RSS

EL CORPUS CHRISTI EN SEVILLA Y LOS SEISES

EL CORPUS CHRISTI EN SEVILLA Y LOS SEISES

Por: Jose Manuel García Bautista

Cuando llega el jueves de junio en la que el Corpus sale en solemne procesión por las calles de Sevilla son muchas las personas que asisten, asombradas, a tal acto de devoción, respeto y fe en la ciudad. Sin embargo son muchos los que desconocen, en gran medida, el origen de la tradición religiosa y que debemos arrojar un poco de luz y conocimiento a ello.
El Corpus Christi se inicia con una misa en la Catedral de la que participan las autoridades religiosas, cargos de la corporación municipales y autoridades civiles y militares más otras representaciones. Es una misa solemne en la que los Seises, los niños bailarines, realizan tres danzas, cada una dedicada especialmente al Santísimo, al Arzobispo y a la Corporación Municipal respectivamente. Aquí se da un curioso gesto simbólico que es la entrega, por parte del alcalde, de un doblón de oro como regalo. Momentos después la procesión del Corpus Christi sale de la Catedral por la Puerta del Nacimiento o de San Miguel.

La salida del Corpus Christi representa la presencia de Dios en la capital hispalense, engalanada para el transitar de la Custodia impresionante de Arfe, siendo un gran acto Sacramental en la ciudad. Su tradición nos lleva a la Baja Edad Media cuando la fiesta era dedicada al Cuerpo y la Sangre de Jesús, su representación por medio del pan y el vino que tenía su festejo sesenta días después del Domingo de Resurrección coincidiendo siempre en jueves. Las raíces hemos de encontrarlas en Bélgica, ene l año 1246, cuando una visión asaltó a Juliana de Mont en la que la Luna Llena surgía con una mancha negra. Quizás preocupada hizo partícipe de ello al obispo de Lieja, Robert de Thorete quién dio parte a los teólogos quienes llegaron a la conclusión que había un “aviso” celestial para hacer notar la ausencia de un fiesta en honor del Sacramento Eucarístico. Entre los teólogos consultados estaba Jacques Pantaleón, archidiácono de Lieja que, posteriormente, sería el papa Urbano IV en 1261.

Fue Urbano IV quién publicó la bula “Transiturus de hoc mundum” donde se institucionalizaba la festividad del Corpus siendo el jueves posterior al domingo de la Santísima Trinidad para celebrar el mismo. En 1311 el papa Clemente V lo ratificó así como Juan XII.

En Sevilla fue en el siglo XV cuando tenemos las primeras referencias históricas datando estas del año 1426 y siendo en 1532 cuando se establece el recorrido de la procesión, que es el vigente en la actualidad. En el año 1477 Sevilla acoge a una devota ejemplar: la reina Isabel “La Católica” asiste al Corpus sevillano acompañada de Teresa Márquez, una de las fundadoras de hermandades sacramentales de Sevilla tales como San Vicente, Sagrario, San Lorenzo o San Isidoro.

En el siglo XVI se “innova” el cubrir de aromático romero las calles pon donde pasaba el Corpus Christi en la ciudad y dada la importancia de la Sevilla de la época este festejo es uno de los más vistosos de Europa. En el siglo XVII sería cuando de alcanza el momento de mayor esplendor de las Hermandades Sacramentales.

En el siglo XVII se prohiben los bailes de los gigantes y cabezudos al ser considerados como profanos e irreverentes. No obstante el Corpus siguió siendo un motivo de solemne celebración en Sevilla que en el siglo XX vio como crecía el cortejo con mayor presencia de hermandades y autoridades de la ciudad pese a que mermó el número de imágenes de Gloria que eran procesionadas a fin de no hacer interminable tal demostración de fe.

Los Seises

Especialmente destaca la figura de los “niños cantores” o Seises en el Corpus sevillano. Su origen se remonta a la autorización pedida a instancias del Cabildo por la bula papal de Eugenio IV en 1439. Siendo el 27 de junio de 1454 cuando el papa Nicolás V otorga el permiso a la Catedral de Sevilla de un maestro de canto para los niños.

En el siglo XV eran seis niños los que componían este coro litúrgico siendo llamados “Seises” en Sevilla desde la segunda mitad del siglo XVI. En la actualidad son diez niños que vivían con el maestro de Capilla de la Catedral donde recibían manutención y educación originariamente. Posteriormente esta labor pasaría a diferentes colegios de Sevilla como el San Isidoro o San Miguel así como el Portacoeli.

Los seises bailan sólo en dos ocasiones más al año: en los ocho días siguientes a la festividad del Corpus Christi y en la semana de Octava de la Inmaculada. En esos ochos días lo hacen de color celeste mientras que en el Corpus lo hacen de rojo destacando sus trajes con detalles dorados, mallas, pantalones abombados y chaquetillas o sombrero son plumas.
El doblón de oro entregado por el alcalde de la ciudad recuerda el donativo que se daba antiguamente a los niños que bailan ante el Santísimo, una bella tradición que se sigue escenificando en nuestros días.

Las plantas del Corpus

Las plantas del Corpus Christi son el romero, espliego, murta o pétalos de flores, ello deriva de la Fiesta de los Tabernáculos que dice: “Cortaréis ramos de árboles de adorno, palmas, ramas de árboles frondosos y de sauces, y haréis fiesta siete días en presencia del Señor”, igualmente se perfuman las calles con incienso. Las espigas significan origen de la hostia consagrada si bien es una metáfora del Cuerpo de Cristo.

Los “Carráncanos”

En el Corpus destacan los doce niños “carráncanos” que también están presentes en celebraciones como la de la Virgen de los Reyes y la Sacramental del Sagrario, portan cirios rojos y abren el cortejo, antaño eran recogidos de la calle por caridad y se les pagaba por salir.

Jornada solemne para vivir intensamente al aroma de Sevilla y al calor de su fervor más arraigado.

 
 

LA SUPERSTICIÓN DEL MARTES Y 13

LA SUPERSTICIÓN DEL MARTES Y 13

Por: Jose Manuel García Bautista

“No soy supersticioso porque da mala suerte”, quizás sea la forma más andaluza de decir que aunque no creemos en las supersticiones en todos prevalece un fondo de respeto hacia ellas, máxime cuando llega un Martes y 13, el día por excelencia de la mala suerte.

En los países latinos (mediterráneos e hispanohablantes -América-) se tiene este día muy en cuenta e incluso hay empresarios que no toman decisiones importantes un martes y 13 para no ir tocados por la fatalidad. A esto se llama trezidavomartiofobia, que “traduciendo” significa: “fobia de quienes piensan que realmente es un día que trae mala suerte y temen todo lo que tengan que ver con el trece”. El compositor Ricard Wagner, por ejemplo, estaba tocado por el 13 y así lo creía.

Pero, ¿de dónde viene esta superstición?

Depende de las fuentes que consultemos nos darán explicaciones más o menos convincentes, para unos se debe a que un 13 de octubre de 1307 se prohibió la Orden de los Caballeros del Templo de Jerusalén, los Templarios, aunque la Historia ha desvelado que tan sólo el Papa lo dejó en suspenso. Pero ese día, ya estaba tocado por el infortunio, por la superstición popular.

Pero hay otras explicaciones que nos hablan del número 13 vinculado a la tragedia, por ejemplo que 13 fueron las personas presentes en la Última Cena de Jesús de Nazaret. 13 son los espíritus malignos de la Cábala judía, pero hay más.

13 es el capítulo en el que llega el Apocalipsis del Anticristo y 13 es la carta del Tarot en el que se representa a la muerte (y que no tiene porque traer la muerte al consultante).

Parece que el 13 es, por tanto, un número muy señalado por las fatalidades pero ¿y el día del martes?

Pues martes porque es un homenaje semanal al dios romano de la guerra, el dios Marte, también de la sangre y la violencia, la unión del 13 y este día de la semana parece que haría en los supersticiosos su efecto demoledor.

Las culturas no latinas, como los anglosajones, no se libran de la mala suerte o la superstición y tienen su propio día señalado por el infortunio, serían los viernes 13, donde nuevamente el 13 cobra un valor en el que se señalan todas las causas expuestas.

El viernes es el día de la semana que más veces ha coincidido en día 13 en la Historia. Cada 4.800 meses el día 13 coincidió 688 veces en viernes.

Incluso el refranero popular tiene sus propios refranes y variantes:

-En martes, ni tu hijo cases ni tu cerdo mates.
-En martes, ni tu tela urdas ni tu hija cases.
-En martes, ni tela urdas ni hija cases. Pero échale a la tela buen ovillo y a la hija buen marido, y sea martes, sábado o domingo.
-En viernes ni en martes, ni tu casa mudes, ni tu hija cases, ni tu viña podes, ni tu ropa tajes.
-En viernes y martes ni te cases ni te embarques.
-Martes, ni te cases ni te embarques, ni de tu familia te apartes.

Así pues nada ni nadie se libra de las supersticiones, ni los días de la semana.

 
 

FENÓMENOS PARANORMALES EN VIVO

FENÓMENOS PARANORMALES EN VIVO

Por: Jose Manuel García Bautista y Jesús García

No abandonamos la ciudad nazarena para trasladarnos a otro enclave mágico, embrujado y maldito, nos trasladamos ahora al edificio de la Policía Nacional, decir antes que el anterior acuartelamiento ubicado estuvo justo al lado del edificio del ayuntamiento y a principios de los 80 fueron trasladados a una casa situada en la calle Real Utrera, frente al colegio Sagrada Familia de Dos Hermanas.

Aquí vamos a visitar las instalaciones de un lugar mágico para algunos por qué magia es, a veces, lo que se consigue hacer llegar a través de ese maravilloso invento llamado radio. La primera información de los sucesos anómalos que ocurrían en el interior de este edificio llegaron a través de la persona de Paco, un chico que hacía el control de sonido una vez que el edificio fue asignado a Comisiones Obreras para instalar allí un centro de formación profesional ocupacional, dando clases de diversas materias radiofónicas, y sirviendo de estudios para Radio Realidad. Esta persona aseguraba que sus compañeros habían detectado hechos extraños en el edificio… Esos fenómenos inexplicables se daban, sobre todo, en la zona en la que se hacían prácticas de audio en la parte trasera del edificio donde estaban los antiguos calabozos, por los cuales se grababan frecuentemente voces o ruidos extraños, “como de seres ausentes” según refería el testigo y que los profesores atribuían a defectos electrónicos de las mesas de mezclas, los grabadores, micros y demás aparatos propios de aquella emisora de radio, llegadas a más estas misteriosas psicofonías se le atribuyeron a que eran provocadas por las frecuencias de otras emisoras de radio… Paco comentaba que él mismo había grabado una de estas voces: “Si fuera una emisora la grabación se oiría con algo de ruido de alterna de fondo y más prolongado…, no una sola palabra o pequeña frase de distintas modulaciones y de forma poco nítida. Eso era más extraño”. Read the rest of this entry »

 
 

FANTASMAS Y CASAS ENCANTADAS NAZARENAS

FANTASMAS Y CASAS ENCANTADAS NAZARENAS

Por: Jose Manuel García Bautista y Jesús García

Nos desplazamos ahora a Dos Hermanas, a unos 10 kilómetros de Sevilla, la localidad nazarena se corresponde con el reparto de tierras que se hizo tras la conquista por el rey castellano Fernando III, su hijo Alfonso X, repartió las tierras conquistadas entre los soldados que habían participado en ella. El actual término municipal fue repartido entre varios, pero el que a la larga dio origen a la actual ciudad, fue el trozo que le correspondió a un adalid, (jefe de partida), de León llamado Gonzalo Nazareno, al que según el libro Repartimento de Sevilla le correspondió: “tres yugadas de heredad allende de Guadayra e aquende del Guadalquivir, es contra Xeres e es contra Lebrixa”.

Cuenta la leyenda que guiadas por el sonido de una campana, encontraron un imagen gótica “triplex” representando a Santa. Ana, María y Jesús, alrededor de la gruta construyeron una iglesia, que junto a los cortijos adyacentes constituirían el germen de la actual ciudad.

En 1911 por Real Decreto se concede al Ayuntamiento el tratamiento de “Excelencia” ya que Dos Hermanas empezaba a ser importante en el comercio y la industria, en razón de haberse iniciado la actividad de sus almacenes de aceitunas, pioneros en la exportación a los Estados Unidos.

Misterio en la “Casa del Ahorcado” Read the rest of this entry »

 

REFLEXIONANDO SOBRE LA INVESTIGACIÓN PARANORMAL

REFLEXIONANDO SOBRE LA INVESTIGACIÓN PARANORMAL

Por: Jose Manuel García Bautista

En muchas ocasiones tengo la oportunidad de hablar con personas interesadas en el mundo de la investigación paranormal y en investigar en lugares presuntamente encantados. De esas conversaciones me llama algo la atención: en muchos de ellos –no todos- la visión paranormal es la primera en ser contemplada cuando lo lógico es que sea la última en contemplarse.

La máxima de un investigador, o aspirante a ello, está en buscar la explicación a un caso, una explicación lógica y racional que tenga argumentos, razonamientos y “pruebas” para explicar lo que sucede en un determinado lugar aquejado de esa supuesta actividad paranormal.

El investigador debe ir en varias ocasiones al lugar, hacer un seguimiento que se puede alargar semanas o meses –hasta años- y tratar de captar el fenómeno para ser analizado. Captado por medios objetivos tales como cámaras de vídeo, grabadoras de audio, medidores profesionales y otros mecanismos que ayuden, dentro de una objetividad científica, a resolver el caso que se investiga (aparte de este apartado quedan aparatos como Spirit Box, Ovilus y demás). Controles de humedad, temperatura, posibilidad de incidencia de ultrasonidos e infrasonidos, sugestión, psicología, etc… Todo puede servir para desentrañar un caso allá donde la razón dice que el fenómeno paranormal debe ser el último en ponerse sobre el tapete para explicar un caso.

Otro punto importante es saber la diferencia entre aquellos casos que son testimoniales a aquellos que han sido investigados: los testimoniales son aquellos que por imposibilidad de investigar en un sitio determinado (por haber sido derribado, por no obtener los permisos o autorizaciones, etc…) se apoyan siempre en la documentación y testimonios que facilitan los testigos. Casos que siempre orbitan en torno al testigo y a la credibilidad de su testimonio, siendo cronistas de su particular realidad y siendo el investigador sujeto de ser engañado… o no. Casos muy importantes en la Historia de la Parapsicología se han mostrado de esta forma, otra cosa es que aquel que lea sepa diferenciar donde comienza la labor del cronista y acaba la labor del investigador.

En los casos investigados es vital poder realizar investigaciones en diferentes horarios y épocas para determinar la incidencia de temperaturas, horas, niveles y ruidos. Todo esto requiere de constancia y de tiempo así como poder hacer un exhaustivo seguimiento. Pero siempre teniendo en cuenta que si un testigo indica que vive “fenómenos extraños” por lo vivido hemos de ser nosotros los que dejemos en cuarentena esa valoración y se trate de investigar las causas que lo pudieran provocar, primero las normales y luego, cuando no hay argumentos, la inexplicable, siempre debe ser la última.

En muchas ocasiones los intereses hacen que se niegue un fenómeno cuando este es real y se está produciendo y, en otras, se afirme un fenómeno allá donde no ocurre nada, por ello debemos ser siempre objetivos y nunca dejarnos llevar por el presunto misterio sin una amplia investigación que determine lo que sucede sabiendo que todo puede tener una explicación. El fenómeno paranormal es atemporal, no tiene reloj, se puede manifestar a un investigador y a otro no, uno puede captar “algo” y otro no y no por no captar nada significa que allí no pasa nada, sólo que ese investigador esa noche no ha captado nada, no siendo suficiente para negar un fenómeno… Pero aquel que lo capta tampoco puede aventurarse desde primera hora a decir que ha captado lo paranormal. Es la única forma de dignificar el misterio y la investigación.

 

EL CARRO ENCANTADO DE LA FERIA

EL CARRO ENCANTADO DE LA FERIA

Por: Jose Manuel García Bautista

Las historias paranormales en torno a la Feria de Sevilla no son demasiado habituales, exceptuando el popular “fantasma de la Feria” de la calle Ignacio Sánchez-Mejías es “el Real”, pocas vivencias inexplicables más hay en la Feria.

Pero, ocasionalmente, hay algunas relacionadas con ella. Una de esas me llegó por azar gracias aun amigo que quiso hacerme partícipe de algo que ocurrió en su familia: “José Manuel, yo era pequeño pero recuerdo perfectamente todo lo que sucedió en aquellas fechas” comenzaba a relatarme. “En mi familia teníamos un carro tirado por un caballo con el que íbamos a la Feria y nos paseábamos. Era la atracción de la familia, nos encantaba. Pues bien, en torno a ese carro sucedió algo terrible… Una noche de Feria estaba junto a mis padres un amigo de la familia, Juan Ignacio, aquella tarde-noche había sido de excesos y de copas, lo normal en la Feria. Pero aquel amigo de la familia se comenzó a sentir mal, tanto que le dio un infarto en la Feria, sentado en el carro y murió allí mismo de forma instantánea. De nada sirvió lo que los médicos trataron de hacer por él. Era demasiado tarde”.

Tras aquel incidente la vida de la familia continuó: “Pero fíjate que en casa siempre hemos tenido una mujer que nos hacía las cosas y demás, y la mujer decía que tenía ciertos poderes paranormales. Lo cierto es que creíamos que era para entretenernos hasta que pasó algo: comenzó a decir que veía en el carro a un señor que todas las mañanas la saludaba”. Aquello hizo que le preguntaran por la apariencia de ese hombre e hiciera una descripción detallada del amigo fallecido y la ropa que lucía, precisamente, la noche que murió… Se aparecía, además, en el mismo lugar donde falleció.

Una anécdota extraordinaria más en torno a la Feria de Abril de Sevilla.

*El carro de la imagen sólo es a nivel ilustrativo, no es el del caso narrado.

 

APARICIONES EN LA ANTIGUA CASA DE LOS MARQUESES DE BENAMEJI

APARICIONES EN LA ANTIGUA CASA DE LOS MARQUESES DE BENAMEJI

Por: Jose Manuel García Bautista

Los orígenes de este inmueble pertenecen a la familia de los marqueses de Benameji, cuyo linaje no lleva directamente a la familia francesa de los Bernuy. Es en siglo XVIII, cuando Don Fadrique Iñigo de Bernuy, señor de la Villa de Benameji, entra en relaciones con la hija de los marqueses de Peñaflor y es por este motivo del enlace entre ambos cuando se levanta este palacio en Écija. El edifico finalmente termina de construirse en el año 1.975 aproximadamente.

En tiempos de la invasión Napoleónica el palacio fue ocupado y convertido en cuartel y más adelante sería la familia de los Valverde los dueños, siendo el Conde de esta familia la última persona en morir en aquel lugar en aquellos años. Es precisamente aquí cuando comienza a forjarse una de las primeras leyendas entre las paredes de este lugar. Desde aquellos años prácticamente hasta nuestros días, él boca en boca entre los habitantes de Écija ha ido heredando algunas que otra historia sobre aparición espectral justo después de la muerte de este Conde.

A principio del siglo XIX este palacio siguió siendo cuartel general de las tropas napoleónicas y es a finales del siglo XIX cuando finalmente la familia heredera de aquellos nobiliario de la época desocupa totalmente el edifico.

Es en el año 1.936 cuando se comienza a hablar en el interior de este palacio de la visión de una extraña dama de blanco que tiene en jaque a los numerosos soldados que les tocaba hacer la guardia durante la noche. Es aquí donde comienza a forjarse la leyenda de la mujer de un coronel que se pasea por los largos y oscuros pasillos de este edifico, desafiando a los muchachos que hacían la guardia en aquel lugar.

A finales del año 1.936 ocurrió un asesinato en el interior del patio de este edificio. Un oficial de aquellas tropas militares que se refugiaban en el interior de este lugar, disparo a un obrero que se encontraba trabajando en las instalaciones del palacio de Benameji.

Todavía faltaría alguna que otra historia, cuanto menos extraña, por vivir aquel lugar y todos sus militares residentes allí. En los años 50, uno de los sargentos que trabajaba en este palacio, disparó a un capitán que se encontraba tranquilamente en su despacho haciendo sus labores. Aquel hombre murió asesinado al instante entre las paredes de una de las habitaciones del edificio, quedando estas manchadas con la sangre de la leyenda para siempre.

Es a partir de este instante cuando mucha gente comenzó a pensar que este palacio estaba maldito puesto que no eran normales tantos sucesos acontecidos en aquel lugar. De hecho, desde el asesinato de este capitán, eran muchos los testigos que decían escuchar en el interior de su despacho el sonido inconfundible de las máquinas de escribir tecleando, como si cada día y cada noche, alguien se encontrara terminando un trabajo que nunca llego a acabar.

Una dama de blanco que se paseaba penando al parecer por algo que tiempo atrás había ocurrido casi con toda seguridad en aquel lugar, un asesinado en los patios donde se encontraban las caballerizas y las cuadras de este palacio y un capitán asesinado a manos de un sargento sin haber un motivo anterior aparente, extrañas luces que parecen recorrer los pasillos del lugar, sonidos incesantes de máquinas de escribir y todavía falta un detalle más para acabar con este extraño y terrorífico caso. Hace poco más de tres años, un albañil murió cuando se encontraba trabajando en las labores de rehabilitación del edificio. No sabemos verdaderamente si tendrá algo que ver la posible maldición que parece rodear a este edificio, pero lo cierto es que ha habido muchas vivencias desagradables en este lugar, quizás, aquellas que pasaron antaño y está más reciente den de cada vez más pie a las historias sobre apariciones y sonidos extraños en el interior de este antiguo palacio, aquel donde antaño estaba lleno de felicidad.

Hoy día este inmueble alberga la sede del museo municipal de Écija. Un lugar donde muchas personas dicen haber vivido cosas durante sus visitas. Y es que es muy posible que si alguna vez sienten curiosidad y quieren ir hasta esta bella localidad sevillana, se encuentren con viejas historias pasadas, que cada día y cada noche, parecen resurgir una y otra vez, quién sabe si os estará esperando el viejo capitán.

Sin duda alguna es un lugar que no deja indiferente a nadie y que estoy completamente seguro que dará mucho que hablar durante mucho tiempo. Un lugar mágico y cargado de extrañas y curiosas vivencias de numerosos testigos, como otros muchos que encontramos en Écija.

 
 
A %d blogueros les gusta esto: