RSS

EL TRIÁNGULO MAGNÉTICO EN SEVILLA

EL TRIÁNGULO MAGNÉTICO EN SEVILLA

Por: Jose Manuel García Bautista

Hay en la provincia de Sevilla un lugar tan mágico como especial, tan misterioso como histórico, tal ufológico como poco definido… Un lugar donde los No Identificados han sido vistos con profusión y los testigos se cuentan por docenas allá donde no hay respuesta a sus preguntas y si mucha perplejidad. Ese lugar es el bautizado, por la primera generación de ufólogos andaluces, como Triángulo Magnético de Sevilla.

No es de extrañar, pues siempre han destacado unas zonas por encima de otras a la hora de manifestaciones de este tipo, donde los OVNIS parecen encontrar un placer especial a la hora de aparecer. Y sin duda este Triángulo Magnético es uno de ellos, por sus especiales características y sucesos que allí han acontecido.

En todos estos años se ha podido experimentar de todo: avistamientos de luces, colores y formas no habituales en el cielo, encuentros con seres extraños de aspecto no terrestre, abducciones, etc. Por ejemplo, son famosos los casos de la persecución OVNI a Adrián Sánchez hasta que llegó a El Castillo de las Guardas, o un asombroso encuentro con casi ochenta criaturas de aspecto humanoide que descendieron de una nave en medio de una huerta –caso vivido por Juan El Palmareña-, o asimismo el enorme número de avistamientos en la zona desde hace ya muchísimos años, destacando la gran cantidad de demostración ufológica que se desarrolló en dicho triángulo entre los meses de diciembre de 2002 y enero de 2003, en la primera gran oleada del siglo.

Los testigos, prácticamente, coinciden en todos sus testimonios con otras personas que también vivieron estas experiencias en dicho Triángulo Magnético, describen avistamientos de objetos voladores no identificados de forma triangular, con tres luces de color rojo en sus vértices y sin parar de girar, manteniéndose a unos 20 metros del suelo. Según los testigos las luces rojizas se tornaron en otras de color azul verdoso y blanco, y pertenecían a un objeto imposible de confundir con un avión o algo semejante. Incluso algunos han repetido experiencia en la misma zona, llegando a tener avistamientos no sólo de las naves, sino de sus tripulantes: criaturas de cierto aspecto humano y brillante. En otras ocasiones sólo es una gran luz que acompaña o persigue al coche y que siempre es explicado recurriendo al fenómeno ufológico.

A lo largo del tiempo ha seguido sucediéndose los avistamientos de objetos volantes no identificados en la zona y las investigaciones demostraron que en rara ocasión eran explicables bajo premisas de objetos aéreos de fabricación humana, condiciones atmosféricas o meteorológicas e, incluso, a satélites en órbita o drones.

Perteneciente a esas oleadas de 2002 y 2003 encontramos relatos escalofriantes de esas luces extrañas, incluso no sólo se dejaron ver desde el cielo sino que llegaron incluso a perseguir a más de un automóvil por la carretera, acosando y agobiando a sus ocupantes, que llegaron a ver a sus ocupantes escribiéndolos como de aspecto nórdico y extrañamente idénticos, casi albinos y de pelo largo, muy típico en el estereotipo tradicional de sus «tripulantes».

El OVNI de Doñana
Se ha cumplido recientemente 20 años de la tragedia natural de la presa Boliden-Apirsa en Aznalcóllar, por ese motivo quiero recordar el caso del OVNI que fue visto aquella noche sobre las instalaciones:

En la madrugada del 25 de Abril de 1998 se produjo en el límite de las provincias de Sevilla y Huelva lo que pudo haber sido el mayor desastre ecológico de nuestro país. En el término municipal de Aznalcóllar, a unos 50 kilómetros de la capital hispalense, tiene su asentamiento la presa de la compañía sueco-canadiense Boliden – Apirsa, dedicada a la minería y destinada al depósito de residuos industriales pesados derivados del lavado y limpieza de la pirita, mineral de hierro, cobre, plomo y mercurio, aunque también se comentó que contenía productos altamente tóxicos procedentes del polo químico de Huelva.

Aquella madrugada un fatal corrimiento de tierras provocó que el contenido de tal almacenamiento anegara todos los terrenos circundantes , produciendo una riada tóxica que se extendió y arruinó, agrícola y económicamente , un gran número de comarcas vecinas situadas en el recorrido de lo que se ha denominado la “ola tóxica” , como Olivares, Sanlúcar la Mayor, Benacazón, Bollullos, Pilas o Villamanrique, hasta finalmente alcanzar el entorno natural del Parque Nacional de Doñana, que se vio afectado parcialmente. De haber dañado más seriamente tan bello paraje, hoy sin dudas estaríamos hablando del mayor desastre ecológico de nuestro país.

En una primera investigación se determinó que el desastre fue debido a un desafortunado corrimiento de tierras, aunque esta explicación no tuvo en consideración sucesos de otro tipo que también se produjeron esos días en aquellas tierras…

Avistamientos en el Triángulo Magnético
Mucho antes de que se produjera el desastre ecológico, la zona de Aznalcóllar era ya famosa -al menos en los círculos ufológicos- por estar enclavada en lo que algunos investigadores denominan como el Triángulo magnético, evocando al famoso Triángulo de las Bermudas, y cuyos vértices serían ubicados en las localidades y entornos de Gerena y El Castillo de las Guardas. Un «triángulo» conocido por los innumerables fenómenos ufológicos que en él se han producido, como avistamientos de OVNIs y luces extrañas, casos de VdD -visitantes de dormitorio- e incluso encuentros con humanoides.

Tan abundante -ufológicamente hablando- es dicho enclave que en muchas ocasiones ha sido el lugar elegido por diferentes asociaciones y grupos de Ufología para realizar distintas alertas OVNI con excelentes resultados. La zona en sí es lo que se denomina un «punto caliente», característica compartida en los últimos meses por las vecinas localidades de El Garrobo e Higuera de la Sierra.

Pues bien, justo en la madrugada del 24 al 25 de Abril de 1998, sobre las 4´00 h.- 4´30 h., se produjo un espectacular avistamiento OVNI. Mientras circulaba con su vehículo por la N-433 camino de su domicilio, sito en un cortijo de una pedanía de la localidad onubense de Aracena, un testigo que desea preservar su identidad se vio sorprendido por una extraña e intensa luz que surcaba el cielo nocturno de la zona y que, según explicó, alternaba lentamente los colores blanco brillante y rojizo anaranjado mientras oscilaba arriba y abajo siempre sobre la misma zona.

Como quiera que el testigo, buen conocedor de estos parajes, observó el objeto durante largo tiempo mientras conducía, pudo calcular su posición aproximada y ésta era, sorprendentemente, la zona de Aznalcóllar y los terrenos pertenecientes a Boliden-Apirsa. En declaraciones posteriores, este testigo manifestó su sorpresa tanto por la ubicación de la extraña luz como por su «empeño» en mantenerse sobre ese lugar determinado y particular.

Dos días después de la rotura de la presa, se trasladó a Gerena a fin de llevar a reparar su receptor de televisión. El técnico local, Joaquín Mateos Nogales, resultó ser también ufólogo e investigador, por lo que le confió el singular suceso del que había sido protagonista. Finalmente ambos entraron en contacto con otro conocido ufólogo sevillano, Ignacio Darnaude, quién también manifestaría su sorpresa ante el hecho de que el avistamiento se hubiera producido horas antes de la fatal rotura que provocó el vertido de la presa de Aznalcóllar.

Pero no acabó ahí. Aproximadamente a las 23.30 horas, del día 30 de Abril del mismo año, se produjo un nuevo avistamiento. En esta ocasión, los testigos fueron cuatro personas que, al igual que días antes, circulaban, con un vehículo por la N-433 camino de la localidad de Higuera de la Sierra eran testigos nocturnos del misterioso vuelo de una formación de aeronaves de origen desconocido en dirección hacia El Garrobo, siendo tan precisa y detallada su observación que pudieron apreciar hasta los «orificios» de las ventanillas.

Concretamente el incidente tuvo lugar cerca de la localidad de El Garrobo, en una curva que se dirige a la denominada Venta Alto. Los protagonistas del mismo se vieron sorprendidos de repente por una formación compuesta por tres objetos que -según dijeron- emitían una fuerte luz que alternaba los colores blanco y rojizo. La noche era tan clara que los sujetos -que se encontraban a unos 150 o 200 metros de los objetos volantes- pudieron divisar, incluso, lo que para ellos afirmaron eran ventanillas. Ninguno de los cuatro dudó en realizar la descripción del suceso. Los Objetos Voladores No Identificados -aseguraron- parecían seguir una ruta lineal entre las localidades de Gerena y El Garrobo (también dentro del famoso Triángulo Magnético). De hecho, dos de los testigos -Lina Ramírez, directora de una institución social en Higuera de la Sierra, y el estudiante Javier López- pudieron observar el singular vuelo de estas naves.

Extraterrestres y catástrofes
Al parecer, avistamientos como los descritos son, tal y como aseguraba el investigador Joaquín Mateos Nogales, de lo más frecuente en estos parajes. Incluso -según explicó- se han dado fenómenos de aterrizaje, como por ejemplo el que se produjo en el sector de las fincas Dueñas, Alegría y Los Garabatos, en Aznalcóllar.

Estos sucesos provocaron que algunos hubieran relacionado la catástrofe de Boliden-Apirsa con la actividad ufológica observada en la zona. Una hipótesis un tanto descabellada pero que, sin duda, vendría muy bien a los intereses de la citada empresa que, acosada por las asociaciones de consumidores y ecologistas, trataba de evadir su responsabilidad con explicaciones como ésta: «La presa presentaba una actividad normal en este tipo de instalaciones y todo se ajustaba a lo dispuesto en la Ley».

Relacionados o no con este desastre, lo cierto es que los avistamientos de OVNIs han seguido siendo frecuentes en la zona, especialmente durante los pasados meses de Octubre y Noviembre.

Respecto a los objetos observados los días 24 y 30 de Abril de 1998, hay otros datos que afianzan la hipótesis de que lo que vieron los testigos sobre el cielo fueron en realidad OVNIs.

Así, según las informaciones facilitadas por el Control de Vuelo de Sevilla, el 24 de Abril la zona en la que tuvieron lugar los avistamientos no registró tráfico aéreo alguno, ni de helicópteros ni de aviones. Por su parte, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) confirmó paralelamente que tampoco se había realizado ningún vuelo experimental en la zona. Por el contrario, en los días inmediatamente posteriores al desastre los cielos de aquel enclave se vieron surcados por un inusual trasiego de helicópteros de la Policía, Guardia Civil, DGT -Tráfico- y medios de comunicación.

En cualquier caso, lo cierto es que las luces observadas por los testigos de estos incidentes no pudieron ser provocadas -como se apuntó- por potentes fuentes de luz supuestamente pertenecientes a la presa ya que la instalación carecía de un mínimo de iluminación o señalización luminosa. Es decir, en aquellos momentos no había luz suficiente como para generar un fenómeno de tales características. Y aunque el Instituto Nacional de Meteorología indicó que la noche del 24 de Abril fue algo nubosa, estas condiciones no justifican que las luces observadas por los testigos fueran el producto de algún tipo de manifestación atmosférica, ya que los avistamientos fueron -siempre según quienes los presenciaron- lo suficientemente claros como para no prestarse a la duda.

No parece desacertado, entonces, plantear la hipótesis OVNI –como algo que vemos en el cielo y no sabemos lo que es, dejando HET (Hipótesis Extraterrestre) a parte- dado que la zona geográfica comprendida entre Aznalcóllar, Gerena y El Castillo de las Guardas, el denominado como Triángulo Magnético, ha sido escenario de numerosos avistamientos. Otra cosa es tratar de relacionar estos hechos con catástrofes como la de Aznalcóllar hace 20 años, si bien es cierto, por otra parte, que no es la primera vez en la que los avistamientos se producen antes o durante una desgracia provocada por causas naturales o humanas…Pero, ¿quién podría asegurar que «ellos» han tenido algo que ver?

Anuncios
 

FENÓMENOS PARANORMALES EN LA COMISARÍA DE LA GAVIDIA

FENÓMENOS PARANORMALES EN LA COMISARÍA DE LA GAVIDIA

Por: Jose Manuel García Bautista

Hay un lugar muy especial en Sevilla en el que, lejos del siempre evocador aroma del azahar, se esconde un imponente edificio que nos recuerda viejos tiempos, a veces imborrables en la memoria por su halo de maldad, allá dónde el dolor y las tragedias personales se fundían con la delincuencia y la cara menos amable de la ciudad, ese lugar es la antigua comisaría de la Gavidia.

Son muchos los sevillanos que recuerdan este vetusto edificio cuando aún funcionaba y se acudía al mismo a realizar mil gestiones como renovaciones del carnet de identidad pasaportes, denuncias… Todo lo relativo con la Ley y su cumplimiento está relacionado con el mismo e, incluso, agentes de esta comisaría participaron indirectamente en casos paranormales de Sevilla que, con posterioridad, serían notables en el panorama nacional.

Pero hoy es noticia por una serie de hechos que carecen de explicación y que se están produciendo en su interior, ruidos extraños, quejidos, llantos, gritos lastimeros e, incluso, hay testigos que han afirmado haber visto su interior una extraña sombre que deambula por diferentes zonas del mismo.

Experiencias imposibles
El edificio cerró sus puertas –oficialmente- en 2003 y desde entonces ha sido foco de no pocas polémicas. Pero lo interesante del edificio llega con los testimonios de aquellos que han accedido a su interior o han trabajado en el mismo. Es interesante pues narran sucesos que son calificados como inexplicables y que, de alguna forma, por lo acaecido, entran directamente en el terreno de lo paranormal.

Nuestro primer testimonio pertenece a J.M.L., entrado en años, tuvo la oportunidad de acudir a la vieja comisaría a realizar una inspección del lugar, su sorpresa sería mayúscula con una experiencia que iba a vivir, así nos lo narraba: “Fui a hacer una inspección de una zona del edificio, aquello estaba solo, era tras el cierre de la comisaría, a los meses, ya no había policía allí. Accedía a la planta donde me dirigía y fue cuando, por las escaleras, sentí como si alguien se quejara. Pensé que era en la calle, próximo a este sitio hay un colegio y unos grandes almacenes o una plaza con mucha gente, muy ruidosa. No le di más importancia. Estuve revisando los despachos, que aún tenían mobiliario y volví a sentí ese quejido. Me volví y asomé al pasillo no viendo nada extraño pero, de repente, note una bocanada de aire muy frío, se me pusieron los vellos de punta, y ante mí, a los pocos metros, pude ver perfectamente como un hombre pasaba con mal aspecto, desarrapado, con la camisa rota, desaliñado… Lo veía como te veo ahora mismo a ti y no pude menos que gritarle: “¡Oye!… ¿Necesitas ayuda?”. Aquel tipo no contestó y lo peor es que desapareció delante de mí igual que había aparecido”.

El testigo, cariacontecido, trató de reponerse de aquella impresión buscándole una posible explicación: “Pensé que podría ser alguien que por algún lado de había colado y que pasaba allí la noche, un “okupa” o un indigente, y que se habría hecho daño o algo pues el quejido indicaba que no se encontraba bien. Me dirigí a la parte donde lo vi y allí no había nada y mucho menos una puerta, ventana o agujero por el que pudiera haber podido escabullirse… Por mucho que traté de encontrarle una explicación no se la encontré y, a veces, es mejor no darle muchas vueltas máxime en un edificio como este”.

No es único caso que testimonia haber sufrido hechos extraños en su interior, así, A.G.P. y M.S.C., entraron en el interior de la comisaría “por echar un vistazo”. El acceso al interior estaba restringido y pocos eran los que podían tener acceso al mismo pero por razones laborales ambos estuvieron en la vieja comisaría. “Fue extraño, una cosa que jamás me había pasado. Era por la tarde, no deberíamos ni de estar allí pero ya sabes que hay veces que acudes a trabajar fuera de horario, ¡qué remedio! La cosa es que estaba con un compañero y sentimos pasos. Era raro pues sabíamos que sólo nosotros estábamos allí pero siempre piensas que se ha podido colar alguien y más en un edifico tan grande. Miramos en la sala pero no había nadie, era imposible vaya. Entonces volvimos a sentir pisada y fue cuando vimos a un chico joven, de unos 22 o 23 años, que parecía ir camino del sótano. Le gritamos que allí no podía estar pero siguió su camino como si tal cosa. Le seguimos, sentimos hasta más pisadas pero cuando llegamos a la zona donde debería estar lo único que encontramos fue una puerta cerrada a la que, desde luego, era imposible que hubiera accedido o abierto y por detrás estábamos nosotros con lo que era imposible que se hubiera ido sin que lo hubiéramos visto. Mi compañero entonces me dijo algo que nunca olvidaré: “Mira que este sitio tiene mal bajío, que aquí se escuchan cosas raras y que dicen que hay espíritus”. Y no sé la razón pero a mí se me cortó el cuerpo…”.

Nuestros dos testigos decidieron abandonar la vieja comisaría pero, antes de salir, volvieron a vivir algo extraño: “Nos íbamos ya pero al encarar la puerta que da a la calle sentimos claramente tras nosotros una voz joven, de hombre, que decía: “¡No os vayáis!”. Ambos nos volvimos y gritamos: “¡¿Quién hay ahí!?”. Nadie contestó, volvimos a preguntar pero no hubo respuesta. Fue cuando mi compañero dijo que estaba ya atardeciendo y que era mejor marcharse de la comisaría por si acaso y eso fue lo que hicimos”. Puede que todo sea producto de la sugestión y los relatos que pesan sobre el lugar pero la experiencia vivida no se puede negar a los testigos desconociéndose que pudo provocarla.

Una sombra por los calabozos
Una de las zonas que peores sensaciones da de esta comisaría es la de los calabozos, lugar frío –por lo que implica- donde también se ha podido describir lo que es llamado como “una sombra”. La zona de los calabozos, además, tiene una terrible historia, una historia que nos habla de torturas… Eran otros tiempos pero el acto contra el ser humano es igualmente deleznable.

En la zona de calabozos los testigos narran el haber podido escuchar, perfectamente y sin lugar a confusiones, lo que son “llantos y voces, susurros que vienen del interior de la galería de celdas y que, en muchos casos, es como si alguien estuviera allí pidiendo ayuda, llorando o quejándose de su destino”.

Pero también –quizás producto de la sugestión- se ha podido ver una sombra que se dirige a una de las celdas: “Cuando llevas una linterna o la antorcha de la cámara y, delante de tuya no llevas a nadie, pero ves cómo hay una sobra que se proyecta al interponerse con la fuente de luz te preguntas: “¿De dónde demonios sale eso?”, pues físicamente nadie llevas delante pero la sombra la has podido ver perfectamente”, comentaba otro de los testigos que ha accedido al lugar.

Los vecinos de las calles aledañas – cómo San Juan de Ávila- también comentan hechos que les resultan especialmente extraños tales como luces en las ventanas o una “sombra” que se pasea como si estuviera dentro del edificio. “Es difícil explicar sobre todo cuando saber que allí hace ya más de una década que no hay actividad policial pero, sin embargo, hay noches en las que ves luz en determinadas ventanas, una luz tenue que, desde luego, no es el reflejo de nada desde fuera. Ves esa luz que además va cambiando de ventana o la ves de lejos y piensas que igual es la propia Policía que ha acudido a algo al edificio o que hay un vigilante de seguridad haciendo una ronda, pero luego te enteras que ni lo uno ni lo otro… O cuando vez una silueta y dices “ahí hay alguien” pero tampoco y, lo peor, es que desaparece delante de ti… No quieres creer en fantasmas pero hay ocasiones que invita a ello”.

La comisaría de la Gavidia
En el lugar que ahora está la comisaría de la Gavidia antaño podíamos encontrar –según plano de Pablo Olavide fechado en 1771- un entorno muy diferente pues la cercana Plaza del Duque estaba acompañada por una iglesia gótica: la iglesia de San Miguel. Fue construida en el siglo XIV y demolida por La Gloriosa en 1868; en este entorno también encontramos un colegio jesuita, el de San Hermenegildo. Con posterioridad el colegio pasaría a ser un cuartel que se derribó en 1957 del que se mantuvo el templo oval con catalogación de Monumento Nacional. En la zona también destacan los palacios de los Sanchez-Dalp, Palomares o de Cavalieri que se demolieron siendo alcalde de Sevilla el Marqués del Contadero. La Plaza del 18 de Julio constaba de tres bloques y en uno de sus lados se edificaría la Comisaría de Policía, en 1966, siendo obra de los arquitectos Monserrat y López de Asiaín.

Pero la comisaría, la Jefatura Superior de Policía Nacional y de la Capitanía General, es hoy Lugar de Memoria Democrática, consideración otorgada por la Junta de Andalucía en el año 2017 y es propiedad del Ayuntamiento de la ciudad.

Hechos horribles

La comisaría de la Gavidia guarda un secreto que bien pudiera justificar los extraños sucesos que –a decir de los testigos- se producen en su interior. Así es conocido que en una zona concreta de la misma, el centro de detención, las personas eran torturadas. Era la década de los 60 del pasado siglo XX y en este país las libertades no eran respetadas, así las personas relatan cómo dentro de las mismas se pegaba a los detenidos hasta límites insospechados. La Sevilla de la época estaba “gobernada” por José Utrera Molina, exministro de Franco y Gobernador Civil de Sevilla, y sobre él recaen muchas de las responsabilidades de aquellos años.

María del Carmen Vázquez era una empleada del sector textil que, en aquellos años, desarrollaba una sindical “molesta” para autoridades y empresarios. Ella refiere cómo fue detenida por dos policías y llevaba a un sótano donde es introducida en una celda, una celda “fría y oscura”. El mismo sitio donde hoy se escuchan esos quejidos lastimeros, esos quejidos de otros tiempos.

Otra trabajadora, del sector de la sanidad, Fátima Carrillo, vivió algo muy similar y así lo narra en el documental ‘Comisaría de la Gavidia. Lugar de Memoria Democrática’, de Comisiones Obreras (CCOO) y realizado por Intermedia Producciones en colaboración con la Fundación de Estudios Sindicales y Cooperación de Andalucía así como el Ayuntamiento de Sevilla “una cosa como lo que contaban de los nazis: tuve la sensación de que podía desaparecer”, sobre los calabozos y la tortura psicológica a las que se sometía con sólo ver el lugar; ella fue detenida por su relación con la propaganda política de la época.

El sindicalista Eduardo Saborido, en 2006, decía de la Gavidia: “Es un pasillo sin salida con tres calabozos pequeños que se conservan. Una piedra para dormir. Silencio sepulcral. Totalmente aislado en esta celda bastante sucia generalmente”.

Kechu Aramburu era una estudiante con militancia política, fue detenida y conducida a la Gavidia, allí “se quiebra una parte de nuestra vida” y se hace “realidad y tangible la lucha por la libertad., añadiendo que en la vieja comisaría “todo era posible, te podías quedar allí, maltratos, tortura…”.

Francisco Rodríguez, en el mismo documental, narra otra dura experiencia: “Mi madre le dijo a Beltrán (el agente de la Brigada Político Social Francisco Beltrán): ‘Mire, le voy a decir una cosa. Me sacaron dos hermanos de mi casa y no volvieron. A mi marido le sacaron a su padre y tampoco volvió. Éste tiene que volver porque yo me he quedado con su cara’. La pobre… Y le dijo: ‘Señora, por favor, eso eran otros tiempos’. Serían otros tiempos, pero a punto estuve de no volver tampoco”, fue detenido por propaganda política.

Paco Sánchez Legrán era trabajador de Hispano Aviación, en Triana, fue detenido tras las pintadas en fábrica de textil de Hytasa en 1969, recordando: “La BPS me pilló y fui directo a los calabozos. Nunca supe si era de día ni de noche pero nunca lograron que tuviera miedo hasta que me vi la cara destrozada por los puñetazos y las patadas en el estómago”. Del comisario Beltrán no guarda buen recuerdo: “Era un torturador psicológico que venía cuando terminaban de pegarme los de la rueda. Otros agentes te pisaban, te tiraban al suelo, te volvían a levantar. Eso ocurría en la tercera o cuarta planta y en el sótano estaban los calabozos”.

A modo de conclusión
La negra Historia del lugar, la cruel Historia de la Gavidia, su pasado más remoto, su relación con hechos totalmente censurables permitidos o mandados realizar por las autoridades de la época hace que la Jefatura Superior de la Policía Nacional sea un lugar marcado, un lugar marcado por lo desconocido.

Tal vez todos estos fenómenos inexplicables, o paranormales, no sean más que el resultado de toda esa energía, sufrimientos, dolor, represión y deshumanización contenidos en ese contenedor de emociones que es hoy el edificio de la vieja comisaría de la Gavidia…¿Quién sabe?

 

SECRETOS DE LA SIMBOLOGÍA TEMPLARIA

SECRETOS DE LA SIMBOLOGÍA TEMPLARIA

Por: Jose Manuel García Bautista

Si hay una orden monástico-militar conocida esa es, sin dudas, la Orden del Temple, de los Caballeros Templarios, más correctamente: La Orden de los Pobres Compañeros de Cristo y del Templo de Salomón.

Dentro de su hitos encontramos hechos que quedaron grabados para siempre en la Historia, su auge y caída propiciada por el propio rey de Francia. Pero los caballeros templarios también dejaron una amplia simbología tan llamativa como especial, desde la cruz patada hasta las iglesias que construyeron.

Simbología templaria:

–Planta de sus iglesias: solían ser circulares, formadas por un octógono que es la representación del cuadrado, el símbolo de la Tierra, y el circulo, símbolo del cielo. Los ocho lados, el octógono, también es la fusión de dos cuadrados que sería la representación de los cuatro estados físicos entendidos en la época: frío, humedad, calor, sequía; pero también los cuatro elementos: agua, aire, fuego y tierra. Ejemplo de iglesias así tenemos muchas en todos los territorios dominados por los templarios, en España destaca, entre otras, Santa Maria de Eunate.

–La Cruz Templaria: es llamada como “cruz patada” o “Cruz de las Ocho Beatitudes”; la cruz invita, en su geometría, a la “meditación”, pero también es la clave maestra para la construcción y poder descifrar del alfabeto secreto de los Templarios.

La “Cruz de las Ocho Beaatitudes” tiene un significado muy completo en sus beatitudes:

1ª Beatitud: Poseer el contento espiritual.
2ª Beatitud: Vivir sin malicia.
3ª Beatitud: Llorar los pecados.
4ª Beatitud: Humillarse al ser ultrajados.
5ª Beatitud: Amar la justicia.
6ª Beatitud: Ser misericordiosos.
7ª Beatitud: Ser sinceros y limpios de corazón.
8ª Beatitud: Sufrir con paciencia las persecuciones.

–El Ocho: Un número que se repite en la simbología templaria, derivado de todo en sus símbolos como la “Cruz de las Ocho Beatitudes” o el octógono en sus construcciones originado de la unión de sus brazos. La cruz era un elemento vital para cifrar sus mensajes.

–Alfabeto templario: tenía 25 signos y podría jugar un papel vital en mantener ocultos sus mensajes, elemento clave en ello jugaba la cruz y los brazos de la cruz ochava. Tenemos el conocido como “cuadrado mágico”: SARTOR-AREPO-TENET-OPERA-ROTAS, que encontramos en Pompeya, en la Biblia latina del S.VII, en los manuscritos griegos del s.XII, en monedas de Austria del s.XIV, en Santiago de Compostela o en construcciones templarias, su significado es un misterio. Curiosamente, se lea como se lea, siempre tendremos un palindromo.

–Indumentaria templaria y sus símbolos: su indumentaria pasaría entonces a ser temida y respetada. Era característico su manto blanco, que simbolizaba la inocencia y la pureza y sobre él, destacando, una cruz paté roja que simbolizaba su promesa y su martirio. Los grados inferiores lucían manto negro y cruz patada roja, el manto negro significaba la entrega, fuerza, valor, obediencia y sacrificio. El propio San Bernardo de Claraval apoyó fervientemente los ideales de la orden ante noblezas europeas y ensalzó los valores e ideales de la orden.

–Baphomet: representaba la cabeza de una persona, un ser barbado, denotaba el paso del tiempo y de las inclemencias que debió pasar. No parecía un original pero si una copia de un modelo o imagen. Le llamaban Bafomet o Baphomet y era la imagen a la que los caballeros templarios rendían culto y veneración. Esa misma cabeza idolatrada fue la que sirvió de excusa a Felipe IV de Francia, “el Hermoso”, ante el papa Clemente V, para su acusación de herejía.

Para el rey era la excusa perfecta de presentar a la Orden templaria como una organización de herejes que rendía culto al demonio y los bienes materiales… Felipe IV pintó un hábil cuadro en el que el Baphomet iba a representar al mal, al demonio, al diablo, a los cultos infames. Así, la Iglesia no dudó en condenar a la Orden Templaria.

Sin embargo todo aquello era un montaje. La Orden del Temple era una orden monástico-militar, sus creencias siempre fueron cristianas y jamás perdieron la Fe, de hecho su emblema era la cruz parata roja sobre el fondo blanco inmaculado. Pero el Baphomet aparece reflejado en los manuscritos encontrados en el mar Muerto, y su mensaje oculto. Mensaje que parece que fue descifrado por los caballeros templarios y hecho suyo, enseñanzas paralelas de Jesús de Nazaret que ponían en jaque a los Evangelios oficiales.

Aquel código llamado “Atbash” y era una inversión de correspondencia con el abecedario. Curiosamente Baphomet significaría Sophia, o “Saber”… Es decir: el Conocimiento secreto. Y sería el tesoro más preciado de los Templarios, los documentos definitivos para alcanzar esa “piedra filosofal” llamada Conocimientos. Igualmente el Baphomet podría haber sido la reproducción del rostro de la Sábana Santa. Y aún así se atrevieron a tildarlos de herejes, ver para creer.

–El Sigillum Militum Xpisti: es el “Sello de los Soldados de Cristo” y son dos caballeros montando el mismo caballo. Representa el origen humilde y el “compartir” origen de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo.

–El baussant o bauceant: pendón que significa “semipartido” con dos colores destacados como el blanco y el negro, la eterna dualidad.

Son algunos de los símbolos templarios, algunos de los símbolos que nos llevan a conocer mejor los secretos de una Orden que, por siempre, permanecerá en la Historia.

 
 

SUCESOS INEXPLICABLES EN IGLESIAS

SUCESOS INEXPLICABLES EN IGLESIAS

Por: Jose Manuel García Bautista

Hoy les propongo un paseo, junto a mí, para conocer mejor, desde el mayor respeto, algunos hechos asombrosos ocurridos en el interior de los templos de Sevilla. Hechos desconcertantes, inexplicables, aterradores en algunos casos que no tienen por qué conllevar una aparición sino más bien un suceso que va más allá de lo racional. Nuestro paseo de hoy por el misterio es sólo un botón de muestra de lo que nos podemos encontrar.

Si caminamos siguiendo el curso de la vieja muralla nos encontraremos en la Ronda de Capuchinos y poco más adelante en María Auxiliadora, su arco rematado por la imagen de María Auxiliadora es el preludio de que nos encontramos en un lugar especial. Guarda la hermandad de la Santísima Trinidad entre los muros del santuario de María Auxiliadora varios enigmas.

Trinidad Read the rest of this entry »

 

LAS OTRAS ‘SÁBANAS SANTAS’…

LAS OTRAS ‘SÁBANAS SANTAS’…

Por: Jose Manuel García Bautista

Si hay una reliquia que es venerada y estudiada en nuestro mundo esa es, sin dudas, la Sábana Santa de Turín, un lienzo que muestra a la imagen frontal y dorsal de un hombre que ha sufrido la misma pasión y muerte que describen los Evangelios sobre Jesús de Nazaret.

Las piadosas copias de la Sábana Santa

A lo largo de la Historia se han realizado muchas copias de este lienzo pues era objeto de fe y evangelizaba, así hay una gran multitud de estas reliquias en todo el mundo pero en España encontramos casi veinte de ellas y todas con su importancia histórica. Read the rest of this entry »

 

LA BRUJERÍA EN CÁDIZ

LA BRUJERÍA EN CÁDIZ

Por: Jose Manuel García Bautista

La Edad Media fue un periodo de la Historia especialmente oscura y, en determinados casos, terrible, un reinado de terror que se instauró al amparo de la fe y que fue encarnado por el Santo Oficio, la Santa Inquisición en una mal entendida lucha contra el mal y el Demonio.

Así la brujería y la hechicería iban a ser los principales enemigos de la fe, así el norte de España, como Zugarramurdi o los montes de Asturias o Cantabria encarnaron muchos de aquellos aquelarres de los que destacan los realizados en Galicia, no obstante encontramos que Álvaro Pelayo, obispo de Silves, en 1343, escribía al rey Alfonso XI: “recomiendo a Alfonso XI que prohíba en sus reinos que vivan en ellos adivinos, sortílegos hechiceras y demás calaña, en especial en Andalucía y Asturias donde su particularmente abundantes, y en las constituciones dadas por el obispo de Oviedo”, toda una declaración de intenciones contra aquellos que “abrazaban” a Satanás. Read the rest of this entry »

 

EL HUNDIMIENTO DEL LUSITANIA

EL HUNDIMIENTO DEL LUSITANIA

Por: Jose Manuel García Bautista

El Lusitania fue construido en los astilleros John Brown, Clide de Escocia. Se botó el 7 de Junio de 1906, concluyendo el alistamiento el 7 de septiembre de 1907. En su primer viaje batió el record de la travesía y en el año 1908 alcanzó un promedio de 26,3 nudos durante 24 horas.

Las características de barco eran impresionantes: desplazaba 31.550 toneladas de arqueo bruto; la eslora era de 241 m; manga 26,8 m y un calado de 11 metros. En el momento de su botadura era junto con su gemelo el Mauretania el barco más grande del mundo. Su planta motriz estaba compuesta por cuatro turbinas, que eran alimentadas por 25 calderas con un total de 129 hogares. El consumo diario de carbón era de 1.000 tn. a una velocidad de 25 nudos. El 13 de Septiembre 1907 (Viernes), durante su segundo viaje, el Lusitania conquistó el gallardete Azul (o cinta azul) del Atlántico. La velocidad no era sólo el único orgullo del Lusitania. Read the rest of this entry »

 
 
 
A %d blogueros les gusta esto: