narrando, cómo en esos mismos lugares, el rey creó un coto de caza, atraído por la belleza del lugar y la cantidad de ciervos existente. La historica llegada a través de sus cronistas tiene cierto grado de verosimilitud dado que aquel lugar elegido para construir aquel santuario en honor a la Virgen era un paraje dominado por malezas y de acebuchales pero que, sin embargo, se veía compensado con un gran paraje de hermosas vistas en las orillas de la marisma, el rey Alfonso X mandó a construir una pequeña ermita, donde coloco a Ntra.Sra.Del Rocio, donde a permanecido en el mismo lugar durante 700 años, se puede deducir que la ermita fue construida entre los años 1270 y 1275.

Los traslados de la Virgen del Rocío a su pueblo de Almonte se sucedían cuando en Almonte -como pueblo personificado- ocurría o le acaecía algún mal como triste como epidemias, guerras, sequías, malas cosechas, hambre… El pueblo de Almonte marchaba a por su patrona y permanecía el tiempo necesario en la parroquia donde se le celebraba cultos y misa, y después era de nuevo llevada a la virgen hacia la ermita del Rocío.

El primer documento escrito sobre un traslado es en el año 1607 ,donde un documento dice que la virgen sea traída hasta el pueblo de Almonte por una pertinaz, el día 21 de Abril de 1607. La tradición de hacer ir a la Virgen cada siete años a Almonte data del siglo XX, allí permanece 9 meses ,dos semana antes de la romería del Rocío la Virgen sale en procesión por el pueblo, una semana después ,es de nuevo vestida de pastora ,y es trasladada de nuevo a la aldea del Rocío, para que una semana después se celebre la tradicional romería del Rocío.

Son muchas las hermandades afiliadas a la hermandad matriz de Almonte, se cuentan por millones sus fieles romeros que viajan desde toda Andalucía, principalmente de Sevilla, Cádiz y, por supuesto, Huelva, aunque es una fiesta universal donde se pueden encontrar personas de todas partes del mundo haciendo el denominado “Camino” por la “Raya” hasta llegar a través de agrestes paisajes a la ermita del Rocío y rendir pleitesía a la Virgen.

Detrás de esta singular aparición de la Virgen, en plenas marismas de Doñana, se encuentra -con el paso de los siglos- una de las mayores y más arraigadas romerías del mundo. La fecha marcada: El lunes de Pentecostés de cada año, la Virgen sale en procesión por las calles de la aldea, portada a hombros de los almonteños, seguro que alguna vez ha visto esas imágenes y se ha hecho una infinidad de preguntas.

Tal vez una visita en plena eclosión y fervor popular, a esta o a cualquiera de las fiestas populares o romerías que celebran las patronales de estas localidades y que ocultan un trasfondo aparicionista, que pudiera responder a parte de esas mismas preguntas no con la razón de la racionalidad sino con la pasión del corazón. Tras esto sólo resta exclamar cual una oración fuera: ¡Viva la Virgen del Rocío! ¡Viva la Blanca Paloma!

 

EL ORGULLO DE NICOLÁS MONARDES

EL ORGULLO DE NICOLÁS MONARDES

Por: Jose Manuel García Bautista

Nicolás Monardes fue un reputado médico y botánico sevillano del siglo XVI cuya contribución a la clasificación botánica de especies, en especial del Nuevo Mundo, nunca estará lo suficientemente admirada así como su contribución a ese plano de la Ciencia.

Nicolás Monardes montó en Sevilla un denominado como “Jardín de Aclimatación” en el que fue adaptando a nuestro clima a muchos tipos de plantas traídas del nuevo mundo, así fue el introductor en Europa de elementos tan importante para la dieta como la patata o el maíz y, en otros ámbitos, del tabaco.

Este jardín del que estaba orgulloso pudo haber estado situado en la calle Sierpes o en la calle Hernando Colón, pero lo cierto es que su contribución fue enormemente significativa en su siglo y para la posteridad.

 
 

FERNANDO III, EL REY SANTO DE SEVILLA

FERNANDO III, EL REY SANTO DE SEVILLA

Por: Jose Manuel García Bautista

Una vez el rey Fernando III ganó la plaza de Sevilla mandó organizar la cuidad, don Remondo fue nombrado arzobispo, la vida municipal comenzó nuevamente a cobrar vida en la ciudad según la legislación cristiana; se otorgaron franquezas a los caballeros sevillanos y se hizo un reparto de terrenos.

El rey mandó construir naves en Vizcaya para proteger el Estrecho de otro posible ataque e invasión musulmana y atacar a Marruecos, pero no pudo hacer esto último al caer enfermo, estando en la primavera del año 1252 recluido en sus aposentos del Alcázar.

Entre tanto el príncipe Alfonso “El Sabio” tomaba otras plazas como Jerez, Sanlúcar, Lebrija, Medina Sidonia… Pero fue avisado del grave estado de salud de su padre y tuvo que volver a Sevilla temiendo el fatal desenlace…

El 30 de Mayo de 1252 recibió del obispo de Segovia el Santo Viático, el rey salió con una soga al cuello –como penitencia- y dejado en el suelo su cetro y la corona en señal de renuncia a todo lo material: “desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo he de volver al seno de la tierra”.

En aquella escena estaban presente la reina doña Juana y sus hijos fruto de los matrimonios con la reina y con doña Beatriz de Suabia, estaba ausente el príncipe Sancho que ocupaba el cargo de arzobispo en Toledo.

El cuerpo de San Fernando

La importancia histórica del rey santo, Fernando III, en Sevilla es innegable. Fue con motivo de su beatificación en 1668 cuando se procedió a la apertura de su sepulcro en la Catedral, en la Capilla Real, un 17 de Marzo; allí, en solemne ceremonia se descubrió la loza que tapaba al mismo y… ¡Sorpresa!

Al abrir el sepulcro se descubrió que el rey santo se encontraba con sus ricas telas en la cual destacaba el adorno que representaba a los castillos y leones, tan representativos del reino de España; además había un cetro, una sortija con un zafiro (posiblemente) y una espada con su puño en plata.

Se levantó acta porque aquel cuerpo tenía una peculiaridad: ¡estaba incorrupto! Todo ello sin, en teoría, haber sido embalsamado, hecho que analizaron y certificaron los médicos de la época, don Gaspar Caldera, don Pedro de Herrera y el erudito don Cristóbal Báez.

Sería un 3 de Marzo de 1967 cuando llega a la capital hispalense el denominado Breve Pontificio por el que se canonizaba al rey.

 
 
 
A %d blogueros les gusta esto: