RSS

Archivo de la categoría: Investigación

EDIFICIOS ENCANTADOS DONDE PASAR MIEDO EN SEVILLA

Por: Jose Manuel García Bautista

Reconozco que todas las ciudades del mundo tienen mil y un lugares evocadores que nos recuerdan la grandeza de las culturas que habitaron sus calles y que hicieron por construir y el futuro que es el presente que vivimos. Podemos caer bajo el influjo de Roma, París, Viena, Praga, Madrid o la nuestra, Sevilla.

Pero también encontramos en esas ciudades sitios donde pasar miedo, desde las catacumbas hasta viejos cementerios donde la realidad supera a la ficción, o vetustos edificios abandonados que son ya parte de la Historia o de la Leyenda.

En Sevilla encontramos algunos de ellos, recuerdo cuando me documentaba para escribir mi libro «30 lugares de Sevilla donde pasar miedo» el asombró que me provocó dar con muchos de ellos, visitarlos y tener la oportunidad de investigarlos, algunos con tanta profundidad que lo imposible tuvo que manifestarse ante nosotros de mil formas diferentes.

Permítanme que les descubra alguno de ellos, como el llamado «Sanatorio de los Muertos», un lugar dentro de Sevilla, llamado realmente como «Hospital Universitario San Pablo» y próximo a las pistas del aeropuerto de Sevilla.

Cuentan los testigos que han tenido tremendas experiencias en su interior que allí, en las antiguas y demolidas hoy habitaciones, se aparece una niña, de 8 años, llamada Clara, a la que gusta pasear por el sitio donde murió o mostrarse con su vestidito a la asombrada víctima del misterio.

La demostración más palpable -independientemente de aquellos que dicen haberla visto pero que no se dispone de un registro fotográfico o de vídeo del instante- fue una psicofonía captada en su interior, las llamadas «voces del misterio» o «voces del más allá», en las que una voz infantil, la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre –tan señalada-, que decía «hola,… Hola», y que hiela la sangre y paraliza el corazón de quienes han tenido la oportunidad de escucharla.

O el espectro del iracundo padre Miguel que vagaría por toda la eternidad en el interior del complejo quizás purgando sus pecados no confesados… ¿Quién sabe?

Sea como fuere es uno de esos lugares en los que uno pasará miedo, no sólo por las historias que se cuentan en su interior si no por lo desolado del sitio que no inspira confianza ni invita a permanecer mucho tiempo dentro.

Si viaja a Carmona, la siempre bella localidad sevillana, y toma la carretera a los Alcores, verá, no sin dificultad, como un edificio se yergue sobre un promontorio que domina un páramo. En las frías noches de invierno la neblina comienza a llegar hasta sus faldas y el aspecto fantasmagórico hace que se tenga de él una visión terrorífica.

Es el llamado «Monasterio del Diablo», una antigua edificación que debió tener tiempos mejores y en cuyo interior se dice que se manifiesta un viejo fraile o el mismísimo demonio. Cuentan que un fraile despertó en la noche y no observó la presencia de sus hermanos, los buscó y sólo pudo acceder a una fresquera donde sus cuerpos pendían de unos ganchos y el demonio, a sus pies, los devoraba dejándolo a él vivo para que diera fe de su existencia. La leyenda es tan falsa como la supervivencia del fraile, inventada por un pícaro pseudo investigador con más ganas de popularidad que de descubrir la verdad pero que ha alimentado la imaginación de cuantos han accedido a su interior.

Cierto es que allí, en el monasterio, se han vivido experiencias difíciles de explicar, escuchado cantos monacales, religiosos; se han visto sombras y presencias difíciles de explicar, captado más psicofonías de las deseables y hasta tenido encuentros con un ser que surgía de uno de los laterales de la nave hasta perderse en la última sala que tiene este espacio.

La fresquera ciertamente existe, con ganchos en su techo, aquella que estaba destinada a preservar los alimentos y que, realmente, hoy, es utilizada para hacer todo tipo de pactos satánicos como demuestra una mal realizada estrella de cinco puntas invertida que encontramos en una de sus paredes.

El lugar hoy es el centro de muchas investigaciones paranormales, de los que buscan el misterio y hasta de aquellos que hacen magia negra, invocan a Satanás, realizan sacrificios animales o dejan llevar su calenturienta imaginación a cotas insospechadas.

Sevilla tiene más lugares donde pasar miedo, por ejemplo la llamada «Casa de la Loca» en Palomares del Río, junto a la “Fuente de la Rihuela”. Allí dicen que se aparecería el espectro de una dama que habría habitado el lugar, mil leyendas y un mismo final trágico.

No hace demasiados años fue el escenario de un asesinato en su interior y algunos expertos en estas cuestiones opinan que el alma de aquel desdichado también puede estar manifestándose en su interior.

En todos los lugares se debe tener cuidado, ninguno tiene carencia de propietarios aunque esté abandonado y en todos se debe ir con precaución pues aquellos que buscan la muerte en ellos pueden encontrarse con desagradables incidentes y poner su vida en juego. El misterio es bello, así como su búsqueda, pero con precaución, permisos y paciencia. Sn lugares donde pasar miedo en Sevilla, sólo algunos de ellos, a buen seguro que son muchos más y en todo se puede vivir lo extraordinario, sea parte de lo paranormal o de la imaginación.

 

LA SEVILLA DESCONOCIDA

LA SEVILLA DESCONOCIDA

Por: Jose Manuel García Bautista

Es Sevilla una gran desconocida, sabedora de sus secretos insondables juega con su visitante a mostrarle sus encantos más superficiales guardándose para si aquello que realmente no desea mostrar…

Sevilla, perla del Guadalquivir, crisol de culturas, de rancios defensores de la fe y enriquecedores pobladores árabes que tanto dieron y dejaron a una tierra que jamás podrá pagar su deuda con el saber de aquellos musulmanes más preocupados de dar cultura que de hacer la guerra.

Sevilla, flor de primavera de una piel de toro hastiada de la desidia del ibero que transforma su mundo gracias a la fuente de la eterna juventud que baña sus riberas… Eterna juventud que sigue y persigue a aquellos que dejaron un legado de muerte, desolación, tragedia o amores mal pagados tras de sí… Y son ellos los que constituyen los llamados como lugares malditos y embrujados de esta ciudad eterna que recela del curioso y veta al que quiere descubrir estos secretos de su corazón misterioso. Allá donde el tiempo parece haberse detenido para revivir una y otra vez estas historias personales evocadoras de recuerdos que hoy desafían a la lógica trasgrediendo con sus evanescentes tragedias las barreras del espacio y del tiempo. Son los lugares malditos y embrujados de una ciudad hechizada por sus apariciones, por el recuerdo que reverdecen cada día los lúgubres espectros que se aparecen para pedir ayuda, para indicarnos un camino o que en su desesperanza ya se limitan a pasear, sin más, por aquellos mismos lugares por los que lo hicieron en vida. Lugares malditos embriagados del sabor de un romance trágico, de doncellas moribundas por un amor falsamente correspondido, de ilustres fantasmas que pagan la culpa de una vida oculta tras las cortinas de la ejemplaridad… Fantasmas de otro tiempo que hoy nos dejan un mensaje de esperanza y sorpresa.

Comenzamos a caminar por esta Sevilla nuestra, esta vez cediendo el peso y el protagonismo a los testigos y víctimas del misterios, a aquellos que vivieron para contarlo, a aquellos que supieron sobreponerse a una experiencia paranormal o a aquellos que fueron testigos de lo imposible. Este paso por los lugares maldito y embrujado será un paseo por las historias ya no anónimas de esos muchos sevillanos que un día nos las quisieron contar, que un día lo quisieron compartir, este es un camino dedicado a ellos por qué es un camino de testimonios donde el investigador es un mero cronista que no se vincula emocional o afectivamente con ninguno de los casos, es un camino aséptico donde los protagonistas son los propios testigos con sus vivencias y testimonios reales. Comenzamos a caminar retomando un camino iniciado por aquellas casas y edificios encantados para fascinarnos con el legado maldito de aquellas brujas que en sus aquelarres sevillanos o en la purificadora llama de la hoguera profirieron contra sus delatores o contra su lugar de morada… Retomamos aquel primer viaje para seguir mostrando al sevillano, al visitante o al ciudadanos del mundo aquellos otros lugares que debe visitar pero en compañía… Comenzamos a caminar por esos edificios y casas encantadas, embrujadas o malditas que esta ciudad y estos autores intencionadamente olvidaron pero que no quisieron dejar atrás. Vayamos juntos en busca del misterio y descubramos juntos lo mucho que Sevilla tiene que mostrarnos de su historia oculta, de sus espectros olvidados y reales como la vida misma.

Sevilla no sería nada sin estas historias reales que vuelven a visitarnos y a hacernos compañía mientras visitamos viejas casas solariegas, vetustos palacios que nos muestran el esplendor de otra época o modernos edificios asentados sobre terribles maldiciones… ¿Qué sería de cualquier ciudad sin estas historias que nos llenan de temor y alimentan nuestra imaginación?

Es la Sevilla maldita, la Sevilla hechizada, la insondable, la más desconocida, la más añeja, la más añorada. Aquélla a la que aún no se le ha ido el aroma eterno a azahar, el polvo de los canteros que tallan cada palmo de piedra catedralicia, aquella a la que aún no se le olvida las llamaradas de la hoguera, aquella de los grandes descubridores y conquistadores cuyos cascos ecuestres aún resuenan sobre el pavimento adoquinado, aquélla de los mil rezos arzobispales en viejas capillas o de visitantes de ultratumba con un secreto que mostrar…

Sevilla, la perla del Guadalquivir, rincón de vida, cuna de emperadores, paladín del Descubrimiento, cónclave de la Inquisición, rebelde en la invasión, la de los señoritos y los “señoritos”, la de la modernización y hoy la pretendida Sevilla futurista por llegar… Algunos nos quedamos con los recuerdos del pasado de un ciudad que nos los sigue mostrando en el presente…en un evanescente presente…

¿Recuerdan aquel primer suceso recogido en los anales históricos de esta ciudad sobre la aparición espectral en la Capilla de San Onofre? Aquel primer hecho fantasmal recogido en la Historia de Sevilla, y ciertamente real, tuvo como protagonista al noble Juan de Torres en esta capilla ubicada en la Plaza de San Francisco junto a nuestro particular ayuntamiento. Corría el año 1600 y quedó reflejado en la crónica del convento, aquella aparición del más allá, de ese temido otro lado se despidió de nuestro sorprendido protagonista diciéndole: “Gracias, hermano, por el gran favor que habéis hecho a mi alma. Yo soy fraile de este mismo convento, que por negligencia dejó de oficiar una misa de difuntos que me habían encargado, y habiéndome muerto sin cumplir aquélla obligación, Dios me había condenado a permanecer en el purgatorio hasta que satisficiera mi deuda. Pero nadie hasta ahora me ha querido ayudar a decir misa, aunque he estado viniendo a intentar decirla, durante todos los días de Noviembre, cada año, por espacio de más de un siglo…”

Pero Sevilla es una suerte, un azar cual sorprendente caja de Pandora y nos da otra perla de su pasado, de los fantasmas de su pasado reflejados en olvidadas crónicas que nos advierten de su existencia nuevamente deslizándose a nuestro presente desde su alejado pasado… A aquella alejada aparición en la Capilla de San Onofre le seguiría otra no menos sorprendente en 1693, recogida en el tomo 1 del Archivo Histórico Municipal y que nos dice: “Testimonio de una extraña aparición recogidos de los propios testigos del suceso ocurrido en el año 1693”. Y este apasionante documento sigue su relato espectral de esta forma: “Testimonio: Pedro Erinel, vecino de Sevilla, dijo que estando en casa de don Luis de Marín oyó dos noches consecutivas un ruido grandísimo en el jardín de la casa, tanto que parecía perderse todo, y este ruido lo oyó también Francisco Pérez, paje. Y me dijo que parecía una gallina alborotando, o cosa de duendes y yo le dixe que aunque fuera duende, cosa de la otra vida o del infierno, que yo con cualquiera hablaría, teniendo fe en Dios y en su Santísima Madre, y con la Santa Cruz con unas reliquias que conmigo tenía. Y así me subí a la azotea para ver el jardín, y lo vi y las partes más avanzadas de la casa. A la segunda noche se repitió y bajándome de la azotea a la cocina me senté solo en ella a beber un cuenco de agua, y me pareció que se me vandaba la vista y me oprimía y me apretó tanto que me llenó de miedo y lanzando un grito salí de la cocina llamando Jesús y María. Esa misma noche oí desde mi cama varias voces, y golpes muy parecidos a la cabada del patio”. Este fascinante relato prosigue añadiendo: “Y otra noche sentí afuera de la sala muy parecido al de las tres anteriores, y golpes en la puerta, las cuales don Domingo Aldana Criado me dijo que también había oído con algunos golpes. El sábado 2 de Mayo de 1693 a las nueve y media de la noche estando ya acostado sin que dejara caer la cabeza en la almohada oí la en la puerta unos golpes muy rezios, y sentí un viento muy fuerte, como un huracán desesperado y entonces me senté en la cama y vi una mujer con un hábito negro que se traslucía otra cosa blanca que había detrás de la cabeza, con puntos sobre la frente, la cara redonda, muy triste y afligida, que se paseada por la sala, y llegando cerca de los pies de mi cama, y estando cara a cara conmigo la vi clara y distinta con la luz que tenía detrás del velo, como de cristal, y le dije: “Si vienes de parte de Dios dime qué quieres”. Y entonces ella me respondió con viva voz: “Dile a Luis que soy la madre, que mande a decir cincuenta misas para salvar mi alma. Y que si tú no haces esta diligencia o él no manda decir las mismas viviréis muy poco”. Cuando desapareció sentí un gran escalofrío, y se lo dije a Don Domingo Aldana. Y yo José de Aldana Criado digo que es verdad todo lo que aquí dice es cierto y así me lo dijo y por verdad de su declaración lo firmo: Firmado Francisco José Aldana Criado”.

La impresión de aquel encuentro y la maldición que pesaría sobre nuestro histórico testigo fue suficiente para que se celebraran aquellas cincuenta misas por el alma de la aparecida, pero aún tenemos un segundo testimonio que añadir a este curioso suceso de 1693, dice así: “Testimonio II: Fray Diego Diego Pérez, digo que paro en casa de don José Aldana, y la noche del sábado 3 de Mayo al tiempo de acostarme en la sala oí un gran ruido, y sentí pisadas, y saliendo al comedor vi una mujer al mirar el balcón, y la vi solo de la cintura para arriba vestida como un ángel, con una toca de cristal la cara más redonda que larga, con las manos como dos fundas, la cual como si vigilara me estuvo mirando, desapareció, y vi entonces tres fantasmas, y para examinar lo que era fui a la sala y tomé un espadín y fui al balcón y no halle cosa ninguna; como sería de diez a once de la noche me acosté y no vi más. La noche del día 10 de Mayo al tiempo de irme a acostar no habiendo perezón alguno con la puerta de la sala oí un golpe en la puerta misma tan grande que me he desmayado y no oí más. Por verdad lo juro por Dios y esta cruz, y para que de ello conste lo firmo de mi nombre. Sevilla 12 de Mayo de 1693. Firmado: Fray Diego Pérez”.

Si alguna vez pasean por el centro de Sevilla, sin nuestra compañía, y se sumerge en el interior del Barrio de Santa Cruz y se deja llevar por sus callejuelas sin fin en un laberinto tan intrincado como la propia vida tenga cuidado…Allí se enclava este edificio que guarda en sus entrañas el espectro de una vieja dama, de una vieja religiosa que paga la osadía con su traslúcida manifestación a aquellos que no han acabado de creer en ese temido otro lado…

Por las viejas galerías de nuestra Catedral, de nuestra “montaña de piedra” como la llamaban en la antigüedad, también se puede tropezar con la sombría figura de un canónico casi identificado…para unos se trata el espectro de Baltasar del Río y para otros del cardenal Cienfuegos, sea como fuera, si lo ve por aquellas sombrías estancias o el algunas de sus capillas saliendo de una espesa y fría bruma, no lo moleste, incline su cabeza en señal de respeto y déjele caminar en sus tribulaciones por qué lo que ve pertenece a otro mundo que no es el de los vivos…

 

LA CASA ENCANTADA DE HELIÓPOLIS

LA CASA ENCANTADA DE HELIÓPOLIS

Por: Jose Manuel García Bautista

Objetos que cambian de lugar, bruscos descensos de temperatura, extrañas presencias, orbes de luz, ruidos extraños, muñecos que hablan sólo o que parecen cobrar vida, es el apasionante fenómeno de las casas encantadas y esta que se localizaba en el barrio de Heliópolis.

Los fenómenos paranormales, o extraños, los podemos encontrar en todos sitios, algunos sin explicación y otros atienden a un vínculo estrecho, emocional o sentimental, con el lugar. Quizás sea ese vínculo el que provoque, con el paso del tiempo, hechos que son difíciles de explicar.

Se llaman casas encantadas o casas embrujadas a aquellos inmuebles, pisos o edificios en cuyo interior se produce una clara y evidente fenomenología paranormal o sobrenatural. Habitualmente todo ese conjunto de fenómenos inexplicables producidos en su interior es atribuido a la presencia de fantasmas o poltergeist, a falta de otra explicación que resolvieran los fenómenos que se manifiestan en el mismo. Su denominación varía, de casas encantadas, embrujadas, infestadas, endemoniadas, del terror, del miedo… Pero todas ellas comparten un punto en común: los fenómenos análogos que se producen en su interior.

Uno de esos hechos cuya fenomenología podría vincularse a un lugar determinado donde una familia vivió buena parte de su vida es al lugar al que les quiero llevar en el barrio de Heliópolis. Para ello contactamos con una persona, Francisco, que será el principal narrador de una serie de sucesos que, cuando menos, son llamativos.

En una tarde tranquila, junto a una buena amiga, tuvimos un encuentro en el que me comentó lo que había vivido en su interior. A mi pregunta sobre el pasado del sitio me respondió: “Por lo que sabemos, la primera edificación data de los años 20 del pasado siglo y debió consistir en una casa en planta baja no muy grande con algo de jardín. No sé nada de los primeros propietarios del inmueble, aunque estoy casi seguro de que antes de dicha construcción, el terreno se dedicaba a huerta o a campo de cultivo.

Mi familia materna la adquirió en 1.940, y en el año 1.955 se hizo una gran reforma ampliando en la casa hasta ocupar la totalidad de la parcela en planta baja y alta; se configuró con un amplio patio cubierto por una montera de cristal. Mis padres la ocuparon, tras su matrimonio en 1.962, y residieron en la misma hasta su fallecimiento”.

Valorando algunas circunstancias Francisco explicaba: “Desde siempre la edificación producía un efecto incómodo a sus habitantes (mi padre, ajeno a estos temas, decía que nunca se había sentido a gusto en ella), a pesar de su bonito estilo constructivo: andaluz en la zona del patio y la fachada, y a la inglesa con chimenea y mucho uso de madera en la zona interior”, recordando la estética interior y las impresiones de su progenitor.

Pero ya “pasaban cosas raras” así “los sonidos de pasos en la azotea, durante la noche, eran habituales y causantes de muchos terrores infantiles nocturnos, que los mayores explicaban como “paseos de gatos”. Pese a su indudable similitud con los pasos humanos y al hecho de que, durante el día, no se observara ningún gato en el vecindario”, explicaba.

Para encontrar una explicación razonable, dentro del campo de lo paranormal, a todo lo que en ellas ocurre tendríamos que revisar concienzudamente el inmueble –para descartar toda hipótesis racional y dar paso a la paranormal-, buscar posibles evidencias de desajustes eléctricos, campos magnéticos, infrasonidos, ultrasonidos, fraudes, roedores y un sin fin de explicaciones. Al final tenemos lo más improbable, que en este caso es lo más posible: el fenómeno paranormal.

Buscaremos en el pasado del edificio o de sus moradores cualquier indicio de hecho violento o luctuoso que pudiera encajar con las descripciones, testimonios o relatos que de un lugar encantados nos realizan y que haya podido canalizar los fenómenos como desencadenante.

En ese mismo testimonio, de gran valor, indicaba: “Como anécdotas más significativas de los años que viví en la casa destaca el día que se trajo un piano a casa y se instaló en el comedor. Mi madre comentó que lo oyó sonar a la mañana siguiente “como si alguien pasara la mano por el clavijero interior de las cuerdas”, encontrándose sola en casa y cuando ya nos habíamos ido al colegio. El sonido fue tan perceptible, que mi madre pensó que quizá alguno nos habíamos rezagado y nos habíamos quedado en casa jugando con el piano, en lugar de marcharnos al colegio a su hora.

Otro día, encontrándonos la familia viendo la televisión en la sala de estar, oímos claramente el sonido inconfundible de una moneda cayendo por los peldaños de la escalera interior que comunicaba con los dormitorios. La pared colindante de la escalera daba al jardín de la casa contigua, y por el otro lado era contigua con la sala de estar, pasando por detrás de la chimenea. La moneda tintineó en el último rellano y me levanté para ver qué había pasado. Ni en el rellano ni en la escalera había ninguna moneda, así que tras comentar a mis padres que no había nada, seguimos viendo la televisión tranquilamente sin hablar del tema”.

El testigo sigue recordando: “En otra ocasión, me desperté al amanecer y al poco pude escuchar un gran estruendo en el patio de la casa, como si una gran viga metálica hubiera caído desde gran altura al suelo. Me levanté y me asomé por la galería de la planta superior y todo estaba tranquilo, cuando el estruendo se repitió en la zona de mi dormitorio. Nadie más que yo pareció oír el ruido, así que me volví a acostar hasta que llegara la hora de levantarse”.

No fue la única ocasión en la que ocurrió algo así: “Un fenómeno parecido se repitió recientemente cuando la casa estaba en venta y la estábamos enseñando a diversos posibles compradores. Mi hermano acababa de despedir a uno de esos potenciales compradores sobre las dos de la tarde, cuando al cerrar la puerta del zaguán, oyó un gran estruendo en la zona de los lavaderos en la planta superior. Según me contó, el estruendo fue de tal intensidad que pensó que esa zona de la casa se había venido abajo, por lo que subió por la escalera interior (otra escalera comunicaba directamente el patio con los lavaderos), tapándose la nariz y la boca con un pañuelo para protegerse del polvo y de los escombros que pensaba encontrar. Sin embargo, todo estaba en orden y tras revisar la casa de arriba abajo incluidos la azotea y el castillete, no pudo encontrar nada que explicara el estruendo”.

En las casas encantadas se presentan igualmente unos “síntomas” que nos pueden hacer sospechar de una posible infestación (que es como se le denomina), estos son:

Fenómenos ópticos: fenómenos luminosos, orbes o extrañas luces en forma, bolas de luz que se desplazan, sombras y pirogénesis (combustión).

Fenómenos olfativos: sensación de olores extraños (buenos o malos olores dependiendo de la naturaleza de la entidad).

Fenómenos físicos: desplazamiento de objetos sin que nadie actúe sobre ellos de forma física visible, se manifiestan con movimientos de lámparas, cortinas que se mueven, jarrones que se rompen o estallan, caída de objetos y todo lo que implique el movimiento de cualquier de los enseres de la casa.

Fenómenos acústicos: psicofonías principalmente o voces audibles que percibe nuestro oído y que sin embargo no proceden de ninguna persona. Raps (repiqueto o castañeteo).

Fenómenos atmosféricos: bajadas bruscas de temperatura.

Materialización de objetos: aportes.

Robo de energía: baterías que se descargan o luces que presentan un comportamiento anómalo.

Apariciones: visión de sombras con forma humana e incluso apariciones de personas fallecidas, pueden ser los que desencadenan el fenómeno en el interior del inmueble presuntamente encantado.

Con tal actividad los recuerdos afloran a la mente de Francisco: “Otro suceso difícilmente explicable, para mí, ocurrió un día en que yo visité la casa junto con mi esposa una tarde de verano. Llamé al timbre como tenía por costumbre y tanto mi esposa como yo pudimos oír la voz de mi madre que desde el balcón de su dormitorio en la planta superior decía: “ahora bajo”, dejando caer la persiana de madera sobre la barandilla. Como tardaba en bajar, ante el temor de que hubiese sufrido algún percance, abrí la puerta con mis llaves encontrando la casa vacía. Sólo el perro, que era extremadamente escandaloso cuando nos veía, se acercó a nosotros tristemente y después se marchó tranquilamente hacia el patio. Tras una llamada de móvil contacté con mi madre que se encontraba de compras tranquilamente, y tras comentar lo sucedido con mi esposa, decidimos marcharnos sin esperarla”.

El cine o la televisión nos muestra estos edificios encantados como viejos castillos ingleses, o un alma en pena que vaga por su interior purgando eternamente su culpa o alguna suerte de casa “inteligente” que –únicamente- parece encontrar consuelo asustando a los moradores que lo habitan. Muy lejos de la realidad ya que una casa encantada puede ser cualquier inmueble que por causas aún desconocidas se comienza a manifestar una actividad, presuntamente, paranormal que no llegamos a comprender, puede ocurrir en un edificio antiguo o de nueva construcción.

Reflexionando sobre todo ello nuestro testigo afirmaba: “Aunque aquí he reseñado mis principales recuerdos, creo que cada habitante de la casa ha tenido sus propias experiencias, que quizá no nos hemos contado”.

Posiblemente nos encontramos ante un inmueble que, por sus características, por su pasado, haya quedado “impregnado” –según nos dicen los expertos- de esas mismas emociones y sentimientos, quizás aflorados todos ante la venta del mismo, quizás como una llamada de atención, una protesta o una liberación.

Cuando en una casa se han tenido tantos recuerdos es normal que se produzca esa explosión de sonidos máxime cuando hay una vivencia anterior intensa y muy emocional.

¿Se trata de una casa encantada? No creo, pero si es cierto que son los inicios y que pese a todo puede dar lugar a una amplia fenomenología que podría derivar en ello.

¿Y ahora qué? Ahora la casa está vendida y la demolición es una realidad, una nueva construcción y, tal vez, “matar” a un fenómenos que siempre habitará en ese lugar, que puede esperar su momento para atacar –en el sentido de la manifestación- nuevamente pese a la nueva construcción o, por el contrario, quedar silenciado para siempre.

Se han hecho populares en estos últimos años, su visión o sólo insinuar la cercanía de una de ellas puede provocar sentimientos y sensaciones enfrentadas… Objetos que cambian de lugar, bruscos descensos de temperatura, extrañas presencias, orbes de luz, ruidos extraños, muñecos que hablan sólo o que parecen cobrar vida, es el apasionante fenómeno de las casas encantadas y esta que se localizaba en el barrio de Heliópolis.

 

LA TRAGEDIA DE CHERNOBYL

LA TRAGEDIA DE CHERNOBYL

Por: Jose Manuel García Bautista

(Fragmento de “Las Lágrimas del Tiempo, Absalón Ed. 2010, Jose Manuel García Bautista)

1986 será una fecha que el planeta Tierra jamás olvidará… Junto con las japonesas Hiroshima y Nagasaki el nombre de Chernobyl (Ucrania) es una de esas ciudades marcada para la eternidad por la tragedia del átomo, la tragedia nuclear que marcará aquel lugar durante los próximos 24.000 años…

Sucedió un 26 de Abril de 1986 cuando hizo explosión el reactor número 4 de la central nuclear sobre las 1:23 horas de la mañana. Esta detonación provocó la inmediata liberación de enormes cantidades de material radiactivo, en forma de polvo mortal, a la atmósfera. Esta nube radioactiva se detectó en la lejana Suecia (el 27 de Abril se encontraron partículas radiactivas en las ropas de los trabajadores de la central nuclear de Forsmark a unos 1100 kilómetros de la central de ucraniana) durante la comprobación rutinaria en la atmósfera por parte de un operario de la central nuclear sueca, las autoridades soviéticas no informaron del accidente nuclear hasta días después de la tragedia… La nube radioactiva contaminó grandes extensiones de Bielorrusia, la Federación Rusa y Ucrania, y afectó seriamente a la población local.

Read the rest of this entry »

 

ENCUENTROS CON LO SOBRENATURAL

ENCUENTROS CON LO SOBRENATURAL

Por: Jose Manuel García Bautista

Puede que no sean más recuerdos de una vida pasada, vestigios de lo imposibles, de los deseos de una ulterior existencia materializada ante aquellos que, en un momento preciso, determinado, tienen la ocasión de ser testigos de lo imposible, de sufrir un encuentro con lo sobrenatural que podrá, o no, marcarle por toda la eternidad.

Su atemporalidad, lo inesperado, lo sorpresivo, hace que todo forme un cúmulo de circunstancias que pocos pueden ser los que se esperen que les pudiera suceder algo así y, una vez que se produce, se abre la caja de los truenos, de las emociones, de los sentimientos, del miedo en todas sus facetas y expresiones…

Hoy les invito a pasear por experiencias, por encuentros con lo sobrenatural, allá donde la realidad supera a la ficción.

Investigación en un ‘apartamento encantado’ en Sevilla

Lo paranormal, o lo inexplicable, puede manifestarse cuando menos se espera, es atemporal y una muestra de ello lo encontramos en un apartamento en Sevilla, alquilado por varios estudiantes e la universidad.

Lo extraño comienza, según narra el investigador Miguel Ángel Paredes, cuando llevaban varios días en la vivienda y comenzaron a escuchar ruidos extraños; pensaban que podrían ser de algún vecino “y entonces no echaron mucha cuenta, pero esos ruidos no cesaron y comenzaron a ser más seguidos y más intensos”. Algunas noches se reunían en el salón para comentar los ruidos pues los escuchaban todos en cada una de las habitaciones, ruidos que parecían proceder de un bastón o una mecedora, cada vez más intensos y frecuentes, sin que supiera bien de dónde.

Una de las mañanas uno de los estudiantes “descansaba ya que no tenía clases y se dirigió a uno de los vecinos para preguntarle por esos ruidos, su sorpresa fue al escuchar que no tenia vecinos ni arriba, ni abajo, ni al lado de su vivienda. Entonces él le dijo: “Es que estamos escuchando ruidos en el piso y no sabemos de donde provienen”. Este vecino le comentó que llevan tiempo escuchándose esos ruidos y que eran los de un bastón y de una mecedora (eso sin que este estudiante le dijera que tipo de ruidos escuchaba)”.

Al parecer los ruidos comenzaron cuando los dueños del piso fallecieron, el bastón era del hombre que vivía allí que andaba con el mismo y la mecedora era de su esposa, teniendo la costumbre de sentarse y relajarse en ella. El estudiante se quedó impresionado pues en la vivienda “no había ni bastón ni mecedora”.

Uno de los estudiantes conocía a una persona que era sensitiva y decidió llamarla para que le comentara algo sobre esos ruidos, la chica les comento que en esa vivienda habitaron dos personas mayores “que no eran malos pero no habían abandonado el lugar”. Uno de los chicos, que era muy creyente, comenzó a investigar y a informarse del tema de las animas benditas “y decidió hacer el rezo de la novena para que estas almas abandonaran el lugar, durante ocho días estuvo realizando el rezo con una vela encendida y cuando terminaba la apagaba. Cometió el fallo que, el noveno día, después de realizar el rezo, debería haber dejado la vela encendida y que se consumiera, para que esas almas abandonaran el lugar. Entonces comenzaron a pasar más cosas… A Algunos compañeros le tiraban de la mochila antes de salir de la vivienda, a él le tocaban cuando dormía, a otro le cambiaban los zapatos de lugar y entonces decidió volver a llamar a su amiga sensitiva”.

Miguel Ángel Paredes sigue relatando: “Cuál fue su sorpresa cuando esta amiga le comentó, al entrar en su habitación, que es donde realizó el rezo de la novena, que había siete personas en ese momento y no dos como antes. Qué había realizado mal la novena y había dejado una puerta abierta para que esas almas entraran en ese lugar. El chico decidió realizar de nuevo el rezo de la novena desde el principio pero esta vez no cometió el fallo de apagar la vela el noveno día y dejar que se consumiera; la vela tardó dos días en consumirse”.

Todo esto entra dentro del terreno de las creencias, se puede creer más o menos, ser más o menos subjetivo, pero hay quienes piensan que es bueno y efectivo y en ese terreno cada persona es un mundo. El investigador prosigue su relato durante nuestra entrevista: “Una vez terminado el ritual recibió una llamada de su amiga sin él avisarla de nada, la chica le dijo que le pidiera a las almas que descansaran en paz y que dejaran aquel lugar”.

Las sorpresas nunca vienen solas y ya que un amigo les había regalado un cuadro de la Virgen de la Macarena “una mañana cuando estaban en el salón se dieron cuenta que la fotografía que le regalaron estaba dada la vuelta dentro del mismo marco, como si alguien se la hubiera dado, cuando uno de ellos fue a comprobar el marco estaba intacto… Tubo que quitar los enganches con un destornillador ya que no podía con las manos y no comprendían como se había podido dar la vuelta la fotografía sola sin que nadie la tocara”.

La sensitiva estaba vivamente interesada por el caso, llamó y hablando les dijo que “si algunos de sus amigos tenía alguna promesa a la Virgen, uno de ellos dijo que era él ya que había prometido ir a visitar la basílica de la Macarena y comprarse la medalla de hermano, la chica le reprendió y le dijo que “las promesas se deben cumplir”. Momentos después ese compañero decido ir, inmediatamente, y su sorpresa fue en aumento cuando comprobó que sus zapatos estaban colocados al lado de la puerta de salida y mirando hacia la calle, sin que nadie los hubiera tocado ni cogido. Fue y compró esa medalla, desde entonces dejaron de ocurrir esos fenómenos, para aquellos que no crean en la religión aquí tiene una muestra de que las cosas pueden ocurrir si las prometes y no las cumples…” afirmaba el investigador.

Sugestión, miedo, confusión, hechos inexplicables que sucedieron en este apartamento y que pueden tener desde una explicación racional hasta una paranormal… Todo es posible.

Misterioso encuentro ‘paranormal’ con un ‘ensotanado’ en Alcalá de los Gazules, Cádiz
La provincia de Cádiz siempre estará ligada al fenómeno de los No Identificados como bien han dejado muestras de ello a lo largo de la Historia o gracias al trabajo de esforzados ufólogos como Andrés Gómez Serrano o José Antonio Caravaca.

Es un fenómeno que puede haber quedado eclipsado por otros encuadrados dentro del mundo del misterio pero lo cierto es que sigue vivo y buenas muestras tenemos de ello. La última muestra es la de un testigo, que vio algo que no estaba dentro de la lógica…

Decía el testigo: “Me gustaría comentarte mi caso, nos sucedió a un compañero y a mí en una intervención en Alcalá de los Gazules”, interesado por ello quise saber más al respecto.

El hecho tuvo lugar el 26 de julio sobre las 03:00 y pasó así: “Somos vigilantes de seguridad destinados en el servicio de xxxxx de una conocida empresa. Todo comenzó cuando nos pasan un aviso para atender un salto de alarma en una zona en Alcalá de los Gazules (Cádiz), vamos a dicho emplazamiento y realizamos nuestro trabajo, hasta ahí todo bien… Al salir de las instalaciones decidimos parar unos metros más abajo para fumarnos un cigarrillo, paramos el vehículo y nos bajamos, empezamos a echar fotos de las vistas ya que nos parecían impresionantes”.

La sorpresa iba a llegar poco después: “En cuestión de segundos me percaté que había una masa negra moviéndose por la maleza a un metro del suelo, al principio pensé que era un pájaro, pero cuando lo observé bien vi que aquello no emitía ningún tipo de sonido así que me llamó la atención. Al fijarme más detenidamente observé que había más de uno moviéndose de un lado a otro, salí corriendo para montarme en el vehículo avisando al compañero de lo que estaba sucediendo, él lo vio al igual que yo e inmediatamente se dirigió al vehículo para marcharnos de inmediato ya que estábamos aterrorizados. Cuando emprendemos la marcha me fijo por mi ventanilla y había otra masa negra al lado de mi ventanilla a ras del suelo, esto nos aterrorizó todavía más y salimos despavoridos de allí”.

El testigo finaliza afirmando con rotundidad: “Hasta ahora no paramos de darle vueltas y buscar alguna razón lógica, pero no la encontramos. Les dejo las coordenadas del sitio por si a alguien le ha ocurrido lo mismo que a nosotros. Bueno, esta ha sido nuestra experiencia con lo paranormal, pensamos”.

¿Qué vieron estas dos personas esa noche en Alcalá de los Gazules? Para unos un ensotanado, para otros un fantasma, para otros una simple sombra o reflejo… La realidad muchas veces supera a la ficción.

La visita inesperada
El Hogar Virgen de los Reyes, en Sevilla, está ubicado a escasos 50 metros del Parlamento de Andalucía, antiguo Hospital de las Cinco Llagas o de la Sangre entre cuyas paredes, y es muy conocido a nivel popular y de medios de comunicación, el fantasma de sor Úrsula.

En el Hogar Virgen de los Reyes se comenzó una amplia tarea de investigación en el año 2007 que culminó con diferentes reportajes y obras escritas sobre el mismo teniendo todos los testigos como “víctimas del misterio” y asustados protagonistas de esta historia tan particular.

En el Hogar Virgen de los Reyes se ve a una monja aparecerse que tiene un lugar elegido: la antigua capilla; hoy retirada de culto y lugar de talleres ocupacionales o eventos del Ayuntamiento de Sevilla, a través de su distrito.

Fue el profesor de baile José David Flores quién destapó esta “caja de Pandora” y salió a la luz un caso tan espectacular como aterrador: niños espectral, movimiento de objetos, apariciones a alumnos, monjas fantasmas y un sin in de fenómenos extraños que se manifiestan en su interior.

Otro nuevo testimonio se viene a unir a todo este espectacular caso del que fuimos pioneros en su investigación. Se trata de Marisa, nuestra testigo, quién preocupada debía hablar y “contarte algo que me ha pasado y que no me acabo de creer”.

Así me dispuse a hablar con ella que me contó su apasionante historia: “yo era hija de las hermanas del Virgen de los Reyes, me crie allí y tengo unos recuerdos muy claros de aquellos años. No hace demasiado regresé a Sevilla y al cabo de los días quise acercarme allí, a ver el colegio. Llegue y estaba todo muy bonito, con los jardines y el ladrillo con muy buena presencia pese a los años pasados. Me quedé impresionada. Entré dentro y de repente vinieron hacia mí dos monjitas que me dijeron si me podían atender en algo. Les expliqué que era hija del Hogar y que sólo me había pasado a verlo. La madre portera me tomó del brazo y la otra monjita me escoltaba y comenzaron a enseñarme el salón donde comíamos, las aulas de enseñanza. Me subieron a las habitaciones. Fueron muy amable y me dijeron que me pasara por allí para celebrar el día de la Milagrosa”.

Yo, sorprendido le dije: “¿Y cuándo fue eso?”. Ella me miró y me dijo: “hace menos de un año”. Mi sorpresa crecía y dejé que siguiera su relato, su experiencia.

“Entonces pasó el día de La Milagrosa y por unas cosas y otras no pude ir. Pero en Diciembre me dije ir a disculparme por no ir a su invitación. A llegar le recibió un guardia de seguridad o alguien de portería de allí y me dijo que donde iba. Yo le dije que a ver a las monjita y él me dijo que allí no había monjitas. Le dije que sí que yo había estado con ellas hace unos meses y me enseñaron el colegio. Entonces el hombre al verme la cara me dijo que pasara, me enseñó el centro y todo estaba cambiado de como yo lo vi entonces, totalmente cambiado. Sorprendida me dijo que esperara y llamó a una compañera, la chica salió y me dijo que las monjitas llevaban décadas sin estar allí y que lo que yo había visto era una cosa de la que no se solía hablar allí. Asustada les pedí que me lo contaran y me hablaron de las monjas que allí se aparecen y que lo que a mí me había pasado ya le ocurrió a otra persona y que allí, en el Hogar, se aparecen fantasmas”.

Marisa tenía la carne de gallina mientras me lo relataba que, unido a todo lo que sabemos de este centro, pues hacen una experiencia increíble más sucedida en su interior.

Si alguna vez visita el Hogar Virgen de los Reyes y le reciben dos monjitas sepa usted, amigo lector, que se encuentra ante la visión de lo quimérico, ante lo imposible, ante la esencia misma del misterio.

 
 

LUGARES ENCANTADOS DE ESPAÑA

LUGARES ENCANTADOS DE ESPAÑA

Por: Jose Manuel García Bautista

El martes 12 de Marzo de 1991 la prensa informaba: “Cinco militares muertos y otros cuatro desaparecidos por una avalancha de nieve”. Cinco militares perdieron la vida en el Pirineo aragonés y otros cuatro permanecieron desaparecidos al quedar sepultados por un alud de nieve. Fallecieron el teniente Álvaro Fernández González; el cabo primero Dorado Díaz; el cabo Pozuelo González; y los soldados Rodríguez González y Pérez Mendiguren, los cuatro primeros de armas de Artillería y el último, a Infantería, pertenecían a la compañía de escaladores y esquiadores del Regimiento Valladolid 65, con guarnición en Barbastro (Huesca).

Al mando se encontraba el capitán Luis Silvera, llegados a un lugar llamado Blanca de Paderna un alud se precipita sobre ellos, muchos logran salvar la vida excepto nueve infortunados que concluyen sus días bajo la blanca nieve de tan apartado lugar.

Desde ese momento en el refugio-cuartel de comenzaron a vivir todo tipo de hechos extraños…

Pasaron los meses y el Diario del Alto Aragón informaba un 28 de Septiembre de 1992 de una investigación paranormal que se estaba llevando a cabo en un cuartel en Cerler. El Ejército negó tal circunstancia pero los lectores recordaron que en ese mismo lugar ocurrió la tragedia del Batallón de Barbastro el año anterior.

El Gobierno Militar de Huesca, el 29 de septiembre de 1992, envió un comunicado al Heraldo de Aragón, que decía lo siguiente: “El Ejército niega hechos paranormales en Cerler”. El comandante Espinosa en el “Diario del Altoaragón” firmaba que “no hay ninguna historia de sucesos paranormales en este cuartel, ni mucho menos que el general haya solicitado la ayuda de ningún parapsicólogo, ni nadie que estudie estos fenómenos, por la sencilla razón de que allí no pasa nada, la vida es normal y corriente, como siempre. Me gustaría saber de dónde ha salido toda esta historia”. Pero la realidad era bien diferente de aquellos trágicos hechos.

Y es que desde el trágico accidente el cuartel parecía “encantado”, según los soldados las luces funcionaban solas, se encendían y apagaban solas, se sentían fuertes golpes y las taquillas eran golpeadas con gran violencia. Los objetos se movían solos y una vez las treinta y seis ventanas del cuartel se abrieron a la vez.

Aquello se escapaba de la comprensión de los aterrados militares que incluso veían extrañas formas luminosas paseando por el cuartel: “Aquello era horrible. Mientras estábamos acostados, oíamos claramente cómo las puertas de las taquillas se abrían y cerraban solas, con mucha fuerza y como por arte de magia. En otra ocasión oímos pasos, pasos que sonaban cada vez más cerca, pero por más que mirábamos, no conseguíamos ver a nadie”.

Oscar Blasco Calvo manifestó al portal “Mundo Misterioso” años más tarde: “Aquella noche me tocaba guardia. Serían las dos o las tres de la madrugada. Estaba enfrente de la garita y tenía frío. Había un puerta con un candado que sonaba mucho, supongo que por el viento, ¿no?, me imagino. Bueno, y desde la garita yo veía “peña” ahí, en la montaña. Y tenía el cetme montado y con el cargador puesto, del miedo que tenía. O sea, allí no tenía que haber nadie, y arriba en el monte una luz, cuando allí no hay ninguna luz. Aquella luz se movía, bajaba, y de repente otra vez estaba arriba, y bajaba… Di novedades al cabo primero y se reía de mí, y yo dije, bueno, pues serán imaginaciones mías. Pero aquello quedó registrado en el libro de novedades.”

En el mismo medio indicaba: “Cuando acabé la guardia de dos horas me fui a dormir, y después me tocó una patrulla de dos horas también con otro chaval, y teníamos que dar vueltas al refugio”. Intranquilos por lo vivido recuerda que “empezamos a dar vueltas. Mirando los camiones y todo eso, ya ‘cagados’…, yo con lo que había visto, ‘cagados’… Y comenzamos a inspeccionar la fachada, todas las ventanas estaban cerradas, pues bien ¿no? Seguimos andando, lo que cuesta dar una vuelta al refugio, siete minutos u ocho, y cuando miramos otra vez todas las ventanas estaban abiertas.”

Un soldado dijo a otro compañero “¿Tú lo has visto?” y decidieron dar otra vuelta: “Dimos otra vuelta, y entonces… ¡Estaban otra vez cerradas! Estábamos ya jiñados”.

Ángel Civera hizo el servicio militar en el refugio-cuartel de Cerler en 1994, él narra su experiencia: “Yo oí pisadas. Serían las doce y pico de la noche. Aquel día yo fui el último en acostarme y cerré las dos puertas, por lo que sabía que no había nadie levantado. Por lo que es el pasillo donde está la centralita oí pasos. Y no se abrió ninguna puerta ni nada. Allí no había nadie. No había nadie seguro, ya que si no habría oído abrirse la puerta”.

Además “en el refugio conservaban un ejemplar del periódico en el que se hablaba de los fenómenos paranormales que sucedían allí. Cuando lo vi fue la primera vez que tuve conocimiento de lo que allí pasaba. El cabo furriel, que era quien llevaba las llaves de todo, en ocasiones subía al botiquín y se encontraba las luces encendidas, cuando sólo él podía entrar allí.”

Todo era especialmente virulento en los lugares relacionados con alguno de los fallecidos aquella aciaga noche.

Un par de años después la actividad disminuyó significativamente sin que nadie pudiera explicar convincentemente que ocurrió en el cuartel en aquellas aterradoras jornadas.

El Ejército silenció todo lo ocurrido pero la opinión pública y los investigadores sabían de la realidad paranormal de aquel cuartel en Cerler.

Los fantasmas de Belchite y sus sonidos del ‘más allá’
Uno de los episodios más terribles que se vivió en el transcurso de la Guerra Civil en España fue el de la masacre de Belchite (Zaragoza), donde casi cinco millares de personas fallecieron.

En una guerra se comenten todo tipo de atrocidades, por uno y otro bando, en este caso todo era parte de una “cuenta pendiente” en aquel mismo lugar producida un tiempo antes cuando las tropas rebeldes, las falangistas, entra y retienen al alcalde de la localidad, Mariano Castillo, junto a 170 personas de ideología izquierdista. Todos murieron fusilados pero el alcalde que se suicidó. Aquello jamás se olvidó y un año después, el 24 de agosto de 1937, los republicanos establecerían el sitio al pueblo con más de 20.000 soldados.

La batalla fue cruenta, participaron aviones rusos Polikarpov I-16 y Polikarpov I-16 que bombardearon el pueblo apoyados por la artillería pasada, luego la lucha fue en todo el pueblo, el número de muertos se elevaba a 5.000 entre vecinos y tropas falangistas. La huella de dolor quedó para siempre en los ladrillos rojizos de sus casas, hoy mudo recuerdo derruido de un pasado cruel.

Pero en Belchite lo que podemos es experimentar como todo el lugar se dice que “está encantado” y en él se pueden escuchar aún los ecos de ese mismo pasado, en forma de psicofonías tan impactantes como angustiosas.

Fue el investigador y periodista Carlos Bogdanich quién realizó unas grabaciones que conmocionaron, el sonido del picado de los cazas rusos mientras bombardeaban o el llanto desde el “más allá” de las víctimas. Así lo explicaba: “se grababa, junto el equipo de “Cuarta Dimensión”, programa radiofónico de Radio Heraldo, llegamos con nuestro uniforme: chaqueta de aviador, pantalones verdes y sombrero también verde con el emblema del programa. Era octubre de 1986 y había luna nueva. En el pueblo no había más que dos calles iluminadas. Los seis viajábamos en el mismo coche. Lo primero que hicimos fue presentarnos en el cuartelillo de la Guardia Civil para explicar lo que queríamos hacer. ¡Menuda cara que pusieron! Alucinaron con nosotros, uniformados iguales y, además, uno de mis compañeros era un negro haitiano, para darle un toque aún más exótico al asunto. No tuvimos problemas en entrar en las ruinas. Instalamos dos micrófonos de máxima tecnología en los restos de la iglesia de San Martín y dejamos grabando. Esperábamos en el coche para no hacer ruido y cada dos horas íbamos a cambiar las cintas. En un momento dado, mi compañero Juan Carlos Mora se puso muy tenso, mirando con los ojos muy abiertos: “¡Aquí están, me apuntan!”, gritó. ¡Juan Carlos es un tío muy tranquilo! Una persona muy curiosa, pero poco dado a las fantasías. Conseguimos que se calmase. Al final grabamos alrededor de seis horas”.

Tras la grabación recuerda: “Llegamos al estudio ya de mañana, con el sueño acumulado. Casi todos decidieron irse a dormir, pero Ricardo Martínez (técnico de sonido) y yo nos fuimos a escuchar las grabaciones. Estábamos que nos caíamos de sueño cuando de pronto escuchamos una detonación… Ahí estaba, el bombardeo. Nos miramos y volvimos a escucharlo. No había duda, era una gran bomba. Después llegaron los otros sonidos. El que más me sorprendió fue el de un avión, como los de la guerra. Al cabo de una semana hicimos un programa de radio en el que invitamos a militares e historiadores. Uno de los militares, aviador de un pueblo próximo a Belchite, reconoció el ruido del avión como uno de los que emplearon los republicanos en los bombardeos”.

En las proximidades de la iglesia de San Martín aún hay sepulturas e, incluso, los que afirman haber visto una extraña sombra que vaga por el lugar e identifican con alguno de los caídos en la batalla.

A unos 40 kilómetros de la capital aragonesa se encuentra este enclave donde podemos tener nuestra cita con lo paranormal y donde no debemos olvidar la Historia para que nunca, nunca, vuelva a repetirse.

La ‘marimanta’, el fantasma blanco
En un reciente viaje a Cortegana (Huelva) hablábamos con personas vinculadas a la tierra de los muchos misterios que encierra aquella hermosa parte de la Sierra en Andalucía, dentro del particular “bestiario” de seres de otro mundo, imposibles, llamó la atención de mi compañero Federico Padial y mía un nombre que resonaba con fuerza: la “marimanta”.

Se trata de una especie de asustador profesional que se enroca con las leyendas más sobrenaturales de la comarca cual “pantaruja” extremeña aunque este tenga que ver más con los difuntos que portan atuendo blanco y recorren aquellos lugares con los que tuvieron una relación en vida, emocional o sentimental.

La “Marimanta” tiene una referencia andaluza en tierras granadinas donde existe una relación con el misterio y lo desconocido, como ocurría con la “pantaruja” se trataba de esposos infieles que acudían a su cita amorosa embutidos en una sábana y no dejaban ver su rostro para no ser identificados. Pronto se establecieron analogías con espíritus, fantasmas, y de ahí el miedo que pueden infundir.

En cualquier moderno diccionario podemos leer su definición como “Personaje imaginario con que se asusta a los niños”. En Periana (Málaga), en la Axarquía, encontramos una leyenda en torno a este ser: “Por las noches, cuando las calles no tenían luz o alumbrado público y la oscuridad reinaba, se tenía miedo a salir a la calle no fuera a que la “marimanta” se apareciera. Cuando veían a un vivo se solían interponer en su paso, cómo queriéndolo arrebatar de esta vida. Una noche una “marimanta” se interpuso en el camino de un labrador, este sacó la hoz y asestó un golpe fatal al espectro que, de forma incomprensible cayó al suelo en un charco de sangre… Cuando quitaron la máscara a aquel ser descubrieron que bajo la sábana blanca se escondía el hijo del juez”.

Esa misma leyenda narra cómo el juez tiene una conversación con el campesino: “¡Usted sabe que lo ocurrido, yo lo mate!, dice”, el juez le responde “¡Tranquilo amigo, usted mató a una marimanta, y estas son personajes de leyendas por lo tanto no existen y por lo consiguiente usted no mato a nadie. ¡Mi hijo se ha marchado de viaje muy lejos y sin retorno!”.

En Cortegana logró localizar a un vecino que me dice: “antiguamente los hombres salían en busca de sus conquistas y si no quería que su novia o esposa se enterara lo hacía a altas horas y escondido bajo un disfraz. En el pueblo se corrió el rumor que eran fantasmas que se llevaban a los vivos pero en verdad eran vecinos que estaban muy vivos y tenían intenciones carnales”.

Fernando Martínez, en cierta ocasión, conducía por las cercanías de Cortegana, cuando estaba llegando vio junto al arcén una silueta blanquecina, era una especie de persona “blanca”, sabedor de las historias que corrían y de la proximidad al pueblo le extrañó “ya no vivimos en el pasado, estamos en el siglo XXI, la gente no se esconde por ir a visitar a una mujer, tengo la certeza que era un fantasma, la “marimanta” más espectral”.

En Vejer encontramos otra curiosa historia que nos hablan de fantasmas y mujeres cubiertas por un manto negro que vagaban por sus calles como “almas en pena” y se apoderaban de los vivos al poner el sol. Quizás su realidad obedece la tradición popular o a las leyendas que nos hablan de apariciones o a las, igualmente, relaciones entre vivos, en secreto, mujeres y hombres que daban rienda suelta a la pasión prohibida donde el disfraz era su salvoconducto.

Hoy día “La noche oscura de Vejer”, con caracterizaciones, nos recuerdan todos esos misterios e historia heterodoxos. En otras localidades gaditanas, como Jerez de la Frontera, tiene hasta su propia calle rotulada.

Historias populares, fantasmas, seres mitológicos, el bestiario de lo absurdo que, en ocasiones, entre en este mundo para hacer más cierta que nunca aquella máxima que nos dice que la realidad, a veces, supera a la ficción. Cuidado con la “marimanta”.

 
 

ESPIRITISMO: LA LLAMADA DE LOS MUERTOS

ESPIRITISMO: LA LLAMADA DE LOS MUERTOS

Por: Jose Manuel García Bautista

¿Qué es el espiritismo? Pues es difícil la pregunta pero habría que comenzar indicando a nuestro acompañante ávido de conocimientos que todo comienza con dos hermanas norteamericanas, las hermanas Fox, quienes comenzaron a tener extraños “contactos” en su hogar, esos contactos decían hacerlos con personas que ya había fallecido…

Si eran ciertas sus experiencias estaríamos hablando algo así como tener comunicación directa con aquellas personas que ya han dejado el mundo de los vivos… Vivían en Hydesville, en Nueva York, y sucedió un 31 de Marco de 1848. En esa fecha extraños ruidos se apoderaron de la casa de madera que tenían por hogar, eran golpes y a familia pensó que aquella casa debía tener uno de esos inhóspitos e incómodos habitantes invisibles de los que hemos hablado en las casas encantadas.

Margarita y Catherine cierta noche escucharon uno ruidos y trataron de comunicarse con aquel ser imitando ese mismo sonido, se estableció un extraño juego de diálogos y sonidos, se convirtió en algo habitual, se fue convirtiendo en algo cada vez más complejo creando hasta un alfabeto y cuando aquella comunicación fluida era considerada casi de la “familia” el contacto desveló que se trataba de un buhonero fallecido en aquella casa, había sido asesinado y enterrado allí mismo…

Tras esto las hermanas Fox se hicieron mundialmente famosas, daban o hacían sesiones espiritistas allá donde las llamaran y sin embargo algo vino a enturbiar este primer “diálogo” entre un lado y el otro: las hermanas Fox admitieron haber cometido fraude, al parecer los golpes los provocaban con una rara habilidad en los dedos de los pies, según Margarita Fox: “Los golpes se producen con las puntas de los pies. Hay que utilizar todos los dedos. Después de practicar durante casi una semana, con Catherine al lado enseñándome, también yo fui capaz de producir estos golpes”, con posterioridad se retractaron de ello pero la sombra de la duda ya estaba .Según las hermanas fueron presionadas por “altas jerarquías de la Iglesia Católica hicieron todo lo que pudieron para que entrara en un convento”. Y tras todo esto estamos como al principio…No obstante el movimiento espiritista ya se había reproducido por otros países del mundo y su freno era imposible, verdad o no ya era irremediable.

Otras personas afamadas como Horace Greeley, admitían la veracidad del fenómeno y expresaban: “Sea cual sea el origen o la causa de los golpeteos, lo que es un hecho es que las señoritas en cuya presencia se dan estos ruidos no los producen. Las señoritas afirman haber sido informadas de que esto no es más que el comienzo de una nueva era, en la cual los espíritus encarnados estarán más estrecha y claramente conectados con aquellos que han adquirido inmortalidad… De todo esto no sabemos nada, ni podemos aventurar nada. Pero si nos limitáramos a escribir las preguntas que hicimos y las respuestas que obtuvimos durante una sesión, se nos acusaría de haberlo hecho adrede para apoyar la teoría que considera estos fenómenos como manifestaciones de espíritus difuntos”.

Curiosamente en 1904, una de las paredes de su casa de Hydesville se derrumbó y se descubrieron los restos de un cadáver. Nunca se supo si fue aquel buhonero pero casualmente se encontraron en el hogar de los Fox donde medio siglo antes habían vivido estas dos precursoras del espiritismo. En 1904 las hermanas Fox habían muerto, no vivieron para ver ese momento.

Un movimiento tan singular sería llevado a la París de 1854, en ella, el profesor y pedagogo Hipólito León Denizard Rivail (Allan Kardec) iba a ser figura clave y tanto llamó su atención que dedicó su vida al estudio de este tipo de fenómenos paranormales, interesándose especialmente por las “mesas giratorias, una suerte de “mesas parlante”. Las explicaciones encontradas a estos fenómenos y la filosofía que creó en torno a los mismos sentaron las bases del espiritismo.

Esas bases nos dirían que “las religiones son incapaces de mejorar a los hombres en un sentido moral dado que son instituciones falibles, producto de la propia falibilidad humana. La ciencia, al mismo tiempo, al haber evolucionado y alcanzado gran prestigio en la sociedad a través de los adelantos tecnológicos, sanitarios, económicos, etc., contribuye a aumentar la incredulidad de la gente en la espiritualidad. Esta “tendencia indeseable”, debía ser revertida mediante un nuevo paradigma para entender la realidad. Sus características principales serían la de proporcionar acceso al conocimiento para toda las personas, limitando de esta manera los supuestos excesos de academicismo o hermetismo de la ciencia y la filosofía del siglo XIX y la relación humana con lo espiritual no necesita ninguna mediación institucional. Una espiritualidad natural es suficiente y es más apropiada para la realización humana”.

Todo ello hizo que 1857 fuera recordada en la historia, entre otras muchas cosas sucedidas ese año, por ver el alumbramiento de una obra mítica: “El libro de los espíritus”, y ese sería el comienzo de esta nueva doctrina llamada Espiritismo que comenzaría a proliferar por todo el globo y que arrastraría a cientos de miles de seguidores. Allan Kardec publicaría posteriormente “El libro de los médiums” en1861, “El evangelio según el espiritismo” en 1864, “El Cielo y el Infierno o la justicia divina según el espiritismo” en 1865 y “Génesis, los milagros y las profecías según el espiritismo” en 1868. En 1858 fundó la “Revista Espírita” que dirigió hasta el momento de su muerte en 1869.

Sería difícil concretar el Espiritismo en una frase pero quizás la resumiría ésta: “Dios es eterno, inmutable, inmaterial, único, todopoderoso, justo y bueno, creó el Universo y Dios ha escogido a la raza humana para reencarnación de espíritus”.

Pero aquello sería solo el inicio, el espiritismo arraigó fuertemente en la sociedad estadounidense de la época así como en la Inglaterra victoriana, el propio Arthur Conan Doyle dejaba el pragmatismo de su personaje más célebre, Sherlock Holmes, para abandonarse al espiritismo y tratar de contactar con el espíritu de su hijo fallecido. Así en estas sesiones jugaba un papel decisivo el médium.

El médium es la figura central y protagonista de toda sesión espiritista, se le presupone dotada de facultades paranormales como la de aquellos griegos de la antigüedad, es la persona que va a actuar de mediadora en la consecución de fenómenos parapsicológicos o comunicaciones con seres fallecidos o con espíritus. De entro los médium más conocidos destacan Allison DuBois, Eusapia Palladino, Florence Cook, o las hermanas Fox aunque tras ellos siempre asomara la sombra del fraude y fueran perseguidos por el astrónomo catalán José Comas Solá o el inigualable mago Harry Houdini.

El espiritismo viviría una época de esplendor, la denominada como edad de oro del Espiritismo que comprendería casi un siglo de acontecimientos espiritistas y que nos llevaría desde el año 1848 hasta el comienzo de la II Segunda Guerra Mundial. Y fueron muchos los que se sintieron seducidos o atraídos por aquel incipiente movimiento, unas veces movidos por la curiosidad, otras por el afán de conocer, otras por contactar con aquellos que fallecieron y otros por el siempre gratificante hecho de demostrar la falsedad de unos hechos que, a veces, eran imposibles de defenestrar… Entre ellos destacaban escritores de prestigio, investigadores, Premios Nobel y científicos de prestigio internacional como William Crookes, Cesar Lombroso, Arsakoff, Arthur Conan Doyle, Michael Faraday, Emanuel Swedenborg, Frederic Myers, León Tolstoi o Charles Richet.

Y así ese “don” que dotaba a los médium de ponerse en contacto con las personas ya fallecidas u otras entidades de otros planos o realidades pasó a ser parte de la historia del contacto con el más allá hasta prácticamente el año 1947, años de postguerra en la que Europa y Norteamérica se centraron más en reconstruir un mundo que había sufrido demasiado los terrores de la guerra.

Fue curioso observar como el sistema se sofisticaba, poco a poco se pasó del médium que transmitía un mensaje a uno de los participantes en la sesión espiritista para pasar a las denominadas como “Mesas parlantes”. Estos eran fenómenos producidos por médiums tiptologicos o como también se los conoce de fenómenos físicos. Se elegía la mesa no porque los espíritus hubieran elegido este mueble por algún motivo en especial, sino porque era más fácil esperar el fenómeno sin mucho cansancio. Raramente una persona sola podía producir el fenómeno de comunicación, pero dos era bastante probable. Era y es un sistema en el cual no existe un número específico de personas para realizar la experiencia.

La descripción y fenómeno que se producía era el siguiente: las personas se relajaban alrededor de la mesa, colocaban las manos suavemente sobre la misma, vaciaban la mente de todo pensamiento, luego se procedían a hacer una evocación al mundo espiritual, los participantes unían los pensamientos al experimento que se estaba realizando.

No había un tiempo estipulado en el que el fenómeno se hacía presente, algunas veces tardaba unos minutos, mientras que en otros casos se necesitaba repetir experiencia en varias ocasiones.

Es curioso por qué durante estas sesiones se producían una serie de fenómenos inquietantes tales como “raps” o golpes que se hacen oír dentro de la mesa, para lo cual se utilizaba un código –siempre y cuando no fuera espontáneo- , tal como un golpe seria si, y dos golpe sería un no, tan rudimentario como eficaz.

También solía sucedes que, a veces, la mesa se movía o se elevaba brevemente y ello era considerado como la presencia del espíritu invocado en la sala. Esta práctica no estaba exenta de la picaresca del médium, en muchos casos su simple aprovechado de unas circunstancias para levar algunos billetes al bolsillo.

Sin dudas, en este viaje a través de la historia del fenómeno de la comunicación con el más allá y con los seres fallecidos, se trataba de constatar el fenómeno con los medios de los que se disponía en aquella época, al carecer de instrumentos que registraran aquella realidad los fenómenos había que registrarlos con la presencia física y la experimentación del propio investigador. Y así surgen los primeros movimientos en la que la tecnología iba a hacer su aparición para ayudar a mantener y registrar todos estos inexplicables y sorprendentes sucesos.

Los primeros acercamientos a la moderna transcomunicación

En 1925 nacería en Bolonia un personaje llamado a cambiar el mundo, su nombre era Guglielmo Marconi, o Guillermo Marconi, fue un ingeniero fue un ingeniero eléctrico italiano y ganó Premio Nobel de Física en 1909 (compartido con Karl Ferdinand Braun) conocido por el desarrollo de un sistema de telegrafía sin hilos (T.S.H.) o radiotelegrafía. Le cupo el honor de haber sido presidente de la Accademia d’Italia.

Su invento fue polémico porque mucho otros destacados inventores y científicos de la época afirmaron haber sido los descubridores de dispositivos similares, sin embargo aunque todo ellos contribuyeron a la aparición de la telegrafía sin hilos tales como Faraday, Hertz, Tesla, Edison o Alejandro S. Popov, Marconi es considerado como la persona que consiguió la primera patente de la radio, aunque en un solo país – el 2 de julio de 1897 en el Reino Unido, lo que le ha acreditado habitualmente como el padre de la radio y de las telecomunicaciones inalámbricas.

Marconi desarrolló comercialmente la radio y Nikola Tesla presenta la patente correspondiente en 1897, dos años después de que Marconi lograra su primera transmisión de radio. Marconi registra su patente recién el 10 de noviembre de 1900 y es rechazada por ser considerada una copia de la patente de Tesla…y así se inicia un litigio entre la compañía de Marconi y Tesla. Tras recibir el testimonio de numerosos científicos destacados, la Suprema Corte de los Estados Unidos de América falla a favor de Tesla en 1943. Pero la mayoría de los libros mencionan a Marconi como el inventor de la radio.

Marconi también trasmitió un 12 de Diciembre de 1901 la primera letra en código Morse, en este caso una “S” a través de más de 3.000 kilómetros de basto océano, sin embargo habría que esperar hasta 1907 para realizar la primera comunicación completa en la historia de las comunicaciones. Su sistema fue tan eficaz y rápido que se instaló en todas las estaciones postales de Estados Unidos llegando incluso a firmarse un convenido con la Oficina de Correos Británica para su uso comercial, siendo instalado en los grandes buques de pasajeros y cargueros de la época, tales como el mismo “Titanic” en Abril de 1.912.

La radio se mostró como un sistema igualmente eficaz y junto con el telégrafo formaron una dupla de comunicaciones sin parangón en la época. Sencillamente se iban a mostrar como unos sistemas que perdurarían en el tiempo. Marconi fallecería un 20 de Julio de 1937 en Roma habiendo recibido reconocimientos y prestigio, en 1.918 será nombrado miembro vitalicio del Senado italiano y en 1.929 se le concedería el título de marqués.

Y sin embargo pocos sabrán, de los que ahora nos leen, que Marconi estaba obsesionado con la idea de crear un aparato que lo pudiera poner en contacto con el más allá, quería hablar con Dios, a lo que puso su esfuerzo y empeño en conseguir, fruto de ese trabajo y ese objetivo nació la radio, un sistema que revolucionó el mundo pero que dejó en Marconi el agrio sabor de la victoria sin ver su deseo cumplido. Fue un primer intento, una pauta, un camino marcado… Muchos lo seguirían.

 
 
A %d blogueros les gusta esto: